Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Ola de violencia en Cataluña s Escalofriante caso de violencia familiar SÁBADO 3 s 3 s 2007 ABC Un joven de 18 años se suicida en Tarragona después de matar y descuartizar a sus padres Alexander N. de origen alemán, vivió seis días en medio de charcos de sangre y restos de sus progenitores esparcidos por toda la casa antes de pegarse un tiro ÁNGEL MARÍN TARRAGONA. La Guardia Civil investiga la muerte de una pareja alemana y de su hijo en una lujosa mansión de la urbanización Serramar del municipio de Alcanar (Tarragona) La investigación apunta a que el joven alemán, de 18 años, se suicidó el pasado jueves por la mañana después de haber matado y descuartizado a sus progenitores durante el fin de semana tras una fuerte discusión familiar por cuestiones de dinero. La Benemérita descubrió el parricidio cuando el pasado jueves por la tarde acudió al chalé de lujo tras la denuncia del encargado de la empresa Nilius, propiedad de la familia alemana, de que no sabía nada de los propietarios desde hacía varios días. Al entrar en la casa, los agentes se encontraron con un escenario siniestro, ya que había restos de cuerpos humanos esparcidos por toda la vivienda y el cadáver del joven en medio del pasillo, junto a una escopeta. Pocas horas antes de que la Guardia Civil llegara a la vivienda de la familia alemana, el joven Alexander N. de 18 años, decidió acabar con su vida disparándose en la cabeza después de matar y descuartizar a sus padres, W. J. N. de 57 años, e I. N. de 46, el pasado 23 de febrero, según han revelado los primeros análisis de los forenses. Durante seis días, el parricida estuvo viviendo en medio de charcos de sangre y restos de sus padres que estaban repartidos por toda la vivienda. Los investigadores también encontraron algunas partes de los cuerpos de los padres semienterrados en el jardín de la vivienda de lujo, situada en la calle Alberedes de la urbanización Serramar de Alcanar Playa. El joven alemán, que no tenía antecedentes penales y que aparentemente no era conflictivo, según afirmaban ayer sus vecinos, estudiaba bachillerato en un centro de Salou (Tarragona) donde tenía un piso y los fines de semana acudía al chalé donde vivían sus padres. Al parecer, el padre y el hijo discutían a menudo por asuntos monetarios. Esta es la hipótesis con la que trabaja, de momento, la Guardia Civil, que centra sus investigaciones en el entorno familiar y vecinal para intentar esclarecer este caso sangriento. Todo apunta, según fuentes cercanas a la investigación, a que el hijo tuvo un arrebato en medio de la discusión familiar antes de coger la escopeta con la que mató a sus padres. Sin embargo, los investigadores no encuentran palabras para explicar la gran brutalidad con la que actuó después, al descuartizar a sus padres sin piedad con una sierra y dejar restos de sus cuerpos y rastros de sangre por toda la casa. Hace siete años, según cuentan los vecinos, que la familia alemana residía en esta urbanización de lujo de Alcanar. En en los años 70, añaden, decidieron establecer el domicilio familiar en España porque les gustaba el clima y vivir al lado del mar, y después montaron su empresa de compresores industriales alemanes Nilius. Precisamente, los trabajadores de esta sociedad, situada en el polígono industrial de la Rápita, fueron los que alertaron a la Guardia Civil de que los propietarios no acudían a la empresa desde el pasado lunes. Ante la prolongada ausencia del empresario sin dar ningún tipo de explicaciones a sus empleados, el encargado del taller llamó por teléfono al domicilio familiar y se puso el hijo, que le dijo que sus padres se habían ido de viaje. Al no dar credibilidad a las explicaciones del joven, el encargado acudió a la casa cuartel de la Guardia Brutalidad En la cabeza Guardias civiles custodian la casa de Alcanar en la que ocurrieron los hechos Civil de la Rápita para ponerles al corriente del caso y explicarles sus sospechas de por qué el hijo mentía sobre el paradero de sus padres. El parricidio y suicidio del joven de 18 años ha consternado a los vecinos y autoridades de esta pequeña localidad, que no alcanza los diez mil habitantes, de la comarca tarraconense de las Tierras del Ebro. Tras conocer el macabro crimen, el EFE Los investigadores no se explican la brutalidad del joven, que despedazó los cuerpos con una sierra Enterró parte de los restos en el jardín de la casa familiar Siete muertos en una semana negra en Cataluña Los tres cadáveres aparecidos ayer en Alcanar (Tarragona) suponen el suceso más macabro de una semana negra en Cataluña, donde siete personas han perdido la vida en circunstancias violentas. La primera víctima es un hombre sordomudo, de 52 años, al que el pasado día 21 de febrero lo empujaron, sin motivos ni mediar palabra, a las vías del Metro. Tres días más tarde, una mujer fue rociada con disolvente por su marido antes de prenderle fuego, murió 48 horas después en el hospital. El miércoles siguiente, la empleada de una zapatería fue degollada por unos ladrones. La última es un agente de la Guardia Civil que murió en un tiroteo en Salou durante el atraco de una joyería. teniente de alcalde de Alcanar, Ricard Bort (PSC) explicó que la familia alemana era aparentemente normal y corriente aunque apuntó que no era muy conocida en el pueblo El edil socialista, que se enteró del trágico suceso porque se comenta en la calle aseguró que nadie puede entender que ocurran cosas de este tipo, que no tienen lógica La hermanastra del presunto parricida, que reside en una ciudad alemana, llegó ayer a la localidad tarraconense de Alcanar para hacerse cargo de los tres cadáveres, que serán enterrados en Alemania cuando lo autorice la juez que lleva este macabro suceso. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Amposta, que se ha hecho cargo de la instrucción del caso, ha decretado secreto de sumario.