Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DEPORTES Escándalo en el Betis- Sevilla s Reacciones Mercedes Cabrera Ministra de Educación y Ciencia Carlos Amigo Cardenal Arzobispo de Sevilla A. Sánchez Monteseirín Alcalde de Sevilla VIERNES 2 s 3 s 2007 ABC Condena unánime De Norte a Sur y de Este a Oeste. La sociedad española coincide en que hay que actuar antes de que haya que lamentarse José Chamizo Defensor del Pueblo andaluz Esperemos que la Comisión Antiviolencia tome las medidas oportunas para que hechos como éste no se repitan. Espero que la nueva ley antiviolencia contribuya a evitarlos No se puede manchar el nombre de la ciudad y de los equipos de fútbol. Béticos y sevillistas estarán unidos en esta causa. Ni un buen sevillista ni un buen bético quieren que suceda esto No hay que reírles a los vándalos; los sevillanos son muy apasionados, pero no son gente violenta. Lamento que la violencia de unos pocos pueda hacer tanto daño a muchos Lo ocurrido es malo para la propia ciudad, donde la rivalidad Sevilla- Betis siempre ha tenido su punto de humor. Hechos como éstos le quitan a uno las ganas de ir al fútbol Luis Fernández Entrenador del Betis No me puede satisfacer ver a un hombre en el suelo, como tampoco les gustará a su mujer y a sus hijos. La vida de una persona es más importante que un partido de fútbol Ramón Calderón Presidente del Real Madrid Puede ser clausurado sin estar apercibido Competición afirma que hoy cerrará el campo del Betis si considera los hechos como muy graves TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Suenan los toques de corneta y el Comité de Competición desea juzgar con la cabeza fría el calor de la violencia vivida en el campo del Betis. Las decenas de cargos deportivos, políticos, institucionales y religiosos que ayer valoraron la agresión a Juande Ramos solicitan un castigo ejemplar al club verdiblanco. Pero los tres jueces del fútbol no desean sentirse arrollados por el clamor nacional. La clave de la sentencia que emitirán hoy es si consideran los hechos como graves o muy graves La formación del Comité de Competición suscita, por su misma composición, unas decisiones que no se decantan fácilmente por las sanciones ejemplares. Alfredo Flórez, su presidente, es el jurista designado por la Federación Española. Enrique Arnaldo es el abogado nombrado por la Liga Profesional. Y Miguel Cardenal, el hombre consensuado por ambas entidades. Esta vez, sin embargo, la defensa de los intereses de los clubes es difícil de argumentar. La guerra declarada entre los presidentes de los clubes sevillanos es un incendio imposible de eludir. La Copa, además, es potestad de la Federación y el propio Ángel María Villar, antes de la primera reunión del Comité, les expuso su preocupación por la violencia preponderante en el fútbol español. Una postura que coincidía con la general. Los sucesos presenciados el sábado en los aledaños del estadio Calderón y los graves sucehasta 6.000 euros, apercibiéndole con la clausura en caso de reincidencia Esta reglamentación contrasta con la que soportó el Sevilla hace dos años, cuando tuvo que cerrar el Sánchez Pizjuán por cuatro encuentros mientras el Barcelona toreaba el cochinillo en la Justicia. El Betis se agarra ahora al artículo 118, que exige el apercibimiento antes de tener que jugar sin público. El Comité de Competición ha expuesto a ABC, sin embargo, que ese texto queda superado cuando los hechos son catalogados como muy graves En este caso, se aplica el artículo 86 del Reglamento y el castigo puede suponer un cierre por una duración de cuatro a doce partidos. La otra posibilidad, la pérdida del encuentro, será analizada en profundidad, pues se abriría la espita para que los aficionados del equipo que gana lanzaran objetos y provocaran el final del encuentro. De cuatro a doce partidos La semana pasada, antes del Atlético- Real, tanto Enrique Cerezo como yo dimos muestras de una gran cordialidad entre los clubes. Es fundamental la actitud de los dirigentes Míchel Salgado Jugador del Real Madrid Fuentes del fútbol español auguran un cierre que sirva como punto de partida para imponer una disciplina más dura La incógnita es si dar o no el partido por terminado, pues de valer el resultado se abriría la veda al lanzamiento de objetos para ganar un partido sos vividos el miércoles en Heliópolis incitan a la aplicación de medidas duras. Piden a gritos el destierro de la suavidad disciplinaria impuesta desde que el Reglamento se remodeló en 2005 para no clausurar el Nou Camp por el cochinillo lanzado el 23 de noviembre de 2002. Villar no deseaba cerrar el campo del presidente que le apoyaba en plena guerra federativa y provocó una rebaja sancionadora, con retroactividad, que benefició al Barcelona y, después, a los demás. La reforma se basó en el cambio del artículo 118 de los Estatutos, que ahora expresa que cuando en un partido se altere el orden, se ponga en peligro la integridad de los árbitros, técnicos o personas en general y se trate de la primera vez en la temporada, el club será sancionado con multa de Tiene que pasarle esto a Juande para que se cierre el campo y se dé ejemplo, cuando yo he visto en algunos campos caer botellas de vidrio y no ha pasado nada. Me da pena que se castigue la puntería Rubén Baraja Jugador del Valencia EL ÚLTIMO PRECEDENTE EN ESPAÑA El artículo 118 de los Estatutos Mestalla sólo fue multado tras el monedazo a un línea en un Valencia- Deportivo T. G. -M. MADRID. Veinticinco de enero de 2006, Mestalla. Minuto cuarenta y cuatro del partido de Copa entre el Valencia y el Deportivo. David Villa marca e iguala la eliminatoria. En plena fiesta, Vicente Egido Rozas, asistente de Megía Dávila, recibe un monedazo que le produce una herida en la frente. El árbitro suspende el partido. Unos días después, el Comité de Competición consideró los hechos solamente como graves y castigó al club valencianista con la mayor multa posible según ese baremo, seis mil euros, y la disputa del resto del encuentro a puerta cerrada. El club fue apercibido de cierre. Si los hechos hubieran sido catalogados como muy graves, el estadio levantino podría haber sido cerrado según un margen que abarca desde los cuatro hasta los doce encuentros, con el anexo de la eliminación. Da la sensación de que hasta que no suceda una bestialidad en un campo de fútbol no se tomarán medidas para erradicar la violencia. Es una barbaridad la dinámica en la que ha entrado el fútbol El cochinillo acabó con el cierre