Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL www. abc. es internacional VIERNES 2- -3- -2007 ABC Las milicias iraníes tratan de sofocar dos frentes rebeldes en su propio territorio El régimen de Teherán acusa a Estados Unidos de armar a los grupos opositores para desestabilizar el país MARTIN HAYAT SERVICIO ESPECIAL TEHERÁN. Las minorías de Irán están en pie de guerra. En las fronteras del noroeste (Kurdistán) y sureste (Baluchistán) se registran enfrentamientos armados cada día desde hace al menos una semana y fuentes oficiales han informado de la ofensiva lanzada por los Sepah e Pasdarane (Guardianes de la Revolución, la fuerza paramilitar creada por Jomeini) para acabar con estos focos de inestabilidad. En los enfrentamientos cercanos a la frontera con Turquía fueron abatidos diecisiete diabólicos armados que habían entrado en el territorio de la República Islámica iraní para realizar actos de sabotaje declaró a la agencia oficial de noticias, IRNA, el coronel Yalil Babazadeh. El alto oficial de los Guardianes lamentó la pérdida de cuatro de sus hombres en los enfrentamientos, cuatro nuevos mártires El régimen de los ayatolás acusa a Estados Unidos y a Gran Bretaña de financiar a los grupos que siembran la inestabilidad en estas zonas fronterizas. Varios altos funcionarios afirman que se han confiscado armas de fabricación estadounidense. Las fuerzas de seguridad iraníes se enfrentan al PJAK (Partido de la Vida Libre del Kurdistán y facción iraní del PKK) y a Jondolah (Ejército de Dios, que reivindica todas las acciones en la zona baluchi) Dos formaciones sunís en un país donde el 93 por ciento de la población es chií. Su lucha se mantenía hasta el momento en las zonas fronterizas, pero ya han amenazado con llevar a cabo acciones en todo el territorio y golpear en la capital. Mientras los responsables de seguridad de Irán reconocen la pérdida de cuatro Guardianes, el PJAK eleva la cifra a treinta. La guerrilla kurda también asegura haber derribado un helicóptero el pasado viernes, algo que los altos mandos iraníes niegan y achacan a un error mecánico. En el helicóptero viajaban trece oficiales y todos perdieron la vida. El presidente iraní, Ahmadineyad, a la izquierda, a su llegada ayer a la capital de Sudán en visita oficial La zona de los enfrentamientos es Yahanam Darre (valle del Infierno) a las faldas de la cordillera montañosa de Gandil- -que hacen frontera entre Irak, Turquía e Irán- -donde tienen su centro de operaciones los milicianos kurdos. Alrededor de diez millones de kurdos viven en Irán, donde su lengua no es oficial. El hecho de ser suníes también es motivo de fricción con Teherán, aunque por encima de las cuestiones religiosas están los fuertes sentimientos nacionalistas de los kurdos. Los ataques del grupo suní EPA Jondolah (El Ejército de Dios) en el sur de Irán, en la provincia de Baluchistán, también empiezan a ser un serio contratiempo para el régimen de los ayatolás. El pasado 15 de febrero, once Ahmadineyad visitará Arabia Saudí para reducir la tensión con los suníes ABC DAMASCO MADRID. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, visitará Arabia Saudí en los próximos días, según informaron ayer medios de comunicación iraníes y saudíes. Según la agencia oficial iraní, IRNA, el embajador iraní en Riad, Mohamed Hoseini, aseguró que la visita de Ahmadineyad es inminente aunque no proporcionó más detalles. El diario saudí Al Watan señaló que, según fuentes oficiales iraníes, el viaje tendrá lugar la próxima semana que para los saudíes comienza el sábado. La visita de Ahmadineyad se produce después de semanas de conversaciones entre ambos países, en un intento de solucionar las diversas crisis que vive la región, incluyendo las que afectan a Líbano e Irak. Asimismo, este encuentro tendrá lugar unas semanas antes de que los saudíes acojan una cumbre de la Liga Árabe, los días 28 y 29 de marzo. Irán no es un país árabe, pero con frecuencia está presente en los foros relacionados con los conflictos que afectan al mundo árabe. El pasado mes, el ministro saudí de Asuntos Exteriores, el príncipe Saud al Faisal, dijo que su país quiere que Irán adopte una posición más neutral entre los musulmanes chiíes y suníes en Oriente Próximo, para impedir que continúe creciendo la tensión interconfesional. Por otro lado, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, se reunió ayer en Madrid con su homólogo iraní, Manuchehr Mottaki, en un encuentro en el que pidió a su Gobierno que haga un esfuerzo para llegar a una solución al contencioso nuclear que sea satisfactoria tanto para Irán como para la comunidad internacional, según informaron a Europa Press fuentes de Exteriores. Mottaki en Madrid Valle del infierno