Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 s 3 s 2007 ESPAÑA 27 Zapatero confirma en Barcelona que la Generalitat cogestionará El Prat Visita la nueva T- Sur en plena politización del debate sobre las infraestructuras s La nueva terminal que diseña Bofill es la baza para contar con vuelos intercontinentales LEX GUBERN BARCELONA. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, confirmó ayer en Barcelona que, en un plazo todavía sin determinar, la Generalitat acabará participando en la gestión del Aeropuerto de El Prat, una previsión incluida dentro del nuevo Estatuto y que desde hace años viene reclamando tanto la sociedad civil como la totalidad del arco parlamentario catalán. Lo haremos en tiempo y bien para que el aeropuerto y la red estatal funcionen adecuadamente, y que los intereses más cercanos que representa la Generalitat puedan estar representados explicó el jefe del Ejecutivo en su visita a las obras de la terminal Sur del Aeropuerto, que entrará en funcionamiento en 2009 y que doblará la capacidad actual del aeródromo barcelonés. No concretó ni forma ni plazos: Después de treinta años en los que la Generalitat no ha tenido nada que decir, ahora que se abre la puerta que nadie nos pida correr. Haremos las cosas bien y sabiendo que hay un principio de responsabilidad del Gobierno con todo el sistema aeroportuario que vamos a mantener La confirmación por parte de Zapatero de la cogestión de El Prat llega después de unas semanas que en Cataluña han sido especialmente sensibles en el capítulo de las infraestructuras, con el sistema de Cercanías en perpetuo caos- -un servicio que el Estatuto, junto con los trenes Regionales, también prevé traspasar- -y el debate abierto por la inminente adjudicación de la T- Sur candente. La nueva terminal que diseña Ricardo Bofill es la gran baza para intentar consolidar El Prat como un aeropuerto hub es decir, con vuelos directos intercontinentales. Ninguna medida concreta por el caos de Cercanías Cuando ayer Zapatero llegó a Barcelona se desayunó con todas las portadas de los periódicos explicando la enésima jornada de caos en la red de Cercanías. De forma preocupante, y a diferencia de los otros casos, el colapso del pasado miércoles se debió a lo que todo parece indicar que fue un sabotaje de la infraestructura. Por sí sola, y más con la ayuda de saboteadores, Cercanías sigue sumida en el caos pese al plan de choque impulsado por Fomento, a pesar de lo cual Zapatero no avanzó ninguna medida concreta. Sacan en Galicia más del triple de madera quemada en 6 meses que en Guadalajara en 19 F. ROJO MADRID. Pese a que el Gobierno de Castilla- La Mancha viene tildando de espectacular y de récord la obtención de madera quemada en el incendio de Guadalajara, ésta no es ni de lejos tan rápida como la que se desarrolla en Galicia tras la oleada del pasado verano. Según los datos aportados por ambas comunidades, mientras la Xunta ha sacado ya 2,3 millones de metros cúbicos en sólo seis meses, la Junta ha retirado apenas 660.000 en más de año y medio. Dijeron que no se podía ir más rápido porque todas las máquinas de la península estaban trabajando aquí; ahora se demuestra que eso estaba muy lejos de ser cierto denuncia David Moreno, portavoz de la Asociación de Riba de Saelices. El Supremo anula la expulsión de un guardia civil que fue condenado por robar en una vivienda habitada N. COLLI MADRID. El Tribunal Supremo ha rebajado la sanción disciplinaria impuesta por el Ministerio de Defensa a un agente de la Guardia Civil que fue condenado a dos años de cárcel por un delito de robo con fuerza. La sentencia, que argumenta su decisión en la necesidad de que la sanción sea proporcionada a la conducta que se castiga, cuenta con el voto particular discrepante del presidente de la Sala Militar del alto Tribunal, Ángel Carderón. Éste sostiene que se ha producido un injustificado cambio de doctrina. El guardia civil C. M. M. fue condenado por la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca como autor del robo ocurrido en una finca habitada que se encontraba dentro de la demarcación en la que el agente prestaba servicio en el momento de los hechos. Ser condenado a cumplir una pena privativa de libertad por la comisión de un delito doloso constituye una falta muy grave que debe castigarse, según el régimen disciplinario del Instituto Armado, con las siguientes sanciones: pérdida de puestos en el escalafón, suspensión de empleo o separación del servicio. Defensa optó por la sanción más grave (separación) criterio que defiende también el magistrado discrepante. En su voto particular, Calderón señala que la conducta del agente causó una grave afección al servicio, al buen régimen y al crédito de la Guardia Civil, pues la condena por robo choca fron- La sanción más grave talmente con los deberes de probidad, rectitud y moralidad que exige su pertenencia a dicha Institución y supone el incumplimiento de la obligación de prevenir la comisión de delitos e investigarlos Sin embargo, la sentencia dictada por la Sala Militar del Supremo (de la que ha sido ponente Ángel Juanes) estimó parcialmente el recurso presentado por C. M. M. y cambió la separación del servicio por la suspensión de empleo durante dos años. En la práctica, el agente ya puede reintegrarse a la Benemérita. Según el criterio mayoritario del Tribunal, el delito fue excepcional, episódico y meramente coyuntural y, en consecuencia, la sanción fue excesiva El Tribunal alega que, cuando cometió el robo, el agente su- fría una serie de trastornos psicológicos consecuencia de problemas personales y que, con posterioridad, realizó un acto de carácter humanitario (auxilió a tres personas en un incendio) revelador de una actitud positiva de cara al futuro y de la asunción de los valores del Cuerpo que en su día quebrantó Por su parte, el magistrado discrepante señala que los anteriores argumentos no tienen la suficiente entidad como para justificar la rebaja de la sanción y el cambio de una doctrina ya consolidada en la Sala Militar. Además, cree que la sentencia omite dos datos importantes: de un lado, que C. M. M. había sido sancionado con anterioridad como autor de otra falta muy grave a siete meses de suspensión; de otro, que el jefe de la última Comandancia en la que prestó servicio tenía de él un mal concepto y consideraba perjudicial para el Cuerpo su permanencia en el mismo. Perjudicial para el Cuerpo