Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 s 3 s 2007 LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M LA TRAMA ASTURIANA ESPAÑA 25 Goma 2 ECO y Goma 2 EC en la mina Varios testigos relatan el descontrol que había en la explotación minera de Avilés DOLORES MARTÍNEZ MADRID. Bolsas de Goma 2 Eco junto a otras de Goma 2 Ec estaban, a cielo abierto, abandonadas sobre los terrenos de Mina Conchita de donde supuestamente salieron los explosivos utilizados por los islamistas para asesinar a 191 personas. Así se vio ayer en fotografías y en un vídeo en la décima sesión del juicio del 11- M. Se da la circunstancia de que la Goma 2 Ec tiene entre sus componentes dinitrotolueno, sustancia que en cantidades mínimas ha sido encontrada en casi todas las muestras recogidas en los escenarios de los atentados. El descontrol absoluto que había en la mina asturiana donde trabajó Emilio Suárez Trashorras se puso ayer de manifiesto ante el tribunal que juzga el 11- M. Fue durante la declaración de Raúl González El Rulo acusado- -la fiscal pide ocho años de prisión- -de proporcionar a Trashorras la dinamita de los atentados. En la vista se mostraron fotografías y un vídeo de la inspección ocular que, en junio de 2004, realizó la Guardia Civil. Las imágenes recogen la entrada a la mina, donde una obsoleta barrera no es un obstáculo para acceder a la explotación, que después del 11- M fue expedientada. De hecho, El Rulo que sólo respondió a su abogado dijo que la mina estaba casi siempre abierta, cualquiera podría acceder y la barrera se subía y se bajaba con la mano Relató que desde las tres de la tarde hasta las siete de mañana no había vigilancia. Y los viernes, a partir de la tres de la tarde, se cerraba la barrera si al último camionero le daba por cerrarla Según dijo, no había vigilante, salvo unos perros de caza que muchas veces estaban atados. Se da circunstancia de que los marroquíes, según la fiscal, accedieron a la mina en la tarde- noche del viernes 27 de febrero de 2004. Agregó que los mineros cogían la dinamita de ahí fuera, en la bocamina y nunca de los polvorines. Cualquiera podía cogerla apostilló. También dijo que se daba a los artilleros la dinamita que pedían y la que sobraba al final del día se quedaba dentro de la mina, detrás de un madero como los detonadores. A la salida nadie preguntaba a los mineros qué cantidad de explosivo gastaban. Por si fueran pocas irregularidades, dijo que a veces las llaves del polvorín se dejaban ALIMENTOS EUROPA Pasaporte al Buen Gusto Dos cajas de dinamita en el interior de un minipolvorín de Mina Conchita en una piedra o en un árbol En las fotografías y el vídeo que se mostraron durante la declaración de El Rulo aparecen bolsas verdes de Goma 2 Ec y cartuchos de Goma 2 Eco desperdigados en las galerías de la explotación y detrás de cartones o tubos de la ventilación. En el vídeo también se muestra un minipolvorín en cuyo interior hay dos cajas de Goma 2 Eco. El Rulo dentro de su estrategia de defensa, dijo que nunca había visto la dinamita así, porque siempre estaba fuera De hecho, las imágenes siguientes fueron cajas abiertas y abandonadas tras maderos en medio de la explotación. Después fue el turno de Emilio Llano, encargado de registrar las entradas de dinamita. Para él, la fiscal solicita cinco años de prisión por desatención en el control de explosivos. Dijo que la Guardia Civil realizaba controles de improviso todos los meses: Comprobaban los polvorines, contaban el explosivo almacenado y comprobaban que coincidiera con los libros La Benemérita, agregó, nunca le llamó la atenPOOL de Lo mejor de Fácil acceso ción por irregularidades. La fiscal le preguntó- -aunque él no respondió- -por qué después del robo de El Chino anotó en el libro de registro 250 kilos de dinamita, cuando debían figurar 150. Así, restaban 100 kilos cuyo destino no se especificaba. En respuesta a su defensa, Llano dijo que en su día aclaró ese error ante la Guardia Civil. También subrayó que nunca notó que desaparecieran explosivos ni detonadores y que si hubieran robado 150 kilos de dinamita habría sido imposible trabajar ITALIA Pasta de todos los tipos, sus mejores vinos y licores, Jesús Zarzalejos Abogado y profesor de Derecho Procesal de la Complutense OTRO MÁS n el auto de 5 de julio de 2006, el juez instructor del sumario del 11- M manifestó que la propia existencia de vestigios anónimos en lugares relevantes de la instrucción (muestras biológicas que han permitido obtener el ADN de varias personas en los restos de la vivienda de Leganés, en la finca vivienda de Chinchón, en la vivienda de Albolote y en el vehículo Skoda Fabia) implica al menos la presencia de tres o más personas que podrían haber intervenido, bien en la ejecución material de los hechos, bien en su preparación Según un informe pericial remitido a la Audiencia Na- E cional el 21 de febrero pasado, una de las muestras genéticas aludidas en el auto se corresponde con Abdelilah Hriz, a quien el juez Juan Del Olmo, a instancia del fiscal, acaba de imputar la comisión de los atentados del 11- M, con una participación que, dice el instructor, la investigación habrá de precisar Hriz ya estaba imputado en el sumario por pertenencia a organización terrorista y pesaba contra él una orden de busca y captura nacional e internacional por esta causa. En abril de 2006, la investigación sobre su participación en los hechos- -y la de otro imputado, Hicham Ahmidan- -se transformó en unas diligencias separadas del sumario principal. El problema es que Abdelilah Hriz está preso en Marruecos, donde se le tomó la muestra biológica, y elproceso del 11- M ya está en plena vista oral. No existe una solución procesal para que Hriz sea oído en este juicio. En primer lugar, debe ser puesto a disposición de la Audiencia Nacional y esto exige la entrega por las autoridades marroquíes. En segundo lugar, Hriz no podría ser llamado como testigo, porque, en tal condición, tiene obligación de decir la verdad, bajo juramento o promesa, lo que supondría ponerle en el dilema de mentir y cometer delito de falso testimonio o aceptar hechos que podrían incriminarlo. Inviable. Tampoco podría comparecer como acusado, porque no lo es. Por tanto, la opción más ajustada a la Ley de Enjuiciamiento Criminal es que Hriz sea juzgado por separado cuando corresponda y, en todo caso, si alguna acusación o defensa lo considera necesario y el Tribunal lo acepta, cabría llevar a juicio oral, mediante su lectura en la sala, la declaración que prestó ante el juez instructor y la fiscal en Marruecos, con motivo de una comisión rogatoria. El 11- M tiene todavía capítulos pendientes. sus embutidos y quesos más típicos... los postres, los dulces, su café... Los productos italianos más auténticos están ya en El Corte Inglés. No te conformes con menos.