Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M UN TESTIGO CONFIRMA QUE EL GOBIERNO NO MINTIÓ VIERNES 2 s 3 s 2007 ESPAÑA 21 El 13 M, la Policía aún no tenía la certeza de que era un atentado islamista Un inspector jefe de la UCIE dice que sólo se llegó a esa conclusión tras los sucesos de Leganés D. MARTÍNEZ P. MUÑOZ MADRID. Con el primer testigo del juicio del 11- M- -un inspector jefe de la UCIE, especializada en terrorismo islamista, de la Comisaría General de Información- comenzó ayer la fase crucial de un proceso que hasta entonces se había caracterizado por el lógico intento de los acusados de eludir toda responsabilidad en los atentados. El policía fue tajante al asegurar que a pesar de que el 13 de marzo se llegó al locutorio de Jamal Zougam, detenido junto a otros cuatro individuos, y de que ya había muchos datos que apuntaban a la vía islamista, ese día aún se mantienen abiertas otras líneas de investigación. Ya llevábamos un tanto por ciento muy importante de la investigación, pero todavía trabajaban todas las unidades de la Comisaría General en las distintas vías Más aún: explicó que sólo tras los sucesos de Leganés se llega a la conclusión de que se trata de un atentado islamista El inspector jefe recordó las horas de confusión que se vivieron el 11- M en la Comisaría General de Información y el miedo que existía a que se produjera otro ataque. El primer dato relevante fue la aparición de la furgoneta Renault Kangoo- -dijo el inspector jefe- Nos dijeron que había aparecido una cinta de contenido islámico, pero comprobamos que su contenido era de uso común y no podía asociarse a un movimiento radical, por lo que no era determinante para orientar la investigación El segundo hecho de interés fue la reivindicación en el periódico londinense Al Quds Al Arabi por parte de Brigadas de Abu Hafs al Masri. Se conocía la vinculación de este grupo con Al Qaida y además ya había reivindicado antes otros atentados sangrientos dijo. El policía confirmó sin embargo que la clave de la investigación fue la localización de la mochila número 13 en Vallecas, en la que además del explosivo y un detonador se encontró un teléfono móvil y una tarjeta cuyo rastreo sirvió para practicar los primeros arrestos. Del explosivo se sacó una conclusión: era del mismo tipo que la dinamita encontrada bajo el asiento del conductor de la furgoneta. Los análisis fueron realizados por los Tedax y las investigaciones apuntaron a Otros 3 islamistas detenidos por los atentados La Policía detuvo ayer en Madrid y Algeciras, por orden del juez Del Olmo, a tres individuos vinculados a la red de apoyo a los terroristas huidos tras el 11- M. En la operación Rizo de la Comisaría General de Información se detuvo en Madrid a Abdelkrim Lebchina, nacido en Casablanca (Marruecos) en 1974 y que ya estuvo detenido en 2005 por los atentados, y Rachid M. de 28 años y natural de Casablanca. En la cárcel de El Botafuegos (Algeciras) fue arrestado Tarik H. H. español de 28 años. La explosión de Leganés dio la clave final a la investigación, según uno de los testigos de ayer que la Goma 2 ECO había salido de Asturias. Por ello, dos agentes, uno de la UCII, especializado en ETA, y otro de la UCIE, viajaron allí para localizar el lugar exacto. Mientras, el rastreo de la tarjetea del teléfono encontrado en la mochila llevó hasta el distribuidor de una partida de 30 de la que formaba parte y que habían sido vendidas en el locutorio Jawal Mundial Telecom de la calle Tribulete 17, en el barrio de Lavapiés, que regentaba, entre otros, Jamal Zougam, ya investigado por la Policía en el caso Abu Dahdah Era el sábado 13 de marzo y fue detenido junto a sus dos socios. Se supo además que, de esas 30 tarjetas, 15 habían sido activadas, aunque no habían recibido ni hecho llamadas, entre las cuatro y las siete de la tarde del 10 de marzo en Morata de Tajuña. El lote de tarjetas aportó otro dato clave. Dos de ellas habían sido utilizadas los días 28 y 29 de febrero y sus usuarios habían partido de Morata de Tajuña hacia Asturias y que al día siguiente habían regresado al punto de partida. Los implicados, además, habían hablado con un teléfono de Suárez Trashorras. Era el segundo elemento en pocas horas que conducía a la trama asturiana. El policía afirmó que el 13 de marzo, pese a haberse llegado al locutorio, pese a la furgoneta, pese a la mochila de Vallevas y pese al comunicado, todavía no había una certeza de que fuera un atentado islamista, aunque la UCIE si no en la totalidad, sí en un alto grado, asumió la investigación El agente reconoció que se investigó la posibilidad de que hubiera un terrorista suicida, un dato clave para la Policía porque su existencia o no podía orientar la investigación. No obstante, precisó que el día 13 no había elementos para pensar en que se hubiera suicidado alguno de los terroristas. Por lo tanto, nuestro temor era mayor porque sabíamos que los autores estaban libres Los interrogatorios tras las primeras detenciones, según el inspector jefe, dibujaron ya un escenario de un atentado islamista. Mohamed Bekali, socio Á. DE ANTONIO Rastreo telefónico Antes de la matanza, se hizo un informe para alertar de la crítica situación aunque el policía no sabe hasta dónde llegó Relató 7 amenazas de Al Qaida por el envío de tropas a Irak de Zougam, habló de reuniones en locales a las que asistían miembros de tres grupos que hasta ese momento eran investigados por separado, aunque compartían algunos miembros: el de Lavapiés, el de Maymouni (conocido como el grupo de Madrid) y un tercero: el de el Egipcio Los testimonios apuntaban además a un liderazgo muy marcado de Serhane El Tunecino viejo conocido también de la Policía por pertenecer al grupo de Mustapha Maymouni, encarcelado en Marruecos por los atentados de Casablanca. La última parte de la declaración del inspector jefe se refirió a la autoría intelectual del 11- M. Con un relato minucioso y perfectamente estructurado, enumeró las advertencias que desde el 21 de mayo de 2003 la red Al Qaida había lanzado contra España por su apoyo a la guerra de Irak. De entre todas destacó la de septiembre de ese año, cuando el autodenominado Departamento de Ayuda al Pueblo Iraquí aseguró que si nuestro país no rectificaba su política había que asestarle tres golpes dolorosos para conseguir la retirada de las tropas o conseguir la victoria socialista para que cumpla así su compromiso electoral de retirar las tropas También señalaba que esos dos o tres golpes debían realizarse antes del tercer mes de 2004 El policía re- cordó que en septiembre de 2003 ya se conocía que las elecciones serían en marzo. Igualmente, aclaró que pese a ser elaborado en septiembre, fue el 10 de diciembre de 2003 cuando ese comunicado apareció en la web Global Islamic Medi. La fiscal le preguntó entonces que cuándo tuvieron conocimiento de ese documento. Respondió que después de los atentados a través del Instituto Nacional Elcano. El inspector jefe enumeró siete comunicados de advertencia, que sumó a los atentados de Casablanca y a la reorganización de Al Qaida en el sur de Europa. Con estos elementos, elaboraron (octubre. noviembre) un informe en el que calificaron la situación como de alarma bastante crítica El documento fue trasladado a la superioridad aunque no supo hasta dónde llegó. La fiscal le preguntó que si a raíz de ese trabajo la UCIE tuvo más medios. Dijo que aumentó el número de personas y la atención El policía recordó que los atentados también fueron por nuestra presencia en Afganistán y que los terroristas, en el último comunicado, enviado a ABC, advirtieron que seguirían atentando al haber enviado más tropas el Gobierno del PSOE. Amenazas