Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 2 s 3 s 2007 ABC AD LIBITUM LA FRAGILIDAD DEL ESTADO OS ciudadanos sabemos y asumimos que, al votar, elegimos a unos representantes que, ya en el ejercicio del poder, podrán hacerlo mejor o peor. Algo que no sólo depende de su voluntad y talento. Lo que convierte a José Luis Rodríguez Zapatero en un caso insólito es que lo más notable de su acción de Gobierno no es que sea buena o mala, sino que tiende constantemente a la ruptura del Estado, a su desintegración territorial y moral. El traslado del etarra José Ignacio de Juana Chaos desde el hospital 12 de Octubre al País Vasco es, por ejemplo, el éxito de un chantaje, una prueba más de la M. MARTÍN alarmante fragilidad FERRAND que define a Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba y demás miembros de la troupe de malabaristas en leyes y principios que nos han tocado en suerte. Cuando las enfermedades son muy graves, como es el caso que nos afecta en la actualidad, no suelen cursar con un único síntoma. Estos tienden a ser plurales. Los incidentes generados en el encuentro futbolístico entre el Betis y el Sevilla, algo que no es menor porque acontezca en el ámbito del deporte, indican, como el caso De Juana, la debilidad por la que atraviesa el principio de autoridad en los diferenciados planos de la Nación, las Autonomías y los Ayuntamientos. La explosión de violencia era previsible y no estaba suficientemente prevista. El enfrentamiento y el perfil de José María del Nido y Manuel Ruiz de Lopera, dos joyas con dientes, es muestra del caos y descontrol que gobierna el mundo deportivo, no muy distinto al de muchas de las actividades más comunes entre nosotros. En el teóricamente más fundamental mundo económico se produce, con la especificidad que le corresponde, algo parecido. La entrada de una empresa pública italiana en la lucha por el control de Endesa le pone la guinda a una tarta que, contra la ley y la lógica del mercado, viene siendo amasada por las manazas gubernamentales en beneficio de paniaguados sucesivos e intereses más cercanos a los de la gobernación de Cataluña, la prosperidad del PSC o la fortuna de unos cuantos amiguetes que los más legítimos y fundamentales de los accionistas de la compañía. Valgan las tres muestras anteriores, entre un centenar de otras posibles, para demostrar la alegre irresponsabilidad con que Zapatero, mal acompañado y peor aconsejado, se enfrenta a los problemas e inquietudes del país con el único propósito aparente de mantenerse en La Moncloa. Cuando el ejercicio del poder se concentra en el deseo excluyente de la propia prosperidad, con desprecio a los adversarios y olvido de los ciudadanos, queda definido un modelo que quiebra los supuestos de nuestra mal pactada democracia y afianza el dominio de un único partido. Aun así, aquí triunfa la alegría de vivir y estamos todos muy contentos. Los socialistas más, naturalmente. ÍDOLOS DE LA CUEVA ¿QUIÉN TEME AL GOOGLE FEROZ? do, como coautores y socios de ese producto tan espeYER estuve practicando con el Google Book cial que aún llamamos libro Como ese derecho tiene Search, la herramienta puesta en marcha (en falímites temporales, las obras de derecho público no se beta o experimental) por la compañía estaofrecen mayores problemas para su digitalización y lidounidense para examinar libros cuyo contenido ha bre oferta y uso. El problema son los otros: incluso si esescaneado previamente mediante contratos con bibliotán agotados- -es decir, fuera del mercado- -porque patecas públicas, editoriales y otras instituciones. Me inra sus editores ya no es rentable su comercialización. troduje, por tanto, en el vientre de la bestia, en el coraTras el pánico y la parálisis iniciales por parte de edizón más negro de lo que, todavía, para muchos editores tores y autores, el recelo provocado por el proy autores constituye el mayor peligro para la suyecto de Google de escanear todos los libros del pervivencia de la propiedad intelectual e, inclumundo (el catálogo bibliotecario más extenso so, para el futuro de la cultura escrita. que hoy existe registra 32 millones de títulos) y Una de las búsquedas que efectué (en inglés) ponerlos a disposición de la gente se ha concrese refería a la Guerra Civil Española. En sólo tado en importantes demandas judiciales por tres segundos la pantalla de mi ordenador me masiva violación del copyright a las que la reveló que, dentro de la ya monstruosa base de compañía de Mountain View tiene que hacer datos, existían 28.642 referencias al asunto que frente en varios países. podía consultar de una en una. De algunos volúMANUEL Si no se impone la razón, la locomotora acamenes se me ofrecía vista previa restringiRODRÍGUEZ bará aplastando al pollino que obstaculiza su da de otros (pocos) vista completa y de RIVERO marcha. Google, que se presenta como una heotros vista de fragmentos Que Google es un rramienta de progreso, es, por encima de todo, un gran instrumento estupendo para la democratización del negocio. Con rostro humano si se quiere (así insisconocimiento ya no ofrece dudas a casi nadie. En un ten en caracterizarlo sus lemas corporativos) pero, en tiempo récord, y en cualquier lugar del mundo, pronto todo caso, un negocio cada vez más pingüe. Y los gran ¿una década? tendremos la posibilidad de acceder a des negociantes siempre llegan a acuerdos, pactan y todo el saber acumulado en los libros desde hace cinco pagan. Entre otras cosas, porque de ese modo neutralisiglos, cuando un visionario creó las bases para que la zarán a sus competidores. En cuanto a los titulares del cultura escrita entrara en su fase de masiva reproducderecho de propiedad intelectual, más vale que no se tibilidad técnica. empecinen en maximalismos de resistencia. Con lo ráLa Historia nos enseña que los progresos tecnológipido que va todo en internet, la solución no reside en encos no se realizan a coste cero. A corto plazo, algunos castillarse en los principios, sino en buscar acuerdos, pierden: incluso lo pierden todo. Los exasperados tranegociar, contemplar los retos como oportunidades. E bajadores que saboteaban las máquinas en los albores intentar beneficiarse del mayor instrumento publicide lo que Alvin Toffler ha llamado segunda ola tario que la técnica ha puesto jamás a disposición de creían luchar como san jorges contra el dragón que sus libros. De los de papel y de los otros. Las entidades amenazaba con arrebatarles (como finalmente hizo) de gestión de derechos, que negocian con los fabricansu forma de vida. tes de máquinas reprográficas y reparten entre sus Ese no parece ser ya el caso. Las leyes del copyright asociados lo que devengan por compensación de la cofueron creadas para proteger el derecho de los creadopia (privada o pública) son un modelo posible. Uno enres y de quienes arriesgan su dinero en la publicación tre muchos. de sus obras. Autores y editores actúan, en cierto senti- L A