Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES www. abc. es deportes JUEVES 1- -3- -2007 ABC Una botella de Coca Cola deja K. O. a Juande y al fútbol Sufrió un traumatismo craneal y el Betis- Sevilla se suspendió; la ambulancia en la que ingresó el técnico fue bombardeada por los radicales con otros objetos R. ARROCHA SEVILLA. De aquellos barros llegaron estos lodos. El vergonzante comportamiento de las directivas del Betis y del Sevilla durante estas últimas semanas finalizó como se temía, con una locura de un energúmeno que pudo costarle la vida a un profesional del fútbol, Juande Ramos. El partido de Copa que anoche enfrentó a los dos equipos hispalenses ofreció el peor ejemplo del deporte, el mejor ejemplo de la violencia sin sentido que se casa con el fútbol al refugio de su trascendencia. En el día de Andalucía, después de que la Junta intentara limar unas asperezas imposibles de anular, el derbi sevillano tuvo que ser suspendido en el minuto 57 del partido, segundos después de que Kanouté marcara el golazo por la escuadra que supuso el 0- 1. Mientras llovían los objetos al césped, el banquillo visitante celebraba el tanto con enormes gestos de alegría y una botella de Coca Cola cayó sobre esa zona y golpeó en la cabeza a Juande Ramos, entrenador visitante, que se quedó K. O. al borde del campo. El susto fue monumental, como la idiotez habitual de la verborrea de los dirigentes de ambos clubes. El técnico perdió el conocimiento y fue atendido en la hierba por los doctores de ambas entidades. Los jugadores del Sevilla decidieron marcharse a los vestuarios y José María del Nido y sus consejeros abandonaron el palco en busca del entrenador, que era trasladado al interior del estadio para intentar su reanimación, a la espera de una ambulancia. Los doctores de am- Juande Ramos abandona la ambulancia tras recuperar el conocimiento bos clubes, adolfo Muñoz y Tomás Calero, trabajaron con eficiencia y cuando el técnico fue introducido en el coche médico, a las puertas del campo, recobró por fin el conocimiento. Sin embargo, los sucesos impresentables no dejaron de repetirse, como si sus autores fueran salvajes sin capacidad de FELIPE GUZMAN razonar. Ultras béticos lanzaron objetos contra la ambulancia donde era atendido el preparador manchego mientras otros radicales insultaban a los dirigentes sevillistas que bajaban desde el palco para interesarse por su profesional. El preparador se había recuperado, pero un nuevo mareo supuso su inmediato traslado al hospital del Sagrado Corazón. Salvi utillero del Sevilla, tranquilizó a todos al confirmar la recuperación paulatina de Ramos. Monchi, director deportivo, redundaba en la peli- Los consejeros, increpados Del Nido: Ya dije que un día podía ocurrir esto, pero es incontrolable José María del Nido no quiso echar leña al fuego- echo agua pero advirtió que temía algún suceso parecido. Primero habló de Juande Ramos: Recibió el impacto de un objeto contundente y perdió el conocimiento. La Policía no ha podido detener al culpable. Juande estaba con la mirada perdida. Según me dice Adolfo (médico sevillista) tenía los ojos vueltos y temía que se le metiera la lengua hacia dentro, por lo que se le trasladó a la clínica No quiso cargar contra el eterno rival: Ya dije que esto podría ocurrir alguna vez, pero hay quien intentar llevar esto por buen camino en un ejercicio de responsabilidad. Siempre son diez energúmenos los que provocan estas situaciones. Es difícil controlar a todo el mundo. No quiero a culpar al Betis. El club estuvo cortés y me pidió disculpas por lo sucedido No le gustó que no finalizara el encuentro. He hablado con Villar inmediatamente y los comités decidirán ahora- -hoy- -lo que hay que hacer. No me gusta que se suspendiera el partido por incidentes Recaída y al hospital grosidad del objeto lanzado: Ha sido una gran botella de Coca Cola Pero los sucesos impresentables continuaron produciéndose, porque algunos fanáticos verdiblancos siguieron tirando cosas contra una ambulancia en la puerta del estadio. La Policía, vista la anarquía reinante, se empleó a fondo, cargó contra los agresores y realizó, al menos, una detención. El colofón de la grave situación, de esta irracionalidad, lo protagonizó un consejero verdiblanco al mencionar que no hay constancia de que Juande recibiera golpe alguno y todo El entrenador fue reanimado en la ambulancia, pero sufrió otra recaída y se le hospitalizó Un consejero del Betis llegó a afirmar que no había constancia de la agresión y que podía ser un montaje Los ultras verdiblancos apedrearon una ambulancia vacía y fue necesario que la Policía los disolviera