Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo JUEVES 1- -3- -2007 ABC El rompehielos estadounidense Polar Sea navega por un mar helado rumbo a la estación de Mc Murdo, en la Antártida NATIONAL SCIENCE FOUNDATION La Ciencia se abre paso en los Polos El Año Polar Internacional empieza oficialmente el próximo jueves en París s Se trata de un ambicioso esfuerzo, de dos años de duración, para entender los cambios en la dinámica de los hielos, los océanos y la vida en los confines de la Tierra POR ARACELI ACOSTA MADRID. Científicos de más de 60 países se están preparando para desplegarse en el Polo Norte y el Polo Sur en el marco del Año Polar Internacional, que se abre oficialmente hoy en París. A pesar de su nombre, serán dos años de un ambicioso esfuerzo internacional para entender los cambios en la dinámica de los hielos, los océanos y la vida en los extremos de la Tierra. Con un presupuesto de unos 350 millones de dólares repartidos en más de 220 proyectos, los investigadores acamparán sobre los hielos en movimiento del océano Ártico, mientras que en la Antártida los esfuerzos se centrarán en alcanzar las inexploradas montañas del interior del continente helado. El principal objetivo de estas campañas polares es identificar con precisión el papel que juegan los gases de efecto invernadero y el calentamiento global en los rápidos cambios que ya se están viendo en ambos polos. Y es que, sin ninguna duda, los polos son los sensores del cambio climático. Para conocer lo que ocurrirá en los próximos diez años, en el nivel del mar o en el clima, necesitamos mirar a los polos ahora. Ellos son los amplificadores del calentamiento que causan los gases de efecto invernadero dice en una nota Ted Scambos, investigador del Centro Nacional de Nieve y Hielo en Boulder (Colorado) Subida del nivel del mar Particularmente urgente, según muchos expertos, es entender las complicadas fuerzas que están provocando el calentamiento en las plataformas de hielo del Ártico y que partes de la Antártida fluyan más rápidamente hacia el mar. La capa de hielo de Groenlandia se extiende por una superficie que duplica a la de California y contiene tanta agua como el Golfo de México. Si se derritiera, el nivel del mar desde Boston a Bangladesh podría aumentar más de 6 metros. El último informe del Panel Intergubernamental del cambio Climático (IPCC en sus siglas en inglés) presentado a principios de febrero en París, advertía, atendiendo a una perspectiva paleoclimática, que la última vez que las regiones polares fueron significativamente más cálidas durante un periodo extenso (hace 125.000 años) las reducciones en el volumen del hielo polar llevaron a una subida del nivel del mar de 4 a 6 metros. Para eso fue necesario que el termómetro subiera sólo entre 3 y 5 grados más que la temperatura actual del planeta. Ahora, con menos hielo de partida y con la mano del hombre acelerando el proceso, cambios tan drásticos pueden ser cosa de pocos milenios. Y es que en ese último informe, ade- más de confirmarse como muy probable la influencia humana en este proceso global, se prevé un aumento de la temperatura entre 1,8 y 6,4 grados centígrados para la última década del siglo (sobre la media de 1980- 1999) con la mayor probabilidad en 3 grados. Éste es el cuarto programa científico conjunto en la Antártida y el Ártico desde 1881. El último de estos proyectos, que incluyó amplísimos estudios sobre los océanos y la tierra, terminó en 1958. Por tanto, se abre ahora el mayor programa de investigación polar desde hace 50 años, precisamente en un momento clave por la amenaza que el calentamiento global supone para la vida en la Tierra. Pero no será el único aspecto en el que se centrarán las investigaciones. De los más de 220 proyectos a realizar, 160 tienen objetivos puramente científicos, como el estudio de la at- Cuarto programa científico Si se derritiera la placa de hielo de Groenlandia, el nivel del mar podría subir más de 6 metros