Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1 s 3 s 2007 LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M LONDRES CONCEDE LA EXTRADICIÓN A UN IMPLICADO ESPAÑA 15 Moutaz Almallah, que fue detenido en Londres, será juzgado en España por el 11- M E. J. B. CORRESPONSAL MADRID. Cinco jueces de la Cámara de los Lores, la máxima instancia judicial en Gran Bretaña, rechazaron ayer el recurso contra su extradición presentado por Moutaz Almallah Debas, detenido en marzo de 2005 en Londres y al que el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo considera sospechoso de haber participado en los atentados del 11- M. La decisión de la Cámara de los Lores no es recurrible, por lo que este individuo será puesto a disposición de la Justicia española. A Moutaz Almallah, como a su hermano Mouhannad, que está siendo juzgado por los atentados de los trenes, se le relaciona con la captación de jóvenes radicales islamistas en España para su posterior envío al extranjero, dándoles cobijo, entre otros lugares, en el local de la calle Virgen del Coro de Madrid. Precisamente allí vivían, entre otros, los también procesados Fouad el Morabit y Basel Ghalyoun, y durmió el 11- M uno de los autores materiales de la matanza, Rifaat Anouar. Moutaz era el titular del contrato de arrendamiento de este inmueble. En ese local, según las investigaciones policiales y judiciales, se celebraron reuniones de adoctrinamiento con la presencia de este individuo, que tenía una posición relevante y de dirección; de Serhane El Tunecino suicida de Leganés; de Mustafá Maymouni, detenido en Marruecos por su vinculación con los atentados de Casablanca y de otros implicados en el 11- M, como Basel Ghalyoun. Además, los hermanos Almallah habrían mantenido contactos con Rabei Osman El Egipcio considerado uno de los autores intelectuales de la matanza de Madrid. Moutaz también está considerado como un ideólogo y de hecho mantiene contacto director con Abu Qutada, considerado líder espiritual de Al Qaida en Europa. Moutaz, cuando se marchó de España al Reino Unido, trabajó en la revista Ansar, de la que era director el citado clérigo islamista. En su recurso para intentar detener la extradición, Moutaz Almallah argumentaba que podía ser sometido a un régimen de detención incomunicada y posibles torturas si se le entregaba a las autoridades españolas. Germán Yanke EL MÓVIL DE TRASHORRAS L a vida de Trashorras es un móvil. Le pregunta el fiscal si el día tal salió de Avilés y, en vez de decir que no, que estuvo en casa toda la jornada o en el bar de la esquina, contesta que se rastreó su móvil y que el aparato estuvo todo el tiempo en la citada localidad. Le preguntan si fue otro día a una población de Asturias y, en vez de decir que sí, que le gusta ese paisaje, responde que se rastreó el móvil y que se sabe que hizo una llamada desde allí. Luego hay otra parte, menor, de su vida, que se resume en McDonalds y coches de lujo. Es interesante el detalle de las hamburgueserías y los coches porque, al final, sabemos que estuvo allí. Porque del resto, como ya apuntó el fiscal, en realidad sólo sabemos dónde estaba uno de sus móviles. El señor Suárez, como le llama el abogado, se sabe bien lo de los números y otros detalles del sumario, aunque a veces se lía. Naturalmente, no tiene nada que ver con explosivos (aunque está condenado por ello en la Pipol ni con el 11- M. Lo que es, según su testimonio, es colaborador de la Policía que ya avisó de que se tramaba algo. Pero de su interrogatorio que se deduce algo distinto a que se esté procesando a un grupo de inocentes amigos. No, no, los malos- -como en otros interrogatorios- -son todos menos él. Así, según Trashorras, El Chino y Zouhier eran los que querían explosivos, Toro le acusa a él de traficar con dinamita para exculparse él mismo, no quiere responder sobre Aglif, lugarteniente de El Chino Lavandera quiso obligarle a vender explosivos. Dinamita, en la mina decimos dinamita, no explosivos aclara. Pues mañana hablaremos de la dinamita, que tiene su cosa. Vamos, que le va a estallar a alguien. Adoctrinamiento