Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 s 2 s 2007 INTERNACIONAL 39 Chávez nacionaliza por decreto los últimos pozos de petróleo La medida obliga a las multinacionales que operan en el Occidente y la Faja del Orinoco a asociarse con la estatal Pdvsa LUDMILA VINOGRADOFF CORRESPONSAL CARACAS. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha acabado nacionalizando lo poco del petróleo que quedaba en manos de las multinacionales. Ayer salió publicada en la Gaceta oficial el decreto ley que obliga a las contratistas extranjeras que operan en la Faja del Orinoco y la zona occidental a asociarse con Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en empresas mixtas antes del 1 de mayo. En su anuncio lanzado en el programa de radio Aló Presidente el mandatario fue enfático: Termina así la nefasta apertura petrolera. Esta es la verdadera nacionalización del petróleo. Este es el último espacio que nos faltaba por recuperar. El 1 de mayo recuperaremos todos estos campos e izaremos la bandera en todos ellos Chávez aclaró que no queremos que las empresas se vayan, sino que sigan siendo socios minoritarios. Es un área estratégica. No se puede entregar Con el nuevo modelo de accionariado las operadoras deberán asociarse con Pdvsa, que controlará al menos el 60 por ciento de las acciones. En la Faja del Orinoco, en el sur, operan desde hace más de 10 años cuatro asociaciones estratégicas con la empresa estatal, que extraen unos 600.000 barriles diarios de crudo pesado en las zonas de Hamaca, Sincor, Cerro Negro y Petrozuata. La medida de nacionalización también afecta a los convenios de ganancias compartidas o exploración a riesgo que mantienen Pdvsa y sus filiales con diversas transnacionales en la zona occidental, en concreto en el Golfo de Paria Este, Golfo de Paria Oeste, La Ceiba y Orifuel Sinovensa. Como una cuestión de honor, Chávez adelantó que aspira a tomar el control de estas explotaciones petrolíferas el 1 de mayo. Su nuevo decreto ley, el segundo que lanza después de expropiar los frigoríficos del sector alimentario en el marco de la denominada Ley Habilitante, que le confiere poderes máximos para legislar durante 18 meses, es la guinda de la nacionalización petrolera y su proclamado socialismo revolucionario. El año pasado comenzó la reversión de la apertura petrolera que se produjo durante la década de los años 90 con el sector privado nacional e internacional. A la chita callando, la nacionalización se inició con el traspaso de 32 convenios operativos a empresas mixtas con Pdvsa, que empezó a tener el control mayoritario de las acciones. Sólo 21 de las 32 empresas- -entre ellas la española Repsol- -acordaron asociarse con la compañía estatal. Otras multinacionales optaron por las querellas. Mientras tanto, en Francia, la petrolera Total expresó su malestar por el proceso de nacionalización anunciado ayer en Venezuela. El presidente de Total, Thierry Demarest, anunció su intención de negociar para poder fijar su participación en los trabajos de exploración y explotación de crudo. Bush colocó la medalla de honor a Bruce Crandall este lunes AP Chávez habla con Castro en su programa de radio AFP CARACAS. El presidente cubano, Fidel Castro, mantuvo una larga conversación telefónica durante la noche de ayer con su colega venezolano, Hugo César Chávez, en el programa radiofónico que este último presenta diariamente y que, con el título de Aló Presidente utiliza como pieza clave en su programa propagandístico. Oígame ilustre y querido amigo, ¿cómo está usted? le preguntó Castro a Chávez al inicio de la conversación telefónica, como si el líder cubano hubiera llamado por sorpresa al programa de la radio pública venezolana. ¡Qué alegría nos da oír tu voz y saber que estás bien! le respondió Chávez. Durante la charla, ambos mandatarios hablaron, entre otras cosas, de la situación económica de la isla. Malestar en Total Héroe de cine y en la realidad Un piloto de helicóptero en la guerra de Vietnam, cuya gesta fue llevada a la gran pantalla con ayuda de Mel Gibson, recibe más de cuarenta años después la máxima condecoración militar de Estados Unidos POR PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. A sus 74 años, Bruce Crandall ha logrado avanzar definitivamente por la mitómana tierra de nadie donde la historia y Hollywood se mezclan no siempre con resultados veraces. El militar jubilado, veterano piloto de helicópteros, ha recibido este lunes en la Casa Blanca la máxima condecoración del Pentágono por su heroísmo en lo que se considera como la primera brutal batalla de Estados Unidos en Vietnam, llevada a la gran pantalla en el largometraje Cuando éramos soldados protagonizado por Mel Gibson. El domingo 14 de noviembre de 1965, el entonces comandante Crandall participó en la misión de transportar 450 soldados del Séptimo Regimiento de Caballería- -la misma unidad del legendario George Armstrong Custer- -hasta un reducido claro en mitad del valle de Ia Drang, junto a la frontera de Camboya. Con la desagradable sorpresa de verse rodeados por dos mil soldados norvietnamitas. A la tercera oleada de las cinco previstas para este despliegue ofensivo, los militares estadounidenses ya estaban en una situación desesperada. Durante 14 horas apocalípticas, Crandall realizó un total de 22 vuelos para llevar suministros y munición a sus compañeros, además de evacuar heridos. Por el fuego enemigo a corta distancia, se vio obligado a utilizar tres helicópteros diferentes, modelo UH- 1 Huey sin blindaje ni armas, para completar este arriesgado maratón logístico. Interpretado por el actor Greg Kinnear en la epopeya cinematográfica del 2002, Crandall agradece la fortuna de que el enemigo no supo aprovecharse de la única ruta aérea de entrada y salida para las tropas estadounidenses. En condiciones normales, este piloto que siguió volando pese al cierre del improvisado helipuerto utilizado pos el Séptimo de Caballería tendría que haber sido reconocido hace bastante tiempo. Pero Crandall se retiró de cualquier consideración meritoria para no eclipsar las posibilidades de que su wingman amigo y subordinado, Ed Freeman, fuese condecorado. Al final, los dos pilotos protagonistas de este desesperado puente aéreo en el valle de Ia Drang han conseguido la medalla de honor. Viviendo para contar su papel clave a la hora de evitar hace cuatro décadas que las tropas del Séptimo de Caballería lideradas por el teniente coronel Harold Moore terminasen como sus decimonónicos predecesores a las órdenes de Custer. Al ser preguntado por qué asumieron tamaños riesgos, Crandall dijo que cualquier persona que tenga hijos puede entendernos El presidente anunció que el 1 de mayo recuperaremos esos campos e izaremos la bandera en todos Medalla de honor Presentan la primera querella contra Castro desde que delegó el poder ABC MADRID. El grupo de opositores cubanos Comité de Ayuda a la Disidencia Brigada- 2506 confía en que prospere la querella criminal presentada ante la Audiencia Nacional contra Fidel Castro, al considerar que el líder cubano ha perdido la inmunidad al traspasar los poderes a su hermano Raúl. Los disidentes no creen que el estado de salud del dictador cubano influya en el éxito o fracaso de la querella y recordaron que el ex dictador chileno Augusto Pinochet fue investigado hasta su muerte el pasado diciembre. Este comité presentó el lunes ante el alto tribunal español una querella contra Castro- -la primera en España después de que cediera el poder por su enfermedad- -y contra el ex ministro cubano Osmani Cienfuegos por delitos de genocidio, torturas y de lesa humanidad En concreto, la querella se refiere a la muerte de nueve prisioneros de guerra en 1961, tras el intento de invasión de Bahía Cochinos. Los miembros de la Brigada 2506, murieron, según el Comité, asfixiadas cuando eran trasladadas hasta La Habana en el remolque de un camión herméticamente cerrado, sin ventilación, durante más de ocho horas. Juan López de la Cruz, uno de los directores del Comité y superviviente de esa tragedia, señaló ayer que existen las condiciones propicias para presentar la querella debido a que desde julio, Castro ha traspasado el poder, por lo que ha perdido la inmunidad