Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28- -2- -2007 El PSOE cede ante sus socios y amplía las compensaciones por las incautaciones del 36 Gaspar LLamazares, coordinador general de IU 11 No he oído nada de ETA, lo aclaré muy bien Rafá Zouhier se suma a la lista de procesados que desvinculan a la banda terrorista de la matanza del 11- M D. M. N. V. MADRID. Rafá Zouhier, que ha sido fuente de los que mantienen la sospecha de que ETA estuvo detrás del 11- M, afirmó ayer ante el Tribunal que juzga esta matanza que yo no he oído nada de ETA, lo aclaré muy bien. Yo no vinculé a ETA con el atentado. No sé nada de ETA, no soy de ese mundo, yo soy del mundo del hachís, las discotecas, las fiestas Con este testimonio, Zouhier se suma a la lista- -única- -de procesados que niegan que la banda terrorista interviniera en los atentados. Con anterioridad, lo hicieron Hassan el Haski, Jamal Zougam o Bassel Ghalyoun. Fue en los primeros veinte minutos del interrogatorio realizado por el fiscal- jefe Javier Zaragoza cuando se pronunció la palabra ETA. El representante del Ministerio Fiscal preguntó al acusado por las declaraciones en las que vinculó al también procesado Antonio Toro- -de la trama asturiana- -con miembros de ETA que se encontraban encarcelados en la prisión de Villabona, centro penitenciario en el que estuvo internado Rafá Zouhier. El acusado no empleó muchas palabras para quitarse de encima cuanto antes la pregunta del fiscal. Se limitó, entonces, a decir: No he oído nada de ETA La respuesta no dejó satisfecho a Zaragoza, que pidió al procesado que aclarase una escena que dijo haber visto en la cárcel de Villabona. Consistió- -según afirmó Zouhier en su día- -en que Toro mostró a través del cristal del locutorio de la cárcel un papel con un número de teléfono a su cuñado Emilio José Suárez Trashorras y a su hermana Carmen Toro en una visita que ambos realizaron a la mencionada prisión. En una de las declaraciones que el marroquí realizó ante el Juzgado número 6 de la Audiencia Nacional afirmó que el número de teléfono correspondía a un etarra cuando en realidad pertenecía a un familiar- Sabino -de un preso de Villabona. Al hacerle el fiscal esa aclaración, el procesado no supo qué responder. Por ello, Zaragoza, que debía sentir que tenía al acusado entre las cuerdas, volvió a preguntarle por qué fue en la séptima declaración que hizo ante el juzgado cuando dijo que Toro podía ofrecer explosivo a ETA. Zouhier entonces recurrió a una respuesta fácil: Porque no me acordé antes. Además, para qué valen los explosivos en este país, yo pensé que los asturianos eran de ETA. Mi intención era colaborar para que se sepa toda la verdad El tiempo que tardó el proceso en hacer esa declaración en el Juzgado le valió a Zaragoza para lanzar al procesado otra pregunta: ¿Esa supuesta referencia que hizo en agosto de 2004 sobre vínculos de Toro con dos chicos de ETA, se produjo por las informaciones que le llegaban de la Comisión de Investigación? Zouhier respondió que como por aquellas fechas estaba en la cárcel, poco me podía enterar de lo que se estaba tratando en el Congreso de los Diputados. También negó que fuera acomodando sus declaraciones a los avances que se producían en la investigación. Zouhier admitió haber realizado desde la cárcel declaraciones extrajudiciales y, en este sentido, reconoció- -ante la pregunta del fiscal- -que había respondido a un cuestionario que le envió a la prisión el diputado del Partido Popular Jaime Ignacio del Burgo y que luego fue publicado en un medio de comunicación. El acusado dijo que nunca he cobrado por esas declaraciones. La segunda vez que se pronunció la palabra ETA fue durante el breve interrogatorio de la abogada de la Asociación Víctimas del Terrorismo. Fue una sola pregunta: ¿Conoce a Jesús María Echebarria Garaicoechea? El procesado hizo gesto de no haber entendido la pregunta ni el nombre. Por ello, la letrada la repitió, a lo que Zouhier dijo con tono displicente: No, no sé quién es el Echebarria (sic) La abogada de la AVT se interesó por el etarra Echebarria porque junto a Gotzon Aramburu robó en diciembre de 2002 un Renault 19, que luego se empleó como coche bomba en la calle de Avilés donde residía José Emilio Suárez Trashorras. Esta coincidencia también fue utilizada por algunos sectores para elucubrar sobre posibles vinculaciones de ETA con el 11- M. Sobre este hecho, la Policía, por indicación del juez Juan del Olmo, elaboró un informe que concluye que los dos etarras que robaron el coche en Avilés no entraron en contacto con Trashorras. El documento incluye declaraciones de Echebarria que explican cómo sustrajeron el vehículo y recibieron el explosivo con el atentaron en un parking de Santander. Extrajudiciales Dos chicos de ETA -Fiscal: ¿En sus declaraciones ha hablado o se ha referido a vínculos de Toro con miembros de ETA? -Zouhier: Ya sé dónde quiere ir. Con ETA yo no voy a perjudicar ni al PP ni al PSOE. Yo no he oído nada de ETA, lo aclaré muy bien -F: ¿Por qué esperó a la séptima declaración para decir que Toro podía ofrecer explosivo a ETA? -Z: Porque no me acordé antes. -F: La supuesta referencia que hizo en agosto de 2004 a la vinculación de dos chicos de ETA con Toro, ¿la hizo por las informaciones que le llegaban de la comisión en el Congreso? -Z: Mi intención era colaborar. Mi intención era que se sepa la verdad. -F: ¿Acomodó su declaración conforme se iban sabiendo datos de la investigación judicial? -Z: No. -F: ¿Ha realizado declaraciones extrajudiciales? -Yo quería ayudar a socialistas y populares, a los españoles. -F: ¿Para salir de la cárcel? -Z: No. -F: ¿Respondió a un cuestionario de Jaime Ignacio del Burgo? -Z: Sí. -F: ¿Ha recibido alguna retribución por ello? -Z: Nunca. Rafá Zouhier durante su declaración tal era el enfado de El Chino que llegó a pegar y a quitarle el móvil a uno de los asturianos, un tal Jimmy, después de que éste le entregara una parte del explosivo pactado. Obviamente, Zouhier omitió ayer este último dato. El confidente reconoció que la primera vez que habló de explosivos con su controlador fue en febrero de 2003 y que es cierto que entre octubre de ese año y el 11 de marzo de 2004 no volvió a informar de los negocios entre islamistas y asturianos porque primero me operaron (fue apuñalado en una reyerta a principios de octubre) y luego me fui a Marruecos a descansar Respecto a Ahmidan aseguró haberlo visto sólo cinco veces de las cuales dos fueron en las reuniones con los asturianos. Sin embargo, cuando el 17 de marzo Zouhier habló con su controlador, le dio, aunque sin citar su nombre, amplia información sobre la personali- POOL En febrero de 2003 dad y modo de vida de esta persona, que ayer tildó de capullo, payaso y chulo En aquella conversación con Víctor Rafa Zouhier se refiere a Ahmidan como un tío religiosísimo, bajito, pequeño, delgado y que siempre hablaba del rollo del teléfono (en referencia a su activación con temporizadores) En apenas unas horas, Zouhier cambió su versión sobre la oferta de explosivos, de forma que si a preguntas del fiscal sostuvo que se enteró por Toro de que Trashorras los quería vender, por la tarde, y a preguntas de la defensa del ex minero, aseguró que fue el propio Trashorras quien le dijo que tenía que vender 150 kilos de explosivo. Este comentario se produjo el mismo día, aseguró, que el asturiano le entregó un detonador en Las Rozas en junio o julio de 2003. ABC. es Más información sobre el jucio del 11- M en www. abc. es