Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MIÉRCOLES 28 s 2 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero Puntos oscuros del nuevo estatuto andaluz Zapatero y Otegui se elogian Zapatero dice que aprecia cambios en Otegui y el portavoz de Batasuna ha respondido que el presidente conserva principios y valores cívicos republicanos. Estos piropos mutuos no deben sorprender a nadie, aunque haya mucho mar de fondo. No es amor a simple vista. Que Zapatero aprecie una actitud distinta en quien sigue sin condenar los asesinatos de ETA resulta, más que asombroso, indignante; pero que un sujeto como el dirigente abertzale elogie al jefe del Gobierno por sus principios y valores republicanos debería preocupar a Zapatero o, por lo menos, entre sus compañeros socialistas que han tenido o tienen todavía que enfrentarse en el País Vasco a la mafia proetarra. Una persona decente no debería compartir nada con un individuo tan despreciable como Otegui, ni siquiera la admiración por algo o alguien. Su misma fisonomía invita al repudio. No sé cómo va el mal llamado proceso de paz pero al mismo tiempo que la admiración crece entre Zapatero y Otegui, retrocede cualquier esperanza de que se restablezcan el consenso democrático y el sentido común. José Antonio Boza Guillén. Sevilla Incremento salarial discriminatorio El nuevo año 2007 nos trajo muchas e importantes subidas de precios y tarifas que a todos nos afectan; a unos más que a otros, como siempre sucede. Aunque el salario mínimo interprofesional se incrementó en un 5,5 por ciento mensual (29,7 euros) quedando fijado en 570,6 euros, habrá que hacer cuentas a fin de año para comprobar si el resultado es positivo o negativo. Mi profesión es la de empleado de fincas urbanas (los porteros de toda la vida) cuyo salario sólo se incrementó en un 2,6 por ciento, conforme al Índice de Precios al Consumo Interanual al mes de noviembre de 2006, quedando fijado en 522,06 euros. Sinceramente creo que hemos sido discriminados. Nuestra labor no es menos valiosa que la de otros trabajadores, y merecedora, por tanto, del mismo trato. El incremento de nuestro salario también debió de ser del 5,5 por ciento. Eusebio Martín Álvarez Madrid ZAPATERO, SARKOZY, TERRORISMO A marea negra terrorista azota todas las playas nacionales e internacionales. En Londres, el Times afirma que De Juana se habría enfurecido al enterarse por sus abogados de que había quien dudaba de su decisión de llegar hasta el fin de su huelga de hambre si el Gobierno no cedía a sus exigencias. A partir de tal situación, el Times estima que esa huelga de hambre divide profundamente a España y plantea a Zapatero un dilema terrible El periódico londinense abre esa crónica al comentario de sus lectores. Y Rafael, desde Sevilla, escribe: Me decepcionan ustedes una y otra vez, llamando separatistas a esa gente cuando en verdad se trata de asesinos, de criminales En ese marco, EiTB, altavoz muy frecuente de la izquierda abertzale constata que la UE rechaza de plano las demandas de compensación europeas por continuar considerando a ETA y su periferia (Gestoras, Segi) organizaciones terroristas. En la escena internacional, el modelo español de cambio a través del magnicidio terrorista es evocado por el Telegraph, en Londres, y Le Figaro, en París, que evocan la misma amenaza: el riesgo de un atentado terrorista, en París, en vísperas de las próximas elecciones presidenciales. Le Figaro titula: La amenaza islamista se invita a la elección presidencial Por su parte, el Telegraph estima que, en Francia, un atentado terrorista islámico no favorecería la victoria de Ségolène Royal contra Nicolas Sarkozy, sino todo lo contrario. Sin embargo, en la escena internacional dominan las amenazas islamistas que vienen de Afganistán. En Luxemburgo, Tageblatt publica un grave resumen de la situación: la onda de choque de los talibanes afganos amenaza de manera directa a todos los países occidentales, España incluida. Por su parte, Michel Evans, corresponsal para asuntos de defensa del Times londinense, deja en suspenso la posibilidad de extensión de la crisis de fondo a la zona donde están desplegadas las tropas españolas. L El nuevo estatuto andaluz, aprobado con un alto porcentaje de abstención, califica de realidad nacional término ambiguo, próximo al nacionalismo, a esta región, que forma parte de la unidad indisoluble de España. Andalucía sigue estando entre las autonomías más pobres de nuestra nación después de 25 años de gobierno socialista. La deuda histórica, que con tanto énfasis pedían Chaves y Magdalena Álvarez cuando Aznar presidía el Gobierno central, ahora ha sido obscenamente acallada. La región andaluza, en términos generales de renta, está entre las más pobres de España, por lo que seguimos padeciendo serias carencias, sobre todo en pueblos del interior y suburbios urbanos, como falta de hospitales, residencias de ancianos, infraestructuras, plazas de escolarización; aparte de la elevada cifra de paro, la deuda sanitaria y los escasos fondos estructurales, que el Gobierno de Madrid está repartiendo a otras regiones marcadamente nacionalistas. El nuevo estatuto, aparte de poco conocido, apenas se ha debatido; simplemente se ha vendido como el bálsamo que curará todas nuestras penas. Una de sus escasas voces críticas ha sido la de los obispos del sur, opinando que ofrece un modelo político intervencionista, que regula el modelo familiar, incompatible con el matrimonio, propugna la educación laicista, así como que no hace referencia alguna a las raíces cristianas de Andalucía, ni al legado patrimonial, artístico, cultural y humanístico del catolicismo. Otro punto oscuro del nuevo estatuto de Andalucía es la creación del Consejo Audiovisual, que posiblemente invada competencias del Tribunal Superior y del Consejo General del Poder Judicial, el cual podría operar como órgano de censura por parte de la Junta de Andalucía. Josefa Bustamante Corpas Sevilla Tras la aprobación del real decreto de enseñanzas mínimas, que regula las asignaturas y horarios de los niños de entre 6 y 12 años, el departamento de Educación de la Generalitat sostuvo que la inclusión de la asignatura de Religión en la enseñanza primaria puede convertirse en un elemento de división del alumnado No es para menos preguntarnos lo siguiente: ¿por qué se empeñan en sacar la religión de las escuelas? Tal vez la sentencia con la que el Tribunal Constitucional ha resuelto no admitir la cuestión de inconstitucionalidad planteada por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, sobre una serie de artículos del acuerdo de enseñanza entre la Santa Sede y el Estado- -que sin duda es una sentencia algo más que histórica- haga acallar las voces que pretenden ne- gar a los padres un derecho como es el que sus hijos reciban educación religiosa y moral según sus convicciones. Valentín Abelenda Carrillo Girona Celeridad en el cobro Dice el señor presidente del Gobierno que las multas de Tráfico llegarán al domicilio de los infractores a los pocos días de haberse producido la infracción, tan rápido que puede darse el caso de que alguna multa llegue al domicilio antes que ellos. Bueno sería que otras diligencias- -como por ejemplo en justicia, administraciones públicas, sanidad, etcétera- -se dieran con la misma celeridad. Claro que a lo mejor es porque estas últimas no se cobran en metálico y en el acto. Pedro Díaz Díez Zaragoza Con motivo del aniversario de la Constitución y la publicación del documento del PSOE, Ernest Maragall, responsable de Educación de la Generalitat, aseguró que la religión divide a los alumnos en la LOE. Está claro que vamos de laicismo a laicismo. ¿La religión divide a los alumnos? Nuestra Constitución reconoce como derechos diferentes el de asociación y el de sindicación. El primero reconoce al individuo por el hecho de ser persona; el segundo, por ser trabajador. Ese primer derecho es tan amplio que sólo están prohibidas las asociaciones delictivas, las secretas y las paramilitares. El derecho de sindicación permite a los trabajadores concurrir a la negociación laboral con una fuerza similar a la del patrón. Por supuesto que las asociaciones pueden ser reivindicativas pero, cuando sus demandas tienen carácter laboral, invaden indebidamente el ámbito propio de los sindicatos. A fin de garantizar la seguridad de la sociedad en todo momento, la Constitución permite limitar o exceptuar del derecho de sindicación a las fuerzas o institutos armados, sean civiles o militares. En consecuencia, las leyes prohíben el derecho de huelga a los Cuerpos policiales civiles y el ejercicio del derecho de sindicación a las Fuerzas Armadas y a la Guardia Civil. Dejemos las cosas como están porque, a mi juicio, están bien. José Luis Pardos Aldea Madrid Asociación y sindicación