Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MIÉRCOLES 28 s 2 s 2007 ABC AD LIBITUM ESPAÑA EN AFGANISTÁN ESDE que Alejandro Magno cruzó el territorio en su marcha hacia la India, el secarral cubierto de amapolas que conocemos como Afganistán no ha dejado de ser un manantial de conflictos. Perfeccionados estos por el estilo colonial del Imperio británico, continúa siendo un centro de desestabilización mundial en el que pudiera ser que haya encontrado refugio Osama Bin Laden y que, sea o no sea así, centra muchos de los temores que, con epicentro en Washington, trepidan las inquietudes y alarmas del mundo occidental. Ayer, un incidente que pudo costarle la vida al vicepresidente de EE. M. MARTÍN UU. Dick Cheney, de visiFERRAND ta a las tropas norteamericanas allí desplazadas, pone sobre la mesa la cuestión afgana y, en lo que nos afecta, abre el debate sobre nuestra presencia en el escenario. Las tradiciones, generalmente más hiperbólicas que erráticas, señalan en el entorno de Kabul el punto en el que Satanás empezó a acumular montañas para poder llegar al cielo. Algo del espíritu demoníaco ha debido de quedar sobre el terreno, porque sería difícil encontrar otro de mayor y más larga acumulación de muertes y enfrentamientos en todo el globo a lo largo de su espasmódica Historia. A un paso de Kabul, en Bagran, mientras esperaba para entrevistarse con el presidente afgano, Cheney ha salido felizmente ileso de un atentado suicida que, sea casual o intencionado, según debaten los expertos, debe servirnos de toque de atención. La presencia de tropas españolas en este peligroso escenario ya nos ha proporcionado sustos y lutos. Confieso no tener las ideas muy claras sobre la conveniencia de tal destacamento militar español; pero entiendo que no debiéramos esperar el desarrollo de los acontecimientos sin debatir previamente, -en el Parlamento, por supuesto- -las intenciones y compromisos de esa presencia armada: algo que no se puede despachar ante la opinión pública española como una mera consecuencia de nuestros vínculos defensivos y políticos. Es posible que, en Afganistán, tengan que morir soldados españoles e incrementar la lista de quienes ya fallecieron, por las razones que quieran darse, en el escenario; pero, visto lo que estamos viendo, es exigible que Zapatero y su ministro de Defensa comparezcan y nos informen ampliamente y que, sin aprovechamiento electoral alguno, el debate aporte luz sobre un punto oscuro, quizá por falta de información, para la mayoría ciudadana. Del mismo modo que la presencia española en Irak fue motor para dos grandes errores- -acudir sin necesidad y salir con precipitación- la cambiante situación afgana y nuestro papel en ella no debieran ser causa de nuevas y fatales equivocaciones. Cúmplase como se deba y al precio que haya que pagar; pero, estando en juego la vida de nuestros soldados, sin ninguna frivolidad y con el máximo consenso. VISTO Y NO VISTO ¡PUES YO NO ME RÍO DE MI PRESIDENTE, COÑO! bombardeando Belgrado? A sinvergonzonería progre tilda de siniestro a AlPara el centrismo de progreso, lo único que cuenta es caraz porque se niega a olvidarse de sus muertos. que cada día Alcaraz es más fascista, y Otegui, más demóDespués, lo equipara con Otegui, el macho peleón en crata, que hasta Rodríguez se ha dado cuenta. Flipado con la berrea de la paz, aunque haciendo reverencias a Otegui, la doctrina ferlosiana de escatologización de los antagoen cuyo berrenchín el presidente Rodríguez ha percibido nismos Rodríguez mira al Otegui de zarcillo en la oreja y cambios ¿Como los de TVE, con la censura? ve a la seductora Ninón de Lenclos- -con más chuletones- ¡Pues yonomeríodemi presidente, coño! -sulfurábaentre pecho y espalda, claro- cuyo emblema, por cierto, se una noche el viejo Sotillos en Telemadrid. viene al pelo: No mudo, si no mudan Contra laseriedad, larisa, recomendabanlossoEspaña, en fin, es la gran democracia relativisfistas; pero contra la risa, la seriedad. El nuevo conta de los relativistas de Kelsen que no han leído a table de las postrimerías hispánicas- -muerte, Kelsen. ¿Quién lee hoy a Pemán? pregunta un infierno y gloria- -en TVE ya no es un Arias, sino inspector literario. Pues, en España, hoy, los mis- -conquistas de la democracia- -un Fernández. mos que leen a Cervantes. O a Kelsen. Porque al es- -Pemán, ¿usted ha visto cosa más tonta que un pañol nunca le ha preocupado la letra, sino la gracensor? -dijo tan gallegamente Franco al maestro mática. El español es tan gramatiquero como el regaditano, que había ido a quejársele con un plumelativismodeKelsen, un ismo tan segurodesí misro de galeradas de imprenta que parecía un conejo IGNACIO RUIZ mo que debe ser impuesto a quienes no lo compardesollado. QUINTANO tan con sangrey lágrimas sihiciera falta. El icoClaro que Arias tenía, al menos, una teología no emblemático de esta democracia relativista que no de la información él decía partir de santo Tomás, que haatiende a valores, sino a procedimientos, es Pilato desde el bía dejado bien sentado que la libertad es la opción entre los instanteen que cínicamente, pues no espera respuesta, prebienes posibles... excluido siempre el mal. gunta: ¿Qué es la verdad? Que del proceso salga condena- -Pero santo Tomás usó esa libertad mental nada medo un hombre inocente es irrelevante. En la democracia renos que para meter en la síntesis de su doctrina asimiladolativista no cuenta la verdad, sino el poder como puro pora a Aristóteles- -objetó Pemán. der, es decir, el poder del más fuerte, y el más fuerte ahora- -Aranguren no es Aristóteles- -replicó Arias. mismo es Otegui. -Ni usted tampoco es santo Tomás. ¿Cuál es la teología informativa de Fernández? Natu- -Con dos carreras, nadie me va a decir que el vino no ral de Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina tiene alcohol- -ha dicho la valetudinaria ministra de la despuésde asada, FernándezhacensuradoalLoco delaCoSalud. lina- -más pícaro que loco, como todo lo español- -igual Decir que el vino tiene alcohol es como decir que Marique los tontos de Franco censuraban a Berlanga, al que lyn Monroe tiene un ochenta por ciento de agua y un veinte no dejaban sacar un plano de la Gran Vía porque este Berporcientodecarbono, y a veces, porlas noches, una nubede langa es capaz de poner saliendo de Pasapoga a un obisChanel, pero, como método de falsación, posee la audacia, po Y, antes de que uno, perplejo, tenga tiempo de fruncir la resignación y la indulgencia mínimas que exigiría cualuna ceja, aparece un mandadero diciendo: quier popperiano para darlo por válido. El vino, en efecto, -Sí, pero Fernández va en Vespa al Parlamento. tiene alcohol y Otegui manda un huevo. Tanto que, enfrenQue en eso parece consistir nuestra posmodernidad dete, con esa insultante falta de centrismo que le impide mermocrática. ¿No había también un Solana que cruzaba la cadear con los conceptosdejusticiay deverdad, sóloselereCastellana en moto y con la bragueta en pompa y acabó siste Alcaraz. D L