Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27 s 2 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 85 James Cameron escandaliza con un filme sobre la tumba de Cristo JOSE L. DE HARO SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. De las profundidades oceánicas donde yace la osamenta del Titanic hasta el controvertido descubrimiento de la presunta tumba desconocida de Jesucristo, el oscarizado director estadounidense, James Cameron, regresa al panorama cinematográfico con un documental que se emitirá el 4 de marzo en el canal estadounidense Discovery Channel y que ha levantado protestas de la Iglesia y también en medios académicos. Con la afirmación de que el Mesías tuvo un hijo con María Magdalena como tarjeta de presentación, la nueva producción de Cameron, La tumba perdida de Cristo pone en entredicho los dogmas cristianos de la resurrección y el celibato de Cristo. Según el filme dirigido por el canadiense Simcha Jacobovici y producido por el propio Cameron, una decena de osarios localizados en unas excavaciones de un suburbio de Jerusalén en 1980 pudieron contener los huesos de Jesús y de su familia. Los osarios hallados en la zona contaban con inscripciones que correspondían a la nomenclatura hebrea de Yeshu Ben Yossef (Jesús hijo de José) Yehuda Bar Yeshu (Judas hijo de Jesús) Marta y Myriam (María) algo que tanto Cameron como Jacobovici no dudaron en asociar con el Nuevo Testamento. Dejando la presunta descendencia de Cristo a un lado, el simple hecho de que Jesús contara con un osario tiraría por tierra la afirmación de que resucitó al tercer día y ascendió a los cielos. Por su parte, expertos como el arqueólogo israelí Amos Kloner, el primero en explorar la zona, ponen en evidencia las aserciones de la cinta y afirman que la tesis cae por sí misma según los principios científicos de la arqueología aunque resulta muy rentable para la televisión Otros señalan que el osario estudiado por Cameron para la elaboración del documental podría pertenecer a la misma caverna que en 2005 fue protagonista de uno de los mayores fraudes en lo que a restos arqueológicos israelíes se refiere, en el que cinco personas fueron condenadas por falsificar las inscripciones de osarios idénticos a estos, a los que añadían palabras que les pusieran en relación con los personajes de la Biblia. Además, en 1996, la BBC también emitió un documental de similares características que obtuvo duras críticas por parte de los arqueólogos más reconocidos del mundo. Imagen del yacimiento del que proceden los osarios AP