Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27 s 2 s 2007 INTERNACIONAL 37 Ejecutan en prisión a los policías que mataron a tres diputados en Guatemala Un comando asaltó la cárcel y degolló a los agentes, lo que fue aprovechado por otros reos para amotinarse s Todos apuntan al crimen organizado como autor del ataque MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. La política centroamericana se ha convertido en una orgía de sangre, tras la ejecución este domingo de cuatro agentes de la Policía de Guatemala, sospechosos de asesinar hace ocho días a tres diputados de El Salvador en el Parlamento regional. Aunque persiste la confusión, distintas versiones coinciden en que un comando armado asaltó la cárcel de El Boquerón durante el horario de visitas para degollar y tirotear a los reclusos. El incidente habría sido aprovechado por un grupo de internos para amotinarse y mantener retenidos a varios funcionarios y al alcaide del penal. Fuentes del Sistema Penitenciario de Guatemala detallaron que un comando de hombres armados ingresó en la cárcel, amenazó a los guardias de seguridad y al resto de reclusos y buscó a los reos asesinados; según han dicho los internos, los cuatro agentes fueron degollados y después recibieron varios disparos Por su parte, el jefe de la Policía salvadoreña, Rodrigo Avila, señaló que la matanza tenía como objetivo cerrarle la boca a estos sujetos para impedir que se descubra a todas las personas ligadas al crimen de los diputados de su país. Según el ministro del Interior guatemalteco, Carlos Vielman, el narcotráfico estaría detrás de este crimen: Aquí ha corrido mucho dinero (y hay más) que un ataque de mareros (pandilleros) como inicialmente se dejó entrever. La portavoz de la Policía, María Fernández, confirmaba que ése es un tema de narcotráfico Según algunos medios locales, los amotinados, pertenecientes a las denominadas maras se habrían atribuido la autoría de la masacre. Sólo una estructura que tenga amarres tan fuertes con el poder estatal puede hacer lo que se hizo allí asegura Beatrice de Carrillo, procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos en El Salvador. La funcionaria añade que es obvio: nadie va a creer que cuatro simples policías, por gusto, se arriesgarían a una pena de muerte al matar a los diputados extranjeros. Me parece una locura, pero el hecho de haberlos ejecutado con tanta frialdad, dentro del penal, indica que el poder que está detrás de eso es grande El pasado 19 de febrero tres representantes salvadoreños en el Parlamento Centroamericano, Eduardo D Aubuisson, William Pichinte y Juan Ramón González, fueron encontrados junto a su chófer carbonizados en el interior de un vehículo, abandonado en una finca junto a la carretera que une Guatemala y El Salvador. Dos de los parlamentarios presentaban el tiro de gracia. Tres días después eran detenidos cuatro policías locales de alto rango (entre ellos, el jefe de la Unidad contra Delitos del Crimen Organizado) como presuntos autores del múltiple asesinato. Otros dos agentes sospechosos permanecen prófugos. Según las primeras investigaciones, los agentes habrían utilizado un vehículo policial para interceptar la camioneta en la que viajaban los legisladores salvadoreños, y posteriormente los quemaron en el interior del automóvil después de tirotearlos. El presidente de El Salvador, Antonio Saca, calificó el suceso como un mensaje contra su Gobierno y contra su partido, el ultraderechista Arena, por luchar por la libertad Aunque después se retractaría de sus palabras, Saca advirtió que no iba a permitir que comunistas e irresponsables llegaran al Gobierno Uno de los asesinados era el hijo menor del fundador de Arena, el ya fallecido militar de Inteligencia Roberto D Aubuisson, a quien se le atribuyen graves hechos de violencia política antes y durante la guerra civil salvadoreña (1980- 1992) El presidente de Guatemala, Óscar Berger, también apuntó como hipótesis del crimen a la polarización política que rodea a las dos principales fuerzas políticas de El Salvador, Arena y el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) El presidente de Taiwán dice que Chiang Kai- chek fue un auténtico asesino EFE TAIPEI. Chen Shui- bian, presidente de Taiwán, calificó de auténtico asesino al antiguo presidente Chiang Kai- chek, quien tras ser derrotado en China por Mao, se refugió en la isla de Formosa (Taiwán) Chen lanzó esta dura crítica en vísperas del aniversario de una sangrienta represión de taiwaneses, ocurrida el 28 de febrero de 1947, y protagonizada por las tropas enviadas por Chiang Kai- chek. El 28 de febrero no es sólo un incidente histórico, es una matanza, un suceso delictivo con consecuencias legales argumentó Chen quien añadió que debe establecerse la verdad para así asignar responsabilidades legales a quienes violaron los derechos humanos. El incidente del 28 de febrero es la opresión de un poder autoritario extranjero que negó totalmente la libertad y la democracia agregó el mandatario taiwanés, calificando así de extranjero al régimen de Chiang Kai- chek en Taiwán El partido opositor KMT, al que Chiang controló hasta su muerte, criticó las declaraciones de Chen, calificándolas de electoralistas y creadoras de tensión y división Para la oposición, el presidente taiwanés quiere consolidar el apoyo de los grupos independentistas taiwaneses y avivar el rechazo hacia los los partidos que defienden la posibilidad de una futura unión con una China democrática. Chiang, quien controló todo el poder en el Gobierno de China hasta 1949 y luego en Taiwán hasta su muerte en 1975, es considerado por muchos nativos taiwaneses como el culpable de la matanza de miles de aborígenes. Dos agentes prófugos EPA Al menos tres muertos en el incendio de un edificio de oficinas en Bangladesh DACCA. Al menos tres personas murieron ayer en el incendio declarado en un edificio de oficinas de once plantas en Dacca, la capital de Bangladesh, al parecer causado por un cortocircuito. Tres helicópteros rescataron a docenas de refugiados en el tejado del edificio, que alberga dos canales privados de televisión y un periódico. Se temía que muchas personas quedaron atrapadas. En la imagen, un grupo rescatado con una grúa.