Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27 s 2 s 2007 ESPAÑA 29 Un cadáver estuvo cuatro meses en el depósito con el DNI en el bolsillo sin que se avisara a la familia Los hermanos denuncian que ninguna Administración asume responsabilidades IGNACIO GONZÁLEZ SANTANDER. Pongamos que en el depósito de cadáveres del Hospital Valdecilla hay uno con su DNI en el bolsillo, que lleva allí unos cuatro meses porque nadie lo ha reclamado. Pongamos que en algún otro rincón de la ciudad hay seis hermanos preguntándose dónde se habrá metido el séptimo que va a hacer cuatro meses que no saben de él. Pongamos que aquel es al que buscan creyéndole vivo, porque nadie les dijo que estaba muerto. Pongamos que llega el Gobierno y decide que no puede apreciarse la existencia de irregularidad o mal funcionamiento del servicio Pongamos que esto no es broma. Si no lo es, se acerca bastante a una de esas clásicas chapuzas donde, al final, el culpable va a ser el chico por morirse sin avisar, porque en junio hará tres años y aquí nadie ha salido para decir he sido yo Cesáreo Barquín Orellana, que este abril hubiera cumplido 37 años, desapareció el 12 de junio de 2004. Tres días después apareció muerto en el interior de una habitación de un cuarto piso del número 27 de la calle Vargas, en Santander, donde una sobredosis de cocaína terminaba con él en presencia de la mujer que aquella madrugada le invitó a su cuarto. Ese día desfilaron por delante del cadáver todo un reguero de personas: la inquilina del piso, médicos del 061, funcionarios de la Policía Local, efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, agentes de la Judicial, unidades de la Científica y el juez, el secretario y el forense del Juzgado de Instrucción Número 1, que ordenaron el levantamiento del cuerpo y su traslado al depósito de cadáveres, donde llegó plenamente identificado y documentado. Ajenos al drama, los hermanos de Cesáreo acudieron a la Policía para denunciar su desaparición pero nos recomendaron que no lo hiciéramos, que esperásemos, que a veces la gente se va y vuelve al poco tiempo, que si le hubiera pasado algo ya nos habríamos enterado Habla Manuel, uno de los hermanos del chico. Lo hace con el respaldo del resto de la familia y asumiendo que, quizá, se equivocaron. Porque los días transcurrían y Cesáreo continuaba sin aparecer. Y dado que seguía sin dar señales de vida decidimos no esperar más y denunciar por escrito su desaparición El 7 de septiembre, es decir, casi tres meses después de la desaparición de Cesáreo y de la aparición de su cadáver, otro de sus hermanos, Rafael, decidió personarse en Comisaría y denunciar por activa lo que ya había denunciado por pasiva. Cuando presentó la denuncia a mi hermano no le dijeron nada. Ni que estaba vivo, ni que estaba muerto asegura Manuel, que enseña la orden ministerial en la que se desestima su recurso: No fue informado de la muerte por la falta un adecuado programa informático asegura el documento oficial. Sin embargo, que un familiar de una persona que había sido hallada muerta tres meses atrás denunciara su desaparición no pasó inadvertido en la Comisaría. Sorprendidos, sus responsables decidieron informar al juez y esperar sus instrucciones. Instrucciones que llegaron a los veinte días, el 27 de septiembre. Visto para sentencia el juicio a Maeso tras su alegato de defensa I. R. VALENCIA. El juicio contra el anestesista Juan Maeso quedó visto para sentencia. Tras un año y medio de proceso por el supuesto contagio de hepatitis C a 276 pacientes, la pena solicitada por el fiscal alcanza los 2.212 años de prisión y los 30 millones de euros en indemnización a los afectados. Precisamente con estas personas le gustaría hablar a Maeso, quien ayer aseguró que podría convencerles de su inocencia en sólo media hora, declaraciones que los afectados tacharon de lamentables El acusado reclama su absolución tras lo que considera un juicio basado en falsas informaciones y en el que dice haber escuchado vejaciones Después de 600 declaraciones y 32 tomos de sumario, ayer quedó visto para sentencia el juicio que incrimina al anestesista Juan Maeso en el contagio a 276 pacientes en el hospital público La Fe de Valencia y en los centros privados Casa de Salud, Virgen del Consuelo y la Clínica Quirón. Maeso dijo estar tranquilo y sentirse bien al tiempo que arremetió contra el juicio y los medios, en un ejemplo de cómo se llegan a conclusiones equivocadas a través de falsas informaciones por parte de la prensa y de los poderes públicos Por ello, el facultativo reclamó su absolución, defendiendo su preocupación por los enfermos y negando las declaraciones que le acusan de drogadicto. Según el anestesista, en el sumario habría pruebas infinitas pero falsas. No dijeron nada Edificio en el que fue hallado el cadáver de Cesáreo El caso Barquín avanzó hasta octubre. A finales de aquel mes, un familiar que trabaja en Valdecilla escuchó una conversación entre varias personas que comentaban que no sabían qué iban a hacer con un cadáver que llevaba ahí mucho tiempo sin reclamar Después, nombraron a Cesáreo. Su primo. Así es como la familia Barquín se enteró de la muerte de Cesáreo. Cuatro meses después y de pura casualidad. Después de organizar los funerales, Manuel y sus hermanos iniciaron una batalla legal contra el Ministerio de Interior y el BRUNO MORENO Sobredosis Ministerio de Justicia, que terminó el 26 de diciembre de 2006 con una desestimación de la reclamación porque, concluye, no puede apreciarse la existencia de irregularidad o mal funcionamiento del servicio Y ahora, Manuel y sus cinco hermanos se cuestionan: que desaparezca una persona, que sus familiares se pasen cuatro meses buscándola y que luego se enteren por un allegado que lleva todo ese tiempo en un depósito de cadáveres- -identificado- ¿es el funcionamiento normal de la Administración? Suspendido 15 días el funcionario que puso zapateroboboetanopacta como posible respuesta en el test de una oposición ABC ALICANTE. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante ha sancionado con 15 días de suspensión de empleo y sueldo al funcionario que incluyó la frase zapateroboboetanopacta como una de las respuestas posibles a una pregunta de un examen de oposición. La medida sancionadora, según informa Efe, fue criticada por el grupo socialista, que la calificó de premio y solicitó la dimisión del presidente del tribunal de la citada oposición y delegado de Personal, Juan Rodríguez Marín. Zapateroboboetanopacta Tetracloroetano Tetrafluoroetano y Azodi eran las cuatro posibles respuestas a la pregunta ¿Cuál de estas sustancias es autorreactiva incluida en el examen para cubrir cinco plazas de cabo de bomberos. La citada respuesta fue denunciada por uno de los opositores, días después de asistir al examen, que tuvo lugar en marzo del pasado año. Días después el alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, anunció la apertura de un expediente de averiguación de hechos. Fuentes del equipo de Gobierno explicaron ayer que la medida aplicada está recogida en el Régimen Disciplinario de los Funcionarios de la Admi- La Junta andaluza investiga el envío de un correo desde uno de sus ordenadores para convocar un botellón nistración del Estado como atentado grave a la dignidad de los funcionarios o de la Administración cuyo periodo de sanción puede alcanzar los tres años de suspensión. Han fijado lo mínimo, los quince días de suspensión de empleo y suelo manifestó el portavoz socialista, quien se mostró partidario de calificar el hecho de falta muy grave Por otra parte, la Junta de Andalucía aseguró ayer no tener constancia del posible reenvío desde un correo electrónico con el dominio oficial de la Administración autonómica convocando a un macrobotellón el próximo 23 de marzo en Granada, si bien anunció que ha abierto una investigación interna para determinar posibles responsabilidades.