Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M DECLARACIÓN DE UNO DE LOS AUTORES INTELECTUALES MARTES 27 s 2 s 2007 ABC El Egipcio afirma que la voz de las cintas no es la suya Se defiende de su confesión sobre la autoría del 11- M y atribuye el malentendido a errores de traducción N. VILLANUEVA D. MARTÍNEZ MADRID. Escuché esta grabación con mi abogado durante este fin de semana más de cinco veces y lo que está claro es que no se entiende nada porque hay mucho ruido. Esa voz no es mía. Además, las traducciones son defectuosas en un 80 por ciento El hombre que pronunció estas palabras es Rabei Osman el Sayed El Egipcio procesado como autor intelectual de los atentados del 11- M. Ayer volvió a declarar para responder a la parte del interrogatorio de su defensa que se refería a las conversaciones telefónicas y ambientales intervenidas en Italia, país que en el que ya ha sido condenado a diez años de cárcel por pertenencia a organización terrorista islamista. grabación que una voz diga: el atentado de Madrid es un proyecto mío? El Egipcio (E) No, en ningún momento -D: ¿Le dijo usted a Yahia (el joven palestino que vivía en Milán con él) o a cualquier otra persona que usted era el hilo conductor de los atentados de Madrid o que era un proyecto suyo? -E: La persona que habla en la grabación nunca dice eso -D: ¿Y usted? -E: Yo nunca he dicho una cosa igual, y condeno esta acción y estoy en contra De esta forma, Rabei Osman trataba de defenderse de la principal prueba de cargo que pesa sobre él: las grabaciones que por indicación de la Policía española realizó la Digos (servicios secretos italianos) en los teléfonos y en los dos domicilios por los que pasó Rabei en Milán. Según la traducción de las autoridades italianas, en esas conversaciones El Egipcio se atribuye la autoría intelectual de la matanza, dice que los muertos en Leganés son sus hermanos de Madrid y que el atentado había sido obra de su grupo. El Egipcio no sólo mantuvo que no es el autor de tales comentarios, sino que afirmó que la traducción está completamente desvirtuada. Entre otras cuestiones, señaló que grupo en árabe jamaa y hermano son conceptos que no significan en Occidente lo mismo que en Oriente Próximo, pues el primero para ustedes es un grupo terrorista y para nosotros es un grupo de amigos y el segundo, se utiliza para los creyentes en la fe islámica Por eso, al decir el hermano Serhane (por El Tunecino muerto) y Fouad (El Morabit, también procesado) era porque son creyentes en la fe islámica Mucho más locuaz que en la primera parte de su declaración, el pasado 15 de febrero, Rabei Osman se desenvolvió también con soltura, aunque poco convincente, cuando se le preguntó sobre el segundo pilar que sostiene su acusación: el uso de los teléfonos móviles, cuya trascendencia radica en el hecho de que, según la Fiscalía, el 1 de febrero de 2004 recibió en la tarjeta SIM de Amena que le fue intervenida en Milán un mensaje de bienvenida a Italia al llegar desde España. Esta y otras circunstancias llevan a la Fiscalía a pensar que ayudó a preparar el 11- M. El procesado intentó por todos los medios echar por tierra todas las imputaciones al afirmar que desde que salió de España, en febrero de 2003, no ha vuelto a este país y que cuando se marchó no se llevó ningún móvil. Recurriendo de nuevo a la imagen de inmigrante vagabundo, dijo que su primer teléfono fue un regalo y que estuvo largas temporadas sin él porque su situación económica no se lo permitía. La osadía de compararse con el Papa La osadía de El Egipcio que no se considera ideólogo del 11- M, le llevó a comparar los malentendidos de sus conversaciones con aquel que se originó en los países árabes cuando el Papa Benedicto XVI, la más alta autoridad católica del mundo un hombre de gran cultura comentó los riesgos de llevar al extremismo las religiones, pues podía desembocar en acciones violentas Rabei Osman utilizó esa comparación para decir que cuando él hablaba de hermanos fue distinta la interpretación que se hizo en los países occidentales. Cuando el Papa pidió perdón, porque se habían malinterpretado sus palabras, el mundo islámico entendió la confusión y ahí acabó todo. Cualquiera, con independencia de su intención, puede equivocarse afirmó. Rabei Osman, ayer, durante su declaración POOL -Defensa (D) ¿Ha oído en esa Germán Yanke PERO SE CONOCEN uelve El Egipcio al banquillo y vuelve por donde solía: nada sabe, nada tiene que ver con el atentado del 11- M y, además, la voz de la grabación en la que se aludía al mismo, no es la suya. Y luego añade que las traducciones son defectuosas en un ochenta por ciento, lo que resulta una aclaración paradójica después de decir que no era su voz. Condena la violencia. Para El Egipcio la maldición de Europa son sus problemas familiares, en los que se extiende, a estas alturas, un tanto morbosamente. Y, pidiendo no ser malinterpretado, cita al Papa que, según su versión, fue comprendido por los musulmanes cuando aclaró que no relacionaba el Islam con la violencia. Comprendido, sí, dijo comprendido... No iba a ser menos Mohamed Bouharrat. Si sus fotos y un libro con su huella estaba en el piso de Leganés es por un amigo, Abderramán, que al pa- NO SABEN NADA V recer era amigo de El Chino. Y Brahim Moussatern sabe aún menos y denuncia haber sido maltratado por la Policía, lo que explicaría declaraciones anteriores sobre su relación con su tío, acusado de ser el líder de una red europea para dar cobijo a terroristas. El joven tiene su cosa porque, a veces, sabe más de la cultura europea que de la árabe y otras más de la árabe que de la europea, lo que impediría preguntar a su tío más allá de la hora. A pesar de tanta inocencia, o precisamente para no contaminar su angélica declaración, no responde al fiscal. Todo lo niegan, pero no pueden negar, al menos, la curiosa red que se teje entre ellos: amigos terroristas en Madrid, tipos que juegan con ellos al fútbol y que luego resultan terroristas, amigos que resultan ser amigos de terroristas... Slimane también conoce a tal y a cual, pero saber, no sabe nada, iba por Madrid persiguiendo una lámpara. Por no saber, ni español, aunque termine contradiciéndose claramente en esa lengua. Alrededor del improvisado salón para la vista hay quien reprocha: si no se da crédito a estas exculpaciones, por qué se lo da cuando niegan relación con ETA. Pero no se trata de creer a los procesados, sino de contrastar sus declaraciones con la realidad. Y la realidad es que el mapa de las relaciones del terror islamista se va aclarando.