Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MARTES 27 s 2 s 2007 ABC AD LIBITUM ZAPATERO SEGÚN OTEGUI RNALDO Otegui, de quien no se sabe muy bien a quién representa... si es que representa a alguien, quiere cambiar un tablero de confrontación por otro de seducción Para empezar, el líder de la izquierda abertzale- ¿patriótica? -se ha mostrado galanteador con José Luis Rodríguez Zapatero, de quien dice que es persona con convicciones y principios y, además, de izquierdas y con valores cívicos republicanos Por si alguien tuviera alguna duda para la tasación precisa de la izquierda separatista vasca, al margen de su capacidad asesina y dinamitadora, obsérvese la empanada mental que M. MARTÍN evidencia el, sin duda, FERRAND bien intencionado bosquejo de panegírico que Otegui le ha dirigido a Zapatero. Los principios y convicciones de Zapatero, ¿cuáles son? Para resumirlos se me viene a la memoria un antiquísimo dibujo de Miguel Miura en el que, en el escenario de una de las ya desaparecidas lecherías, el cliente conversa con su proveedor: -Écheme en esta botella dos litros de leche de vaca. -En esa botella no caben dos litros de leche de vaca. -Bueno, pues entonces échemelos de leche de cabra. Trasladada la escena al caso del actual líder del PSOE, no se trata de una joya del humor del absurdo, sino de una pieza de realismo fotográfico. Los principios y convicciones de Zapatero que tanto le convencen a Otegui, quien seguramente tendrá de los unos y de las otras, pueden ser una nota positiva o, por el contrario, totalmente descalificadores y reprobables. Nos estamos acostumbrando tanto a las palabras huecas, hijas de un pensamiento inane, que resulta fácil acuñar valores en donde sólo hay ruido y apariencia. Otro mérito de Zapatero, en el retrato que le hace Otegui, es ser de izquierdas. ¿Es mejor ser de izquierdas que de derechas? Una hipótesis de esa naturaleza, emitida desde cualquiera de los polos del espectro político, acreditaría la incapacidad democrática de su autor. Ese es un juego maniqueo y perverso que empieza a resultar aburrido y ha marcado el ritmo y la desgracia de nuestra convivencia a lo largo de los tiempos. Todo un síntoma. Cuando más luce Otegui es al reconocer los valores cívicos republicanos de su acostumbrado interlocutor en el poder. ¿Las formas de Estado configuran valores cívicos diferentes? El gran problema de personajes de conducta acreditadamente antidemocrática puestos a dar doctrina y ejemplo democráticos es la confusión que traslucen y pueden contagiar a terceros. Los valores cívicos son un conjunto de supuestos éticos y democráticos que perfeccionan a la sociedad que los reconoce e incorpora a la conducta colectiva. Otegui, si es que puede hablar en nombre de ETA, no tiene autoridad ninguna para hacerlo en nombre del civismo, y por ello su retrato de Zapatero es una esperpéntica caricatura. POR OTRA PARTE EL (DES) INTERÉS DE LA PRENSA A lo mejor están engañados y se creen que, efectivamente, A semana pasada, el referéndum sobre el estatuto sus mensajes llegan a la ciudadanía si hablan con los pede Andalucía no interesó al cuerpo electoral, que riodistas; me temo que no es así y que sus mensajes sólo masivamente se abstuvo de acudir a las urnas. El llegan al adversario, que les contesta también por conducvotante andaluz pasó de referéndum, pero en los dos o tres to mediático, generando un debate que habitualmente sódías posteriores los medios dedicaron muchas páginas y lo interesa y sólo afecta a los propios políticos y a los memucho tiempo a esta cuestión. Como sigamos así, la audios que utilizan. diencia pasará también- -las cifras indican que ya está En la vida política nacional y desde hace ocho o diez pasando- -de comprar y oír unos medios que tratan teaños, la descalificación ha sustituido al razonamas que no les interesan. Si pasa del referéndum miento crítico: ya no se discute, se insulta; pero, ¿por qué le van a interesar los análisis de sus resulcon ser eso malo, todavía más negativa resulta la tados? participación activa de los medios en ese desierto Algunos dirán que al llevar la contraria a sus dialéctico: aceptando la premisa falsa de que su lectores, los medios cumplen su misión, pues tranecesaria posición ideológica les debe llevar a un tan temas que, a pesar de no resultar populares, sí compromiso partidista, en virtud del cual todo lo son importantes para la comunidad. En fin, nadie que hace el político de su cuerda es bueno o muy puede discutir una afirmación tan general y tan bueno y lo que procede del dirigente contrario esbien intencionada, pero de seguir así los diarios JOSÉ MARÍA tá entre muy malo y perverso. acabarán predicando en el desierto y finalmente GARCÍA- HOZ Pero, claro, ésas no son las batallas del persolas rotativas quedarán paradas. Otros dicen que, nal común, cuya vida legítimamente se centra en la eduen el caso de ser real, ese pésimo escenario no es culpa de cación de las criaturas, en la hipoteca, en planear el fin de los medios, sino de los lectores, que no se interesan por tesemana o el puente, en el fútbol, en las relaciones con el jemas importantes, o de los políticos, que cada vez resultan fe y los compañeros de trabajo... Cuestiones todas ellas a más incapaces de tratar asuntos que interesen al común las que los medios dedican mucho menos espacio cronolóde la ciudadanía. gico y o físico que al aburrido rifirrafe político, y en la meQuizás esos argumentos tranquilicen a editores y pedida que los medios son identificados como altavoces de riodistas, en la medida que les convencen de su inocencia esa pelea interminable, van siendo abandonados por el y atribuyen la responsabilidad a la frivolidad de los lectopúblico. res; sea quien sea el culpable, el problema sigue sin resolCuando termine de escribir esta pieza cerraré el ordever: ¿por qué los diarios siguen dedicando páginas y páginador y, como otros días, daré una vuelta por el barrio con nas a cuestiones sobre las que el público ha explicitado su los oídos bien abiertos. En el bar, en los semáforos, en el medesinterés? Mi respuesta es que, cada vez más, los medios tro, en la parada del autobús, nadie habla de política; surenuncian a su papel primigenio de ser y funcionar como pongo que los nombres de Zapatero y Rajoy son de general puente de doble sentido de circulación para comunicar al conocimiento, pero nadie los pronuncia. Se escuchan concomún con las elites políticas y empresariales y viceverversaciones de variopinta naturaleza: cuestiones familiasa. En este momento y desde hace varios años, creo adverres, lúdicas, laborales, de economía personal y doméstica, tir que la comunicación ya sólo es de un sentido: de arriba pero ni en los palacios ni en las chabolas se mencionan los para abajo; adicionalmente, circular, entre los diferentes nombres cotidiana y machaconamente presentes en las grupos de los de arriba. cabeceras de los medios. Y eso no puede ser bueno. Efecto perverso de este progresivo distanciamiento es josemaria garcia- hoz. com que los políticos ya sólo hablan y actúan para los medios. A L -Que más quisieran todos esos de Hollywood que ganan Oscar que tener entre sus vitrinas algún Goya.