Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DEPORTES LUNES 26 s 2 s 2007 ABC ESQUÍ Toni Bou s Campeón del mundo de trial en pista cubierta Sierra Nevada hace méritos para ser sede permanente de la Copa del Mundo ABC GRANADA. Aunque la asistencia de los aficionados no fue la esperada por la ausencia en la competición de María José Rienda, la estación de Sierra Nevada ofreció sus mejores galas al mundo del esquí durante un fin de semana en el que ha sido protagonista de un gigante y un eslalon femeninos. Dos pruebas que han servido para ratificar el buen hacer de la organización, que espera convertirse en el futuro en sede fija de la Copa del Mundo. Ayer se cerró la competición con el eslalon, prueba en la que se impuso la austríaca Marlies Schild, que se aseguró de forma matemática la Copa del Mundo de eslalon (sus 660 puntos no puede superarlos nadie en las dos pruebas que faltan por disputar) y, además, se coloca como líder de la general de la Copa del Mundo, en la que desbanca a su compatriota Renate Goetschl. La salzburguesa, que ha ganado seis de los siete eslalons disputados esta temporada, tiene ahora como nuevos retos el de alcanzar la Bola de Cristal y el de igualar el récord de victorias en idéntica disciplina y temporada, que detenta la croata Janica Kostelic, para lo que necesita ganar en las dos últimas pruebas de eslalon, las de Zwiesel (Alemania) y Lenzerheide (Suiza) Completaron el podio la finlandesa Tanja Poutiainen, segunda, y la eslovena Veronika Zuzulova, tercera. La única representante española, Mireia Clemente, no se clasificó para la segunda manga. Se esperaba con interés la actuación de la sueca Anja Paerson, que llegó a Sierra Nevada un tanto agotada después de su sensacional actuación en el Mundial de Are, donde cosechó tres oros, una plata y un bronce para convertirse en la única esquiadora que ha ganado el título en todas y cada una de las disciplinas alpinas. Sin embargo, ayer no tuvo suerte. Se salió en la primera manga, lo que decepcionó a sus seguidores. Se va de la cita granadina con el cuarto puesto del gigante del sábado, un botín escaso para la enorme calidad que atesora en sus piernas. Casi al mismo tiempo, el austriaco Mario Matt se alzaba con el título de campeón de la Copa del Mundo de eslalon al ganar el de Garmisch. VALIENTE, ARTISTA, SOBRADO Y PREPARADO A los ocho años destacaba en el trial de bicicleta. Su calidad la montó en moto. Es un adelantado a su tiempo, un campeón precoz con experiencia de viejo TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. El anterior campeón del mundo, Adam Raga, sabe que ha nacido una estrella. Una figura que avisaba de su proyección desde el año 2001. Un piloto que nació para el arte sobre un vehículo de dos ruedas. Un chaval que comenzó con el trial de bicicleta y en 1995, a los ocho años, era subcampeón del mundo de Bike Trial Poussin Bou (Piera, 17- 10- 86) no es el clásico joven que a los quince abriles aún no ha decidido si hará ciencias o letras, si Económicas o Periodismo. Toni supo desde que era un crío que viviría sobre dos neumáticos, fueran de bicicleta o de moto. Ha experimentado las dos facetas. Ha quemado, como Pedrosa en el motociclismo, las etapas ideales para llegar a ser un campeón. Bou brilló en el trial de bicicleta durante seis años, desde 1995 hasta 2000, y adquirió una técnica inigualable para inyectarla en el gas de una moto. De hecho, compartió las dos especialidades desde 1999, año en el que se proclamó campeón catalán de cadetes. En 2001, a los catorce, dejó por fin de conquistar cetros universales de bike y se dedicó en cuerpo y saltos a brillar sobre la cabra Montesa. Fue un abuso. Era un alumno aventajado gracias a su extensa andadura en el vuelo sin motor. Sin pelos en la barbilla, tenía la calidad y la experiencia de un veterano. A la primera consiguió el Campeonato de España junior y era segundo en el Europeo de jóvenes en la cilindrada de 250. En 2002, quinceañero, festejó esa corona europea del cuarto de litro young Undécimo en el Campeonato de España, al año siguiente afrontó ya todas las pruebas absolutas. Sumaba dieciséis años y sus únicos rivales eran los famosos: Lampkin, Fujinami, Raga, Cabestany... Los mismos que digerían que Toni sería muy pronto un enemigo de verdad. Por una sencilla razón: cobraba un impuesto añadido que ahora, en 2007, ha hecho efectivo: les tutea en calidad y les supera en juventud. Un cóctel que los cuatro jinetes consideran insoportable. Acaban de confirmarlo. Valiente, audaz, sacrificado, el niño de Piera se ha adjudicado, con veinte años, el Mundial en pista cubierta. Clase y juventud, el cóctel Bou es campeón del mundo con veinte años de edad EFE Grande a los ocho años 1995: Segundo en el Mundial Bike 1998: Campeón mundial Bike 2000: Campeón mundial Bike 2001: Campeón júnior de trial 2003: Campeón de Europa. Decimotercero en el Mundial. 2005: Quinto en el Mundial. Triunfo en el Trial de las Naciones. 2006: Quinto en el Mundial al aire libre, tercero en pista cubierta. Dice Toni que ha sudado mucho hasta alcanzar este reto. Pero es un campeón precoz. Un adelantado a su tiempo. Debutó aquel 2003 con los mejores y se apuntó el Europeo. En 2005 explotó. Venció en el Trial de las Naciones y fue quinto en el Mundial. La pasada temporada le confirmó: victoria en el Trial de las Naciones, al aire libre y en pista cubierta, quinto en el Mundial absoluto y tercero en el indoor Hoy, a los veinte, es el hombre a superar. MOTOCICLISMO Paerson, eliminada Rossi ya marca el récord con la 800 ABC JEREZ. Decía Valentino cuando perdió el Mundial en Cheste que el cambio de cilindrada era un cuento chino. Mejor dicho, japonés. Porque Yamaha y Honda ya fabricaban las nuevas máquinas de 800 con el objetivo de rodar a la misma velocidad adquirida con las máquinas de 990. Cuatro meses de entrenamientos han servido para demostrar que la presunta búsqueda de una mayor seguridad ha sido derrotada por los ingenieros nipones. Los pilotos de MotoGP realizaron en Jerez el último entrenamiento previo al Mundial, que comienza el próximo 10 de marzo con el Gran Premio de Qatar, y Rossi rompió el molde. Con una Yamaha más pequeña, que perjudica a sus medidas, el italiano destrozó la plusmarca del circuito gaditano, con un crono de 1: 38.394. Un tiempo que le otorgó el triunfo en estos ensayos oficiales y que le permitió recibir el BMW que premia al ganador de estas jornadas. Un registro que marcó en el último giro. Vale celebró el éxito con un espectáculo de cabriolas sobre su máquina en una inolvidable vuelta de honor. Dani Pedrosa, que acabó segundo, perdió el BMW por apenas 133 milésimas. El duelo entre el veterano y el novel se prepara calentito.