Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CIENCIAyFUTURO LUNES 26 s 2 s 2007 ABC La central nuclear de Lemóniz, que nunca albergó material radiactivo alguno, ofrece actualmente esta imagen de abandono y desolación Lemóniz, el final del camino La construcción de esta central nuclear, que nunca entró en funcionamiento, costó 1.300 millones de euros... Ahora, el Gobierno quiere vender los terrenos y propone aprovechar las instaciones para una futura central eléctrica de ciclo combinado POR LUIS MIGUEL DEL BARRIO FOTO FERNANDO GÓMEZ MADRID. El Ministerio de Industria quiere iniciar el procedimiento de enajenación del emplazamiento energético de la central nuclear de Lemóniz (Vizcaya) cuyo recinto mide unos 55.000 metros cuadrados. En otras palabras, el departamento que dirige Joan Clos ha optado por vender los terrenos y las instalaciones de lo que nunca llegó a ser una central nuclear en activo, si bien en ella la compañía Iberduero (la antigua propietaria) invirtió alrededor de 1.300 millones de euros (unos 216.000 millones de las antiguas pesetas) según fuentes del sector energético consultadas por ABC. La decisión de paralizar Lemóniz definitivamente se tomó en 1994, si bien es verdad que ya diez años antes, más concretamente en junio de 1984, el Congreso de los Diputados dio vía libre a la desaceleración del programa de construcción de centrales nucleares a través de la denominada parada nuclear Previamente, la organización terrorista ETA se había opuesto frontalmente a la construcción de Lemóniz, contra la que atentó de distintas maneras, segando brutalmente la vida de tres obreros y dos ingenieros que trabajaban en dicha central nuclear. decir que, desde entonces, todos los consumidores de energía eléctrica han pagado poco a poco, y siguen pagando, la hipoteca de Lemóniz, cuya factura asciende a 1.500 millones de euros. Ésa es, al menos, la cifra que fuentes de Iberdrola, actual propietaria de los terrenos de Lemóniz, aseguran que esta empresa ha recibido hasta el momento como compensación por el cierre de la central. mientos urbanísticos y, en este sentido, apunta la posibilidad de que Lemóniz se pueda reconvertir en una central de ciclo combinado es decir, en una central de producción de Edificios e infrastructuras El cierre pasa factura Así las cosas, y una vez aprobada la Ley de Ordenación del Sistema Eléctrico Nacional en 1994, Lemóniz se cierra a cal y canto, pero dejando bien claro cómo se realizaría la compensación al propietario por las inversiones realizadas hasta entonces: Mediante la afectación a este fin de un porcentaje de la facturación por venta de energía eléctrica Eso quiere Dentro de este contexto, el Ministerio de Industria subraya que, una vez tomada la decisión de cerrar Lemóniz, se fueron vendiendo todos los equipos y componentes de la central y en la actualidad únicamente se mantienen los edificios e infraestructuras básicas que integraban el proyecto Sin embargo, el Ministerio estima que no pocas tomas y líneas pueden ser aprovechadas todavía para el desarrollo de nuevos proyectos energéticos compatibles con los planea- Se comenzó a construir en 1973, pero el Gobierno paralizó sus obras en 1984, tras una brutal ofensiva de ETA Aunque muchos de sus equipos han sido vendidos, Lemóniz aún conserva valiosas tomas y no pocas líneas Industria quiere vender todo lo que allí queda a través de un concurso que se publicará en el BOE en mayo o junio energía eléctrica por medio de gas. Por esa razón, y con el fin de favorecer la concurrencia de todas aquellas empresas que pudieran estar interesadas en la compra el Ministerio ha decidido que se proceda a la celebración de un concurso público para la enajenación de la parte del emplazamiento en la que se ubican las instalaciones de la central En el procedimiento ideado ahora por Industria para poner en valor el emplazamiento de Lemóniz a precios de mercado, un portavoz autorizado de Iberdrola recuerda que esta empresa tiene derecho de tanteo respecto a las demás ofertas presentadas si iguala el precio de la mejor Por lo tanto, añade, es evidente que la compañía tiene dos opciones: Presentar su propia propuesta o esperar a que otras empresas hagan sus ofertas y luego igualarlas ¿Qué es lo que hará finalmente? De momento, Iberdrola está estudiando su postura concluye la citada fuente. Por lo demás, Industria también quiere que el importe de dicha enajenación se aplique a la reducción del importe pendiente de compensación del proyecto de la central nuclear de Lemóniz y, en consecuencia, a la disminución de la carga sobre la tarifa eléctrica Es decir: con la venta de Lemóniz, los españoles verán reducida su hipoteca eléctrica cuando paguen sus recibos de la luz. Según las previsiones del ministro Clos, el período de presentación de ofertas se abrirá en mayo o junio de este año, una vez hayan sido elaboradas las bases de este concurso Todo ello le parece bastante lógico a uno de los ingenieros que en su día trabajaron en la construcción de la central de Lemóniz, el cual habla con ABC bajo la condición de que su nombre sea guardado en el anonimato. En su opinión, Lemóniz es el emplazamiento idóneo para una central de ciclo combinado que produzca energía eléctrica con gas, pues de las antiguas instalaciones aún se pueden aprovechar cuestiones tan vitales como el agua para refrigerar, los tendidos eléctricos, distintas subestaciones y todos los permisos legales que se requieren Además, comenta que los dos edificios de contención todavía están allí, si bien en estos momentos son la viva imagen de la desolación y el abandono En realidad, continúa, se han vendido válvulas, tuberías y bombas- -como si de un almacén que tuviera a la venta los productos se tratara- pero no mucho más, salvo las tapas de las vasijas, que se vendieron en su día a Francia Por eso, piensa que la idea del Ministerio es buena ¿Una central de gas? El coste de la moratoria suma 4.278 millones de euros El parón nuclear decidido por el Gobierno socialista en el año 1984 afectó a un total de cinco centrales nucleares: Lemóniz I y II, Valdecaballeros I y II, y Trillo II. Sin embargo, se dio luz verde a Trillo I y Vandellós II. La central de Lemóniz se descartó porque, según se dice en el Plan aprobado entonces, era la opción más desfavorable para la seguridad de las personas, al igual que en cuanto al riesgo de daños económicos asociados a un potencial accidente Fuentes del sector energético recuerdan que la moratoria nuclear fijaba el cobro de 4.278 millones de euros, de los que aún faltan por percibir 783,43 millones. La compañía Iberdrola reconoce que ya ha recibido alrededor de 2.600 millones de euros, teniendo pendiente de cobro otros 595,6 millones, de los que 408,18 corresponden precisamente a su participación en Lemóniz, 181,7 millones a Valdecaballeros, y 5,8 millones a Trillo II.