Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID LUNES 26 s 2 s 2007 ABC Zarita se cura a los compases de Chopin Más de cuatro mil niños ingresados en el Hospital La Paz se han beneficiado ya de las ventajas terapéuticas de la música en vivo s Los artistas recorren, entre otras, las zonas infantiles de Oncología, Trasplantes y Cuidados Intensivos POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTOS JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Zarita sólo tiene dos años y una cicatriz que le cruza de lado a lado su pequeña tripita. Está sentada en la cuna. A su alrededor, tubos y cables. Se toca la sonda nasogástrica. Le molesta. De repente, sus grandes ojos oscuros se encienden: María Jesús y César acaban de entrar en su habitación. La primera agarra una guitarra, el segundo una flauta. Y ambos se ponen a tocar y a cantar para la pequeña enferma que, agradecida, les obsequia con una enorme sonrisa. Tan chica y tan educada. Lo importante es que su estado físico y psicológico mejora con la música en vivo, con esta actuación que es para ella solita. Estamos en la sexta planta del Hospital General de La Paz, una unidad especial para trasplantados infantiles. Aquí todos los niños han sufrido en sus carnes una cirugía mayor, con aislamiento, acostumbrados a que todos los que se acerquen a ellos lleven mascarilla y se hayan lavado las manos. Pero hay algo que les llena de alegría: cuatro veces por semana los músicos les cantan y les tocan alguna canción. coterapia, un programa integrado en su Plan de Humanización del centro que lleva tres años en funcionamiento. La música- -casi siempre en vivo- -entró en La Paz a través de su Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos. De ahí pasó a Nefrología (Diálisis) Oncología pediátrica, Trasplantes y Neonatología. Ahora andan a vueltas con un proyecto piloto para aplicar la terapia musical a familiares y cuidadores de enfermos de Alzheimer que se encuentran en el servicio de Neurología. El objetivo, en todos los casos, es reducir la carga emocional y la ansiedad que soportan pacientes y familiar a veces, incluso, durante un largo periodo de internamiento. Los musicoterapeutas de La Paz trabajan por amor al arte, no en el sentido peyorativo de la frase, sino porque, en realidad, les gusta hacer felices con sus cánticos y sus acordes a todos los niños hospitalizados. El padre de Zarita, Patricio Jiménez, es el primero en reconocer que su niña mejora en cuanto ve entrar a estos artistas, como les llaman tanto los niños ingresados como sus familia. No podemos evitar- -dice Patricio- -que la cría se agobie. Pasó muy a menudo cuando estaba en la UCI. Y notamos que la música la relajaba, la dejaba más calmada. Sonreía y su cara se iluminaba Este hombre, de origen ecuatoriano, nos cuenta que a su hijita le diagnosticaron una atre- Reducir la ansiedad La pequeña Zarita, junto a su padre, escucha la música y las canciones de César y María Jesús sia biliar (malformaciones en las vías biliares) y que no había más remedio que realizar un trasplante de hígado. La donante de una parte de su hígado fue la madre de la pequeña. Hoy, transcurrido más de un mes de aquella intervención quirúrgica, Zarita evoluciona favorablemente. La música también ha tenido algo que ver. entre el hospital La Paz y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) que, además, servirá para realizar un completo estudio de investigación sobre el efecto de la música en los pacientes. Se cuenta con la colaboración del Master de Musicoterapia Avanzada de la Facultad de Medicina de la UAM que permite que tres musicoterapeutas y trece alumnos del master puedan ofrecer sus raciones de alegría cuatro veces por semana por los pasillos de La Paz. Alicia Lorenzo y María Jesús del Olmo- -la que acaba de cantarle a Zarita- -son coordinadora y subdirectora respectivamente del master de la Autónoma. Las dos son profesoras y, según nos dicen, lo más bonito que se les puede llamar es musicoterapeuta. Están encantadas con este proyecto. Lo viven. Alicia explica que todos los alumnos del master de musicoterapia son li- La madre, donante Herramienta terapéutica La aplicación de la música como herramienta terapéutica se realiza a través de un convenio Raciones de alegría En vivo y en directo Es musicoterapia y están más que demostrados sus resultados clínico. Esta técnica, por ejemplo, hace que aumente la saturación de oxígeno y que disminuya la frecuencia cardíaca. Hasta hoy, más de cuatro mil niños han recibido la atención directa de los musicoterapeutas en este centro hospitalario madrileño. El Hospital Universitario La Paz, perteneciente a la red asistencial de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, es pionero en la musi-