Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID LUNES 26 s 2 s 2007 ABC AL DÍA SE DICE, SE COMENTA El PP presentó ayer en la Casa de Campo su programa marco para las elecciones municipales y autonómicas del próximo 27 de mayo, coordinado por la dirigente del PP Soraya Sáenz de Santamaría. Los populares han puesto en marcha un programa personalizado a través de internet (www. agendaparaelfuturo. es) que ofrece a cada usuario unas propuestas a su medida, ajustadas a lo que más les preocupa. Soraya se lo explicaba así al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, justo antes de comenzar el acto de presentación CARTAS DE LOS LECTORES de las 680 propuestas. El alcalde quiso hacer la prueba en un ordenador que había allí. Entró en la página web, introdujo sus datos, sus preferencias, sus preocupaciones y esperó a que se procesara toda la información para tener un programa hecho a su medida. La primera propuesta que apareció, personalizada para el alcalde, fue... la elaboración de un Estatuto de Gobierno local, que debe fijar las competencias de los ayuntamientos y su financiación. No podía ser de otra manera tratándose del alcalde de Madrid, quien leyó la propuesta con sentido del humor. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepase el espacio destinado a ellas. Luis Prados de la Plaza Suceso en el Metro Anoche, hacia las 22 horas, en Madrid, tras una agradable velada de sábado noche con mi novia, nos propusimos volver a casa en Metro (por eso de que vuela) Al llegar al andén 1 de la línea 1 de la estación de Sol de la capital de la octava potencia económica del mundo, nos encontramos con un revuelo que resultó ser el resultado de una BOLARDOS asado de rosca el calendario oficial del Carnaval- -que ahora ya no se respeta casi nada, dentro de esa gran mentira que llaman tradicional y madrileña los jaleadores del bodorrio, en la expresión mexicana de fiesta desordenada y mal hecha el concurso y trinca de un billete para viajar a Nueva Orleáns, como premio otorgado por un establecimiento de copas y collares para jóvenes ganadores del atrevimiento y las provocaciones de máximas calenturas, mediante el restriego de carnes y a máscara limpia, me confirma la fama del febrero loco, loco de atar, como una cabra, que dicen por mi tierra. Parece que la tradición de tal juego también es tradicional, aunque de origen francés, y ha salido una tal Kim a ponerse ciega delante de un personal poco entrenado en el fino gusto de las fiestas sociales. A su lado, la misma Kim Novak (que no era ninguna tontería, en su Picnic de hace más de medio siglo, en trance de pasarlo teta habría hecho el mayor de los ridículos. No sé si Larra, cuando afirmó su catálogo acerca de todo el año es Carnaval imaginaba estos espectáculos, aunque supongo que al día de hoy estaría conforme con la propuesta de un cambio más moderno en el simbolismo del entierro de la sardina un suponer, necesitado como está el espacio urbano de impedir atosigamientos, entre la abundancia de ingredientes innecesarios para la ensalada, por muy bien que la aliñen con pimienta y vinagre. Entre las cosas que le faltan a Madrid no sabría precisar ahora mismo, aunque la consulta a cualquiera de los programas electorales (de los pasados o próximos comicios, lo mismo da) puede servir de idea... En cambio, entre los artilugios que le sobran a Madrid es un clamor la excesiva implantación de parquímetros, así como la mayoría ¡mayoría absoluta, oiga usted! de bolardos con su corazón partío y las aceras cochambrosas, que abollan las carrocerías y, lo que es peor, rompen las piernas de los viajecitos. Lo digo sin acritud: la siembra del bolardo es otra fiesta desordenada y mal hecha P caída a las vías de una señora seguido por el habitual corrillo de espectadores curiosos, fruto de un metro saturado un sábado por la noche. En vista de lo sucedido, mi preciosa novia, médico de profesión, decidió asistir a la mujer, que en ese momento sufría una conmoción en la cabeza por el golpe, a la vez que se avisaba a la seguridad de Metro y al Samur. Pues bien, aunque parezca increíble, y a pesar de estar en la estación más céntrica, concurrida y expuesta a incidentes de Madrid un sábado por la noche, el Samur tardó en llegar 35 minutos desde el incidente, y unos 30 desde el aviso. Y digo yo... ¿es aceptable estar desangrándose en un andén del Metro durante media hora sin que aparezca ninguna asistencia médica? Espero que esta carta sirva para que no se vuelva a repetir. Por cierto, al volver a casa estuvimos parados varias veces en un túnel por incidencias del servicio ¡La suma de todos! Gonzalo Rodríguez Marín Viviendas El Sr. Simancas infravalora la inteligencia de los madrileños cuando promete garantizar un piso a los que ganen menos de 28.775 euros al año. Cuando se dicen estas tonterías es porque no se tienen ninguna otra cosa más importante que decir. Este señor, siendo al parecer un buen hombre, no está preparado para ocupar un cargo tan importante como la presidencia de la Comunidad. Francisco Rodríguez FRANCISCO SECO Media maratón en Latina La Casa de Campo y varias calles de Latina acogieron ayer la segunda edición de la Media Maratón del distrito, en la que participaron unos 2. 500 corredores. En un ambiente festivo, y pese al mal tiempo, los participantes disfrutaron de una prueba que terminó en la pista de atletismo del Polideportivo de Aluche. DIMES Y DIRETES Rafael Puyol Instituto de Empresa SEGURIDAD SOCIAL ace días, en una reunión de trabajo organizada por el Club de Roma, escuché al Secretario de Estado de la Seguridad Social una disertación sobre los logros y desafíos del Sistema. Su intervención me pareció mesurada, vislumbradora y objetiva. Y en su transcurso me acordé de las divertidas historias que me cuenta mi amiga santanderina Aurora, una legendaria e inteli- HISTORIAS DE LA H gente trabajadora de la institución, con un largo historial laboral a sus espaldas. La historia, por ejemplo, de la Sra. que se acercó un día a la ventanilla interesándose por la subvención del polvo de mi marido Atónita, pero colaboradora, mi amiga le suministró el impreso para solicitar un premio de natalidad, aquella pequeña suma con la que se reconocía el esfuerzo reproductor de nuestros ciudadanos. Volvió al día siguiente la demandante, la compostura turbada y el ánimo receloso, aclarando su petición. Su marido tenía silicosis (el traicionero polvo del carbón) y quería conocer sus opciones para obtener una pensión de invalidez. Las dos siguientes anécdotas tienen también un trasfondo de invalidez. El protagonista de la primera fue un hombre interesado en saber el número de días de cotización necesarios para soli- citar una pensión de aquella naturaleza. Eran 1.800 días, pero el funcionario que lo atendía, ocupado a la vez en otras cosas, le dijo que 1.800 años, a lo que el paisano se limitó a responder, con más estupor que indignación, con un contundente: Joder. La madre que me parió El otro candidato a esa clase de pensión fue requerido a cubrir un impreso en el que además de sus datos personales se le pedía declarar el régimen al que pertenecía. No puso su cruz en ninguno de los mencionados expresamente en la solicitud (general, minería, agrario, empleado del hogar, Lo hizo en la casilla de otros regímenes aclarando su específico estatus personal: Nada de grasa, poca sal y ni una gota de alcohol Quizás con ello pretendiese sensibilizar el ánimo del otorgante, pero, en cualquier caso, confesaba un régimen austero que le auguraba un largo futuro como pensionista. Y una historia más, ésta protagonizada por una trabajadora autónoma que pretendía una baja por enfermedad. Le dijeron que, con otros documentos, debía exhibir el parte de baja y tres de confirmación (de la baja) Tardó mucho tiempo en volver y cuando mi amiga se interesó por las razones de su larga ausencia, le contestó: Es que el cura de mi parroquia no me quería dar los tres certificados de confirmación Ya saben que la regla de oro para diseñar un cuestionario que pida datos a las personas es hacerlo con la mayor sencillez, como si tuviera que ser cubierto por alguien sin demasiada formación y con una cierta propensión a la vagancia. No estoy seguro de que nuestras Administraciones sigan siempre esa norma. Como ustedes habrán podido comprobar es que, a veces, piden unas cosas,