Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M LOS ABOGADOS DE LOS ACUSADOS LUNES 26- -2- -2007 ESPAÑA 21 LAS DEFENSAS DE LOS 29 PROCESADOS POR EL 11- M Jamal Zougam José Luis Abascal Basel Ghalyoun José Luis Abascal Suárez Trashorras Gerardo Turiel Rafa Zouhier Antonio Alberca Fouad El Morabit Mouhannad Almallah Hamid Ahmidan Eva Aragón Fernández Jesús Andújar Urrutia Andrés Arévalo Antonio Toro J. Carlos Herranz Othman El Gnaoui Beatriz Bernal Fadual El Akil José Luis Laso Mohamed Bouharrat Saed El Harrak Rachid Aglif Andrea Chaladis M Isabel García Moreno Bernardo Monfort Iván Granados Carmen Toro Mónica Teresa Peña Miguel García Pajuelo Javier Glez. Díaz Santiago Tejero Emilio Llano Pilar Gómez Pavón Raúl González Endika Zulueta Sergio Álvarez Iván Reis Carmen Pérez Calera M del Mar Ramos En negrita acusados Abogados de pago Abogados de oficio ABC Nasreddine Bousbaa Slimane Aoun Ricardo López Sánchez Cristóbal Gil Hassan El Haski Brahim Moussatem Mohamed Moussatem Youssef Belhadj Larbi Ben Sellam Abdelmajid Bouchar Eduardo García Peña Miguel García Pajuelo Fco. Andújar Ramírez Julio Sánchez Juan Jesús Yebes J. Luis Borraz Rabei Osman Endika Zulueta signación (son conscientes de que están prestando un servicio público) sino por el trabajo que han desarrollado en este complejo sumario durante los últimos tres años y la dedicación absoluta a la que se ven abocados hasta el verano. Algunos incluso corren el riesgo de encontrarse a su vuelta, allá por septiembre, con una cartera de clientes bajo mínimos. Los abogados de oficio del 11- M van a cobrar un máximo de 20.000 euros, una cantidad que a priori incluye un hipotético recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Esta cantidad es excepcional, y se consiguió por un acuerdo entre el Colegio de Abogados de Madrid y el Ministerio de Justicia, aunque los abogados lo vieron insuficiente. Los 20.000 euros contrastan con la minuta que pueden devengar los abogados de libre designación. Tampoco los criterios orientativos fijados por el Colegio de Madrid, que datan de 2001, prevén un macrojuicio de estas características, pues tal y como están regulados estos baremos, los honorarios valdrían lo mismo para un robo de un delincuente común que para la mayor matanza de la historia de España, Ahora mismo hay 1.500 abogados en el turno de oficio penal, de los que sólo una parte de ellos prestan sus servicios en la Audiencia Nacional, pues se requiere una mayor especialización y experiencia. LOS ROBIN HOOD DE LA JUSTICIA Veintidós abogados de oficio con una media de 15 años de ejercicio han peleado durante tres años por llegar a este juicio con los deberes hechos POR NATI VILLANUEVA MADRID. Ni la televisión ni los grandes casos les han hecho populares y, sin embargo, en poco tiempo se van a encontrar con una fama que no han buscado. Todo porque el azar quiso que aquel día, en el que sus respectivos clientes fueron detenidos, estuvieran de guardia en el turno de oficio. Son abogados cuya media de edad se sitúa en los 40 años, llevan un mínimo de 15 de ejercicio y en todos los casos su fuente principal de ingresos proviene de clientes particulares. Para ellos el turno de oficio no es una forma de ganar dinero ni tampoco una plataforma de lanzamiento al ejercicio de Hasta 20.000 euros la Abogacía. No lo necesitan. Son letrados que ya cuentan con una amplia experiencia profesional, que en todos los casos se concreta en un mínimo tres años de colegiación y cinco en el turno penal general (los requisitos que exige el Colegio de Madrid para acceder a la Audiencia Nacional) Todos ellos enmarcan esta otra faceta de su trabajo en la prestación de un servicio público, la de asistir a aquellos que no pueden costearse un abogado de pago. Hace ocho meses sus rostros aparecieron en los medios. Era la primera vez que se dejaban ver en público desde que comenzó la instrucción de la causa, durante la que habían permanecido en el más absoluto anonimato. Incluso en aquella ocasión, en la que convocaron una rue- da de prensa para denunciar las dificultades con las que se estaban encontrando en el ejercicio del derecho de defensa, costó mucho reunirles. Denunciaron la insuficiencia de medios económicos y materiales para poder llevar a cabo la defensa de sus clientes en las mejores condiciones posibles. Se les vapuleó y se les llamó peseteros cuando lo único que pedían era dinero para poder desplazarse a cárceles de Andalucía- -para hablar con sus clientes- -o intérpretes para poder comunicarse con ellos sin recurrir a los gestos. Los 22 abogados de oficio se han esforzado por llegar al juicio con los deberes hechos, por intentar compaginar el estudio de esta excepcionalísima (por voluminosa y compleja) causa con la atención que merecen sus clientes, lo que han conseguido después de muchos años de esfuerzo y algún que otro disgusto. Además, están dando una auténtica lección de profesionalidad al no poner ninguna piedra en el camino para posibilitar el arranque y desarrollo de esta vista, que califican como un segundo Nuremberg La defensa de sus clientes no les plantea ningún problema de conciencia. Todo el mundo tiene derecho a que un abogado le defienda, y eso es para nosotros tan sagrado como lo es para un médico operar a un paciente con independencia de quién sea el paciente. Defender a un presunto terrorista no significa que empatices con él. Y eso tienen que saberlo las víctimas