Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 25 de Febrero de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.311. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 3,20 Bélgica: 3,00 Estados Unidos: 3,50 USD. Francia: 3,05 Irlanda: 3,00 Italia: 2,80 Holanda: 3,00 Portugal: 2,45 Reino Unido: 1,80 LE. Suiza: 5.40 CHF. Marruecos. 30 Dh. Irene Lozano CON LOS BÁRBAROS EN EL ALMACÉN abía días que se hacía de noche sin quellegaranlosbárbaros, perocuando los nuestros se acercaban a otear la frontera no volvían diciendo que los bárbarosno existen, como presumió Kavafis. Sino habíanarribado a la hora del crepúsculo era sólo porque sus pateras habían naufragado a unas millas de Algeciras. La constatación de que los bárbaros existen mostró la inconvenienciadeesperar sentados en la plaza, como los cónsules kavafianos. Se idearon métodos para contenerlos en las fronteras: muros, cercados, vallas, tapias, cancelas, sirgas. Y las mafias empezaron a cobrar a precio de oro su portazgo o su viaje en cayuco hasta Canarias. Pero era sólo cuestión de tiempo que la montaña de cadáveres de quienes lo intentaron primero facilitara el salto a los que venían detrás. O que amurallada una playa, los bárbaros encontraran otra para desembarcar. Cuando eso ocurre ya están dentro, es decir, ya es demasiado tarde. Por eso últimamente pareció juicioso a los cónsules alejarlas fronteras, loque equivalea multiplicarlas. La criba se presume más eficaz porquecomienza más abajo ya quelosvecinos africanos, previo pago, vigilan costas y lindes, viejos lugares de paso que quedan convertidos en obstáculos de la carrera. Un buen día se vuelve a hacer de noche sin que lleguen los bárbaros, y cada cual prosigue sus rutinas, presintiéndolos en el fondo del mar. De pronto un mensaje cifrado en morse alerta de que se ha rescatado a cuatrocientos en un barco a la deriva. Y el hallarlos vivos supone tal contrariedad que llevan tres semanas confinados en la tierra de nadie de un almacén portuario. Y los cónsules aturdidos van y vienen a la India o Senegal y los policías duermen su resignación tirados en el suelo. Porque ahora España limita al sur con un galpón de Nuadibú. H Momento del encuentro entre Mater Ecclesiae y la Pontificia Universidad Gregoriana, primer partido de la Clericus Cup AP ¡Goles por amor de Dios! El fútbol traspasó otra frontera. La del Vaticano, que estrenó su Mundial la Clericus Cup, un campeonato entre 16 equipos de seminaristas y sacerdotes de todo el orbe. La FIFA tiembla. ¡Qué Dios la pille confesada! JOSÉ MIGUEL MATA os caminos del Señor son inescrutables. Y desde ayer, al menos para los 311 sacerdotes y seminaristas que participan en el I Mundial del Vaticano llevan hacía la portería contraria. Hasta junio, todos buscarán el gol como forma de comunión universal. E intentarán honrar a Dios aplastando al compañero de fe. Con la esperanza de llevarse el título y versionar en salmo el We are the champions de Queen. Sin la menor caridad con el contrario. Si alguno pensaba que entre colegas no se iban a pisar las sotanas, se equivocó. El ambiente festivo, los centenares de hinchas que acudieron al estreno y la sonrisa del cardenal Pio Langhi al hacer el saque de honor dio paso al encuentro inaugural entre los brasileños- -19 de sus 20 jugadores son de la nacionalidad del fútbol -del equipo de la Pontificia Universidad Gregoriana contra el combinado de los seminaristas del colegio Mater Ecclesiae, formado sobre todo por mexicanos, ecuatorianos y colombianos con la aportación de un camerunés, Salomon M Moo, quien afirmó ser de la misma tribu que Samuel Eto o, el delantero del Barcelona. Y como en el Vaticano todos son de Dios, a los brasileños no les salvó su religión ni mucho menos ser eso, brasileños. La ley del fútbol mundial la marcarán ellos, pero en las tablas de la clasificación vaticana figurarán como los primeros colistas pues el Mater Ecclesiae les dio un repaso. Hasta en seis ocasiones tuvieron que poner una y otra mejilla. Al final, 6- 0. ¿Qué fue de la piedad? Excesiva penitencia para los pocos pecados que se les suponen a los participantes. El mexicano padre Arreola (dos goles) fue la estrella de los vencedores, cuyo técnico, su compatriota Marco Morales, jugó en la Tercera mexicana hasta que sintió la llamada El Mundial del Vaticano lo disputan 16 equipos divididos en dos grupos. Los cuatro mejores de cada uno pasarán a cuartos y de ahí, en eliminatorias tipo Champions hasta la final. Los partidos duran 60 minutos (dos periodos de 30) se puede pedir un tiempo muerto en cada parte y el árbitro, además de la amarilla y la roja, puede mostrar una tarjeta azul, que supone la expulsión durante cinco minutos. L