Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25- -2- -2007 DEPORTES www. abc. es deportes 93 Torres por fin acabó con su sequía goleadora frente al Madrid, aunque no con su mal fario: aún no le ha ganado IGNACIO GIL El Atlético sí que perdona dos veces Como en el Bernabéu fue muy superior al Madrid, pero no fue capaz de rematarlo s Higuaín empató en una acción aislada s Daudén perjudicó mucho a los rojiblancos ENRIQUE ORTEGO MADRID. Nadie como el Atlético tropieza tantas veces en la misma piedra. Y ninguno como el Real Madrid para sacar algo de la nada. Ya en el Bernabéu el Atlético le pegó un buen meneo futbolístico al Madrid. No le ganó porque los rojiblancos toda la vida han estado peleados con la lógica y porque el Kun falló el gol del novato, pero lo de anoche en el Vicente Calderón fue bastante más escandaloso. El Atlético se llevó por delante al Madrid desde el primer suspiro y que llegara al descanso sólo con un gol de ventaja es como para pensar que los blancos pagan mucho mejor a su ángel de la guarda. El Atlético era un equipo que salió a ganar. El Madrid, una caricatura que salió a especular. El Atlético quiso ser protagonista. El Madrid, actor secundario. Capello tuvo que buscarle un recambio a Van Nistelrooy, que tarde o temprano tenía que acusar el agotamiento de jugar todos los partidos y todos los minutos. Optó por colocar a Higuaín arriba y todos detrás. Tan desorientados como amontonados. El resto es mérito de los de Aguirre, que salieron como poseídos. Presionaron en todo el campo, buscaron las bandas, trenzaron por el centro. El gol de Torres- -por fin rompía su maldición contra el Madrid- -agigantó sus convicciones y pudieron medio cerrar el partido al cuarto de hora, pero Daudén y su juez de línea se equivocaron por partida doble. El árbitro, porque debió pitar penalti- -en esta acción no hay ley de la ventaja- -por el agarrón de Emerson a Agüero y el auxiliar, por levantar la bandera y anular el gol de Perea, que no estaba en fuera de juego. Ni esa acción amedrentó al Atlético ni despertó al Madrid. Estaban los blancos horriblemente colocados. Guti, teórico segunda punta, estaba más cerca de Emerson, incluso por detrás, que de Higuaín. Raúl, en la derecha en busca de diagonales que no podía tirar porque su equipo no tenía nunca el balón. Reyes, en la izquierda detrás de Seitaridis y el pobre Gago, impotente de lo que se le venía encima. El Atlético jugaba con un ritmo alto, muy alto. Con una intensidad desconocida y sólo sus problemas ante el gol le impidieron sacar mucha más renta de su impresionante trabajo táctico, técnico y físico. Casillas también puso de su parte con un paradón a Galletti y só- Atlético de Madrid Real Madrid Atlético de Madrid (4- 4- 2) Leo Franco; Seitaridis, Peres, Zé Castro, Antonio López; Galletti (Mista, m. 72) Luccin, Maniche, Jurado; Agüero y Fernando Torres. 1 1 Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Salgado, Helguera, Cannavaro, Miguel Torres; Raúl, Gago (Diarra, m. 52) Emerson, Reyes (Cassano, m. 46) Guti (Marcelo, m. 77) e Higuaín. Árbitro: Daudén Ibañez. Expulsó a Cannvaro por dos amarillas (13 y 83) Amonestó también a Luccin, Cassano, Miguel Torres, Guti, Galletti, Diarra y Casillas. Goles: 1- O. m. 11: Torres. 1- 1. m. 62: Higuaín. al no mostrar la segunda amarilla a Cannavaro, que en una misma jugada hizo dos faltas consecutivas. Un minuto después, en una maravilla de pase de Cassano, Higuaín se estrenó como goleador al resolver ante Leo Franco, después de otro desajuste por el centro de la zaga rojiblanca. De quedarse con diez, al empate. Cambió por arte de magia ese tanto el panorama. De pasarse a jugar en el campo blanco, se pasó a jugar en el rayado. Al Atlético se le apagaron las luces y sus piernas que en la victoria respondían comenzaron a acusar el esfuerzo realizado. El Madrid respiró por la figura de Diarra y porque por fin apareció Guti para dar una pausa. Irse él y volver el Atlético a la carga fue todo uno. Y entonces apareció el de siempre: Casillas. Hasta tres acciones de mérito, la última con el pie en remate de Agüero, no sin que antes el árbitro tuviera que expulsar a Cannavaro después de su enésima falta reiterada... pero veinte minutos más tarde de merecerlo. Casillas vuelve a ser el salvador Perdón a Cannavaro lo al final el Madrid dio muestras de su existencia con un par de llegadas en sendos errores defensivos. Después del ridículo del primer tiempo, Capello se acordó del perdonado Cassano, al que metió en la izquierda. Poco después recurrió a Diarra. El Atlético salió con la misma fiereza y volvió a tomar el mando. Volvió el árbitro a echar otra mano a los blancos