Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 s 2 s 2007 Ahorro e Inversión ECONOMÍAyNEGOCIOS 53 COMPARATIVA ENTRE EL OKAVANGO DELTA Y EL BANKINTER KILIMANJARO Cotización en base 100 124 120 116 112 108 104 100 96 Sep. Nov. BK Kilimanjaro Ene. Mar. May. Jul. Sep. Nov. Ene. CONSULTORIO BANCA PRIVADA Depósitos o activos de deuda estructurados ¿A qué tipo de inversores interesan los productos de inversión estructurados? Los productos estructurados han ganado interés como instrumentos para diversificar carteras. Las posibilidades que ofrecen son muchas, con la ventaja de que se conoce a priori el riesgo que se asumirá con la inversión. Un producto estructurado es un instrumento de deuda, bono o certificado cuya rentabilidad está ligada a la evolución de un activo subyacente, independiente del emisor del instrumento de la deuda. Es un vehículo de inversión muy flexible y se suele presentar en formato deuda o depósito. La inversión en estructurados permite determinar un nivel de riesgo de la inversión con total precisión y se puede fijar matemáticamente. Es posible elegir a la carta en qué se quiere estar expuesto, pero no hay por qué invertir directamente en eso, únicamente en algo que esté relacionado o vinculado. También se puede decidir que el rendimiento sea fijo (un cupón definido) o variable (reflejo de evolución del rendimiento del subyacente) En cuanto al horizonte temporal, se puede invertir desde en pocos meses hasta en varios años. Cuanto mayor sea el plazo, más posibilidades y más atractivo es el producto. Lo más normal es que el producto se estructure en dos partes: la compra de un bono cupón cero al plazo escogido que garantice a vencimiento el capital, y la compra, con el importe restante y minorado por las comisiones, de una opción de compra sobre el subyacente seleccionado (índice, fondo, acciones... A vencimiento, si el subyacente sube, se ejercita la opción y se obtiene el capital garantizado más la ganancia. Si el subyacente cae, no se ejercita la opción y el inversor reembolsa únicamene el capital garantizado. Esta garantía de capital oscila normalmente entre el 90 y el 100 aunque existen casos en los que no se garantiza nada del capital a vencimiento. Estos productos dependen fundamentalmente de tres variables: el tipo de interés al plazo que se diseña el producto; la volatilidad del mercado al que se referencia el producto; y las comisiones que soporta el mismo. Cuanto mayores sean los tipos de interés, más baja sea la volatilidad y más reducidas sean las comisiones aplicadas, más atractivo será el producto. En cuanto a los inversores a los que se dirigen este tipo de producto, hay claramente dos tipos diferentes. Por un lado, tenemos a los clientes institucionales (gestoras de fondos, gestoras de planes de pensiones, banca privada, cajas de ahorros, compañías de seguros... que buscan productos estructurados muy concretos y con subyacentes muy definidos. Y, por otro lado, tenemos a los clientes particulares, que son los destinatarios mayoritarios de los estructurados de los últimos tiempos (depósitos, fondos y planes de pensiones, sobre todo) 2005 Okavango Delta FUENTE: Morningstar 2006 2007 La importancia relativa de la figura del gestor estrella Cuando un gestor estrella se va a otra entidad, el partícipe se puede sentir abandonado y tentado a seguirle. No siempre es la decisión acertada. FERNANDO LUQUE DIRECTOR DE ANÁLISIS DE MORNINGSTAR Hace unos días la noticia de la marcha del gestor estrella de Fonditel, Cristóbal Thomás de Carranza, para montar su propio hedge fund provocó un pequeño revuelo en la industria de fondos españoles. La marcha de un gestor conocido y reconocido, que ha conseguido a lo largo de los años unos resultados superiores a la media, es indiscutiblemente una mala noticia para la gestora afectada. Pero, más allá del impacto mediático, la pregunta que deben hacerse los inversores afectados por un cambio de gestor es: ¿qué debo hacer ahora? ¿Permanecer en el fondo o salirse? La respuesta es muy simple: esperar y ver. Hay varios motivos por los que no conviene precipitarse cuando uno se entera de que su fondo ha cambiado de gestor. Primero, hay que averiguar si el cambio de gestor puede suponer un cambio en la política de inversión del fondo. Por lo tanto, habrá que vigilar de cerca y de forma regular tanto la cartera como los resultados del fondo. Sólo si se produce un cambio sustancial en la filosofía de inversión y o en los resultados del fondo debe uno plantearse salirse del fondo. para seguir gestionando de la misma forma el fondo del que era responsable. En estos casos, un cambio de gestor puede hasta ser una buena noticia para los partícipes del fondo. serán muchos los inversores que puedan invertir su patrimonio en el nuevo fondo de inversión libre o hedge fund que tiene intención de crear. En tercer lugar, el gestor que toma las nuevas riendas del fondo puede hacerlo tan bien como su predecesor, o, incluso, mejor. El cambio de gestor no supone, ni mucho menos, la muerte del fondo. En el mercado español hay un ejemplo muy interesante. Hace un par de años, Gesbankinter sufrió la marcha de uno de sus mejores gestores, José Ramón Iturriaga, que gestionaba entre otros el Bankinter Kilimanjaro. Se marchó a Abante Asesores donde montó un fondo de características similares, el Okavango Delta. Pues bien, si comparamos la evolución de ambos fondos (vea gráfico) no podemos concluir que la marcha del gestor haya sido un trauma para el BK Kilimanjaro. Tampoco podemos decir que uno es mejor que el otro ya que también se ve claramente que el riesgo asumido por ambos fondos es fundamentalmente distinto (el BK Kilimanjaro muestra una mayor volatilidad que el Okavango Delta) Un cambio favorable ¿Qué ha motivado el cambio? En segundo lugar, es difícil saber las verdaderas razones que han llevado a la marcha o al cambio de un determinado gestor. Un gestor estrella puede decidir abandonar la compañía porque ya no encuentra motivaciones Imposibilidad de seguir al gestor En cuarto lugar, y suponiendo que uno quiere mantenerse fiel al gestor estrella, no siempre existe la posibilidad de traspasar el dinero al fondo donde se haya ido. En el caso de Thomás de Carranza, me imagino que no Por último, hay muchos fondos para los que la importancia del gestor es bastante relativa. No sólo estoy pensando en los fondos de renta fija, sino también en aquellos fondos que realmente se gestionan en equipo. Un gestor por mucho éxito que haya tenido en el pasado, puede no obtener resultados tan destacados en su nueva trayectoria debido a que no dispone ya del mismo equipo de analistas y o de los mismos recursos materiales o técnicos. Como conclusión, merece la pena hacer dos puntualizaciones. La primera es que hay gestoras que están más preparadas que otras para suplir la marcha de un determinado gestor, por muy estrella que sea. Hay compañías que prefieren fichar gestores de fuera y otras que ponen especial atención en formar una cantera propia de gestores que pueden, en un momento dado, dar el salto a la primera línea de gestión. La segunda puntualización tiene que ver con la nula información que proporcionan la mayoría de gestoras nacionales en cuanto al nombre de los gestores responsables de los fondos. En este sentido, existe una diferencia fundamental con respecto a las entidades extranjeras, donde la transparencia es mucho mayor. Dicho esto, resulta en todo caso sorprendente que el cambio de un gestor no sea considerado como un hecho relevante por parte de la CNMV al que puedan tener acceso todos los partícipes al mismo tiempo. Un importancia relativa Las preguntas pueden ser enviadas a esta dirección de correo electrónico: ahorroinversion abc. es Espacio elaborado con la colaboración de: Contar con un buen asesor es fundamental al contratar un estructurado