Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 s 2 s 2007 Entrevista ECONOMÍAyNEGOCIOS 45 Air Madrid debería representar un antes y un después en la aviación Javier Hidalgo s Director general de Globalia Corporación Empresarial Vital, hiperactivo y muy curioso con todo lo nuevo que le rodea; así es Javier Hidalgo. Lejos de conformarse con gestionar el imperio levantado por su padre, al que admira, ha emprendido nuevos caminos hacia las energías renovables, la TV por internet y la moda POR ANTONIO POLO FOTO IGNACIO GIL MADRID. Javier Hidalgo (Salamanca, 1971) anda tan contento como un chaval con zapatos nuevos. La culpa la tiene Vividas, una compañía de tecnología australiana en la que posee el 28 del capital, propietaria de un revolucionario sistema para ofrecer TV de alta definición por internet, que ocupa un ancho de banda mínimo. El hijo de Pepe Hidalgo, fundador de Globalia, también anda embebido en dar a conocer Melody Maker, una nueva marca de ropa que causará furor entre los jóvenes. fiendes ningún resultado carece de sentido, como ha quedado demostrado. Es fundamental que para los nuevos aventureros haya mayores requisitos a la hora de entrar en el sector. Air Madrid debería representar un antes y un después en la aviación española. tren! Queremos posicionarnos en este sector y vender paquetes a través del tren, incluso de forma conjunta con nuestros hoteles y aviones. Me parece un gran acierto. -La salida a Bolsa de Globalia se ha ido posponiendo por distintas razones. ¿No teme desaprovechar este periodo de esplendor para poner en valor al grupo? ¿Sigue interesado en internacionalizar Groundforce, la compañía de handling -Globalia facturó 2.598 millones en 2006, un 23,4 más. Parte del crecimiento se apoyó en el negocio turístico y en el handling Sin embargo, Air Europa tuvo peor comportamiento que otros años. ¿Cómo lo explica? -Es un negocio de 400 millones donde hemos adquirido gran experiencia y una internacionalización muy importante. Estamos posicionados en México, Marruecos, Portugal y tenemos interés por Brasil, Francia e, incluso, por el negocio aeroportuario que Acciona ha puesto a la venta. -Al final, Air Europa ha alcanzado su umbral de rentabilidad. En 2006 la línea aérea tuvo momentos muy malos, sobre todo los cuatro primeros meses de invierno, debido fundamentalmente a una estrategia comercial equivocada. Después de ver los resultados introdujimos ajustes internos y la situación mejoró. Pese a ello los resultados de Air Europa no han sido todo lo bueno que esperábamos porque pensábamos cerrar el año con beneficios. Pero claro, ha habido factores externos a nuestra gestión, como el incremento del combustible, que han elevado los costes de alquiler de los aviones y los costes variables. -La integración de Oasis en Globalia Hoteles ha reforzado la posición de la compañía en México y España. ¿Qué nuevas alianzas piensa abordar? -Vamos a apostar por el sector de cruceros. Es más, es un proyecto que llevamos estudiándolo meses y estamos incluso mirando barcos nuevos para comprar, de dos o tres años, porque el Flamenco es un producto muy bueno en relación calidad- precio, pero que debemos mejorarlo. Queremos comprar nuevos barcos y de mayor tamaño este año o el que viene. -Globalia, a través de Travelplan, explota un crucero. ¿Qué estrategia seguirá el grupo en este boyante segmento de negocio? -Aparte de desarrollar el negocio de Pepe dentro del grupo, estoy metido en la energía fotovoltaica. Estoy construyendo la mayor planta del mundo en Murcia. Es un tema que me llegó hace dos años, cuando nadie hablaba del desarrollo sostenible ni de las energías alternativas. Y me puse en marcha con aquel plan, porque precisamente mi proyecto de final de carrera trataba sobre la energía fotovoltaica. Siempre he tenido mucha sensibilidad hacia el desarrollo sostenible y trato de respetar todo lo que nos rodea, aunque la mayor parte sean edificios y cemento. -Usted ha apostado por nuevos negocios relacionados con las energías renovables. ¿Qué proyectos tiene en la cabeza? -Hay mucha liquidez en el mercado y sigue habiendo buenas oportunidades, de forma que no la descartamos. Pero queremos que la salida a Bolsa tenga éxito, que sea un proyecto de futuro real para analistas e inversores. Y esto cuesta, sobre todo cuando tienes un entramado de empresas tan amplio como Globalia. Ahora estamos en un proceso de ordenamiento interno y no tenemos una fecha concreta, pero puede producirse en 2008 ó 2009. Javier Hidalgo, defensor a ultranza del equilbrio entre trabajo y ocio -El tema hotelero ha sido para nosotros una asignatura pendiente durante años. Después de muchos intentos y de distintos directores generales hemos fichado a Paco Jimena, que en verdad ha sido un acierto absoluto porque ha cumplido con creces todo lo que se le exigió desde un principio. Él ha tenido el empuje de asumir la gestión de los hoteles Oasis y la compra de todos los hoteles Coral en la República Dominicana, así como los establecimientos de España, Túnez, etc... Este año vamos a parar un poquito con la intención de crecer nuevamente en 2008. ¿Cuánto ha invertido en la planta de Murcia? ¿Qué sentido tiene la reciente compra de Iberrail? -Obedece a la visión que ha tenido mi padre, que es única, por eso está donde está, porque la verdad es que hasta a mí me ha sorprendido. La compra tiene mucho sentido con la liberalización que se va a producir en 2008. ¡Fíjese que Zapatero quiere que España sea un país de -Mucho dinero. La inversión en la primera planta alcanza 90 millones de euros y tengo previsto abrir nueve plantas más en España en los próximos tres años. He iniciado la segunda, con los permisos, el terreno, el punto de conexión y la financiación necesaria. No descarto tampoco meterme en la energía eólica y en las plantas de biomasa. Todo ello a título personal y a través de Globasol, de la que controlo el 51 aunque mi padre tiene otro porcentaje junto con la familia. -Primero, porque tenemos una serie de acuerdos con nuestros sindicatos que no lo permiten, porque existe un escalafón que debe ser respetado. Además, Air Madrid era una compañía que estaba muy mal estructurada, tanto a nivel de flota, motores y rutas, que en muchos casos resultaban muy costosas. Entrar en el mercado y pretender llevártelo todo a unos precios con los que no de- ¿Por qué el grupo no quiso entrar en la puja por Air Madrid? Una de las virtudes de mi padre es que te deja libertad -Frente al modelo de empresa tradicional creado por su padre, usted apuesta por la diversificación del negocio y la modernización. ¿Cómo conviven bajo el mismo techo estas dos visiones empresariales? -Lo llevamos muy bien. Hay una comunicación y un entendimiento muy fluido entre mi padre y yo. Al final, todas las decisiones estratégicas del grupo pasan por nosotros. Evidentemente hemos pasado un proceso de entendimiento, que al principio no existía, y luego, poco a poco, hemos ido cada uno cogiendo nuestra parcelita. Mire, ayer me pasaron un informe que nos identifica como un ejemplo de proceso de cambio generacional. Me he introducido mucho en nuevas líneas de negocios y mi padre ha creído en ello y me ha dejado hacer. Una de las grandes virtudes de mi padre es que te deja libertad, tanto a mí como al resto de ejecutivos del grupo. En Globalia somos todos como una gran familia y esta visión es muy importante, porque además de haber una relación profesional, jerárquica y de un respeto absoluto hay una relación de amistad. -Se puede haber magnificado más de lo debido. La verdad es que no soy una persona típica y ni quiero serla. Y que conste que no lo hago por rebeldía, sino porque soy así. Hay gente que lo acepta y gente que no, pero yo soy como soy y me niego a ser una víctima de la sociedad o de lo que represento. La gente tiene que respetar la vida privada de los demás y valorar más su capacidad profesional, su ética y valores. A veces es más frívolo ir por la vida de serio, trajeado, y ser un golfo. -Joven, millonario y con fama de seductor. ¿Está de acuerdo con la imagen que se tiene de usted?