Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25- -2- -2007 En portada s Telefónica da el salto al mercado italiano ECONOMÍAyNEGOCIOS 43 TELECOM ITALIA La operadora italiana está en contra de su venta a la española pues sus intereses colectivos han sido perjudicados ya varias veces por el holding Olimpia GOBIERNO ITALIANO pra de acciones de un holding de control puede no ser tan feliz para una empresa extranjera como lo es para algunos italianos expertos en arabescos y en entramados a base de cajas chinas o muñecas rusas Cuando uno juega en terreno propio y con artillería pesada puede permitirse el lujo de controlar Telecom con muy poco capital a través de una cadena de control de siete eslabones. Marco Tronchetti Provera es titular del 1 del capital del MGPM, el holding de la familia, que a su vez es propietario del 100 de MTP and Company. A partir de ahí, desaparecen los nombres propios. MTP es propietaria del 61 de GPI, que a su vez posee el 50,1 de CAMFIN, propietaria del 25 de Pirelli and Company. La empresa famosa por sus neumáticos posee, a su vez, el 57 del holding Olimpia, propietario del 18 de Telecom Italia. Hace algunos años, la mayor parte del gran capitalismo italiano funcionaba así, utilizando las participaciones como sucesivas palancas que otorgan un control sobre las empresas superior al que correspondería a la inversión realizada. A los partidarios de la transparencia de la Bolsa y del respeto a los accionistas minoritarios, estos sistemas gustan muy poco, y eso explica en parte los desencuentros con el Ejecutivo de centro izquierda. Por fortuna para Tronchetti Provera, en estos momentos Romano Prodi no tiene tiempo de pensar en la Telecom, pues se concentra en intentar volver a la vida después del batacazo del pasado jueves en el Senado que le obligó a presentar la dimisión de su Gobierno. Francisco González Presidente de BBVA Isidro Fainé Presidente de Abertis Emilio Botín Presidente del Santander Cadena de siete eslabones Si bien no lo dice en público, porque no puede, el Gobierno siempre está en contra del control extranjero de sectores estratégicos CHASCO PASADO BBVA fracasó en su intento de comprar la BNL en 2005, dada la férrea oposición del entonces gobernador del Banco de Italia, Antonio Fazio, quien, dicen, recibía en su despacho al constructor Caltagirone y a banqueros hoy encarcelados para tramar contra BBVA y ABN Amro, que habían osado lanzar sendas opas sobre bancos italianos. Abertis y la italiana Autostrade decidieron a finales de 2006 aparcar el proyecto de fusión en que trabajaban ante las incertidumbres que generaba sobre el mismo el cambio que el Gobierno de Italia introdujo en la normativa sobre concesiones. Ahora, ambas compañías confían mantener la voluntad de poder retomar a lo largo de 2007 el proyecto. La fusión de Intesa y San Paolo, socio estratégico del Santander durante más de 10 años, dio un giro de 180 en los planes del banco español en Italia a finales de 2006, al vender su participación. Dicha fusión dejaba escaso margen de maniobra al Santander, ya que con el nuevo banco perdía peso en el accionariado y capacidad de influencia en la gestión. Telefónica aún conserva la mala experiencia de hace 7 años cuando participó con el 45,5 del grupo Ipse 2000, que logró una licencia UMTS El asalto de Italia por parte de las empresas españolas, una obsesión M. J. PÉREZ MADRID. El mercado italiano ha dado más de un quebradero de cabeza a los empresarios y financieros españoles. En la mayoría de las ocasiones las trabas impuestas han venido directamente de las autoridades italianas que parecen no sentirse implicadas en un proyecto común, como es la Unión Europea, algo que, por cierto, sus empresas sí han sabido rentabilizar. El caso de BBVA fue calificado por muchos de sangrante La entidad tuvo que abandonar el mercado italiano hace un par de años ante las exigencias de algunos accionistas de la BNL y del propio Banco de Italia, que le hizo la vida literalmente imposible. El caso de Abertis y su fusión con Autostrade es aún peor, ya que una vez que la junta de accionistas de ambas empresas estaban de acuerdo con el proyecto, llegó el ministro italiano de Infraestructuras, Antonio Di Pietro, y paralizó la operación, a pesar de las posteriores reprimendas que sabía iba a recibir de Bruselas y las consiguientes denuncias por parte de la Comisión Europea. Según ha explicado recientemente Di Pietro, la paralización de la fusión se debió a que no aportaba ningún beneficio para el ciudadano ni ninguna ventaja para el país. El Banco Santander se vio prácticamente obligado a vender parte de su participación en el San Paolo IMI una vez que la entidad italiana firmó su fusión con Intesa. Del nuevo banco, el Santander mantiene un 1,7 A finales de noviembre, el Santander anunció que dejaba de considerar estratégica su participación en San Paolo, para convertirse en financiera como consecuencia de su oposición a la ecuación de canje en la fusión con Intesa. prácticamente nada, e incluso comprobar con dolor en propia carne la mala fe de algunos administradores públicos. Según fuentes financieras milanesas, Telefónica tendría interés en adquirir tan sólo el 12 o el 14 de Olimpia, menos de la mitad del paquete que Tronchetti Provera quiere vender de una tacada. Los analistas advierten que, a diferencia de una compra directa de acciones de la Telecom, la com- TELEFÓNICA APRENDE Fernando González Urbaneja ITALIANO T Ambas telefónicas pueden cooperar, suman más que restan, pero tienen que ser capaces de armonizar esa finura mediterránea que parece natural pero que está plagada de malentendidos elefónica por mor de múltiples circunstancias y habilidades, es hoy la mejor de las telecom europeas clásicas, por valor bursátil, por número de clientes, por implantación internacional... y por capacidades para seguir creciendo en nuevos mercados. Cuando en los 80 comenzó la liberalización y privatización de las telefónicas nacionales europeas, previa a la revolución tecnológica que se nos venía encima, la teoría dominante en España era que alguna de las grandes europeas, preferentemente la británica, se tragaría de un bocado la española que durante tanto tiempo administró un buen monopolio. Veinte años después Telefónica mantiene una sólida posición en el mercado español, sin prejuicio de una creciente competencia que araña puntos de cuota sin amenazar su predominio, y se ha consolidado en Iberoamérica, Gran Bretaña y Asia. El negocio español sólo representa el 40 de una compañía que habla simultáneamente español e inglés. Desde esa posición, quinta del mundo por capitalización y por base de clientes, y segunda por diversificación geográfica, a Telefónica no le cabe otra alternativa que seguir creciendo, llamar a más mercados y puertas para llevar los gráficos hacia arriba. En los merca- dos donde domina bastante tiene con defender una posición amenazada por nuevos entrantes que compiten por nichos de mercado y por alguno de los otros grandes que tiene que seguir creciendo. Y uno de esos mercados potenciales es el europeo donde no se pueden dejar pasar oportunidades por inasequibles que parezcan. Se ha abierto un portillo en Italia, en la atormentada Telecom Italia, con un mercado cautivo mayor que el español y con posiciones apreciables en Iberoamérica y Europa (Alemania) De los viejos monopolios continentales, el italiano aparece en estos momentos como el más asequible ya que tiene accionistas en posición vendedora. La puerta abierta es pequeña en cuanto a futuro, pero existe. La experiencia italiana para los españoles es inquietante, los casos de Abertis y BB- VA son para no reincidir en ese mercado tan sutil como contundente a la hora de poner trabas a quienes no son de la parroquia. Pero para Telefónica la posibilidad de asomarse al zaguán de Telecom, sin hostilidad, con sobria actitud de cooperación industrial y tecnológica en espera de ser necesaria para algo en cualquier momento, es irrechazable. Por difícil que parezca el partido hay que jugarlo, con expectativas moderadas pero con voluntad y esperanza de hacerse amigo y tener vela en la procesión. Ambas telefónicas pueden cooperar, suman más que restan, pero tienen que ser capaces de armonizar esa finura mediterránea que parece natural pero que está plagada de malentendidos y reticencias. Un eje telefónico de la Europa del sur más potente que el del norte que funciona desde hace décadas.