Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 s 2 s 2007 ESPAÑA 31 Detenido tras prender fuego a su mujer en su domicilio de Badalona EFE BARCELONA. Una mujer de 58 años de edad, que ayer fue rociada con disolvente y quemada por su marido, de 62 años, en el barrio badalonés de Sant Roc permanece ingresada en estado muy grave en la Unidad de Grandes Quemados del Hospital de la Vall d Hebron, según han informado fuentes de dicho centro hospitalario. El marido presuntamente roció con disolvente a la mujer y le prendió fuego encerrándola en la cocina y después huyó. La mujer, a pesar de las graves quemaduras que presentaba, pudo salir al rellano del inmueble y pedir auxilio. Posteriorente. el agresor fue detenido en los alrededores de la estación de Renfe de Sant Adriá de Besós (Barcelona) tras huir del lugar del suceso, según han informado fuentes de los Mossos d Esquadra. Según estas mismas fuentes, los dos hijos de la víctima y del agresor, ambos mayores de edad, presenciaron la discusión e intentaron detener a su progenitor, sin éxito. Sin embargo los hijos facilitaron la descripción física de su padre a los agentes de la Policía que ha permitido su detención. Los hechos ocurrieron sobre la una y media de la tarde en la tercera puerta del primer piso del edificio situado en el número 189 de la avenida Marqués de Montroig de Badalona. Por otra parte, una mujer fue herida de gravedad por arma blanca durante la tarde del pasado viernes en el barrio ibicenco de Figueretes, al parecer por su propio hijo, que más tarde la empujó al vacío desde una altura de dos pisos. La mujer se encuentra en estado muy grave e intubada según informó a Efe un portavoz de la Consejería de Sanidad y Consumo. La víctima, de unos 60 años, fue intervenida quirúrgicamente durante cuatro horas en el hospital de Can Misses. Tenía una herida muy profunda en el tórax y varias heridas en el abdomen que le han afectado a los intestinos y un fuerte hematoma en los riñones a consecuencia de un golpe señaló un portavoz del hospital. Al parecer, la mujer resultó herida de gravedad tras ser apuñalada en Ibiza por su hijo, de 32 años, cerca de las cuatro de la tarde del viernes, y por circunstancias que la policía está investigando. La tensión vivida durante todas las sesiones del juicio acabó estallando tras la sentencia ABC Asesinos, os vamos a matar La decisión de un jurado popular de considerar culpables de asesinato a dos hermanos originó un enfrentamiento entre familias en la Audiencia Provincial en Ceuta y obligó a intervenir a la Policía TEXTO CARMEN JURADO CEUTA. Al grito de asesinos, como subáis al Príncipe os vamos a matar la familia de Abdelatiz Hamed Alí, asesinado en el año 2004 de 15 puñaladas abandonaba la sala de vistas de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta. Lo hacían tras conocer el veredicto emitido por los componentes del jurado popular que durante toda esta semana han estado atendiendo las declaraciones de familiares, policías, forenses y testigos de los hechos, además de las de los hermanos Abdal- lah, Said, Ahmed y Mustafa, detenidos justo después del crimen por su presunta participación en los hechos. Para el jurado sólo Said, toxicómano que no llega a los 30 años y el único que había reconocido el crimen, y Mustafa, el hermano mayor, padre de siete hijos y albañil de profesión, están involucrados en este asesinato, habiendo utilizado dos cuchillos y un hacha para terminar con la vida de Abdelatiz, después de que éste faltara al respeto a su madre e incluso le agrediera provocándole una herida en la cabeza. Ahmed, el pequeño de los hermanos y cabo de Regulares, ha sido considerado no culpable, quedando ayer mismo en libertad, después de tres años entre rejas esperando la culminación de tan complejo juicio. El veredicto emitido por los once componentes del jurado fue un jarro de agua fría para los familiares del fallecido, que, nada más escuchar la exculpación de quienes ellos consideran asesinos, comenzaron a insultar a los familiares de los detenidos, causando incluso destrozos fuera de la sala de vistas de la Audiencia. Patrullas de la Guardia Civil, Policía Nacional y Local tuvieron que organizar un blindaje en el entorno del centro judicial para abortar cualquier reyerta, separando a ambas familias y evitando que pudieran abandonar la sede juntas. Tras casi una hora de insultos, peticiones de venganza y amenazas, los familiares del fallecido abandonaron el centro. Casi tres cuartos de hora después, tanto el hermano liberado como el resto de familiares pudieron abandonar la Audiencia, siendo protegidos por la Policía Nacional. Una protección que se extendió a los miembros del jurado que, temerosos, no se atrevían a salir de la Audiencia ante el temor de ser linchados. Los abogados de las partes y la clase judicial abandonaba la Audiencia a las dos de la madrugada, retomándose la tranquilidad. Termina así un juicio complicado en el que se ha palpado la tensión, produciéndose enfrentamientos entre familiares en los pasillos de la Audiencia debido a la crueldad del crimen- el fallecido murió agónico tras ser rodeado y cosido a puñaladas y hachazos sin poder oponer resistencia alguna- y el largo tiempo transcurrido. Ahora se abre el plazo para que se dicte sentencia. La acusación particular y el fiscal solicitan penas de 14 años. Herida grave por su hijo Prisión sin fianza para el acusado del crimen del Metro de Barcelona ABC BARCELONA. La titular del Juzgado de Instrucción 31 de Barcelona ordenó anoche el ingreso en prisión sin fianza para David Z. G. por la muerte de un hombre ocurrida el pasado miércoles en el Metro de Barcelona. La juez califica los hechos de asesinato, según informaron fuentes judiciales, al comprobarse que no medió discusión entre el agresor y la víctima. El joven se negó a declarar ante la magistrada, tal como ocurrió tras su detención. Los hechos ocurrieron a las tres y media de la tarde, en la estación de Navas, de la Línea 1 del Metro de Barcelona, cuando David Z. G. empujó a las vías a un hombre sordomudo, de 52 años, que vendía cupones de la ONCE, David Z. G. que tiene antecedentes penales, era usuario del comedor social de Navas, pero la Policía niega que la víctima también acudiera al mismo centro, tal como se dijo en un principio. Según las imágenes captadas por las cámaras de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) el presunto homicida, llevaba la cabeza cubierta por una capucha y empujó a la víctima a la vía sin mediar palabra. Minutos antes del crimen ambos se cruzaron en el vestíbulo de la estación de Metro sin ni siquiera saludarse. Pese a que el detenido no ha sido examinado por un médico forense, trámite que corresponde ordenar al juez instructor, la Policía autonómica no descarta que sufra algún tipo de trastorno mental.