Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25- -2- -2007 María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta primera del Gobierno El Gobierno está más comprometido que nadie con el Estatuto de Cataluña 13 El líder popular quiere reconstruir la relación del partido con Cataluña El PP tratará de convencer a la sociedad civil de que el partido no es como dicen s Seducir a estos centros de decisión tendería puentes hacia la aislada CiU CRISTINA DE LA HOZ MADRID. El pasado martes, Mariano Rajoy se comprometió a visitar las 41 comarcas catalanas y, para ello, comenzó por el Monasterio de Poblet, convertido en lugar de culto del catalanismo. El Monasterio, la visita a la fundación Tarradellas y el posterior brindis junto al prior, Francesc Tulla, conformaron la parte simbólica de la visita y, también, la más visible. La plantilla que se va a seguir en cada una de las presencias de Rajoy en Cataluña se completa con una comparecencia ante los medios de comunicación locales, donde el PP tiene enormes lagunas seguida de alguna reunión con entidades representativas de la sociedad civil- -eje esencial en Cataluña- -y una reunión interna de partido para acabar el periplo con un mitin. ¿El objetivo? Que se conozca el partido tal y como es y no como dicen que somos afirma un dirigente popular implicado de lleno en la reconquista catalana que ha iniciado el líder del PP en una región esquiva a las siglas de la gaviota. La estrategia diseñada por Rajoy junto a Josep Piqué implica también a otros dirigentes. En este nuevo escenario cabe entender el discurso pronunciado por Ruiz- Galardón el pasado lunes ante el Círculo Financiero de Barcelona, que le convocó en la sede de La Caixa. Eje para la vertebración de España estamos salvaguardando el prestigio y la pujanza de la que es la octava potencia del mundo o progresamos hacia el futuro fueron algunos de los mensajes que desbrozó el edil, en clave institucional, pero también política, al referirse al eje Madrid- Barcelona, muestra de que el PP no sólo se dice capaz de ir del brazo de los catalanes, sino de tomar impulso al mismo tiempo. Francisco Camps, Javier Arenas o Alberto Núñez- Feijóo son otros barones populares que el PP catalán espera pasear por su Comunidad. Nos viene de perlas responde un dirigente regional sobre estas futuras visitas, de las que destaca un perfil unívocamente centrado, que, en teoría, no provoca rechazo en la singularidad política catalana. Desde hace tiempo hay un tema recurrente: las generales se juegan en Andalucía y Cataluña. Hemos quedado en que ahora se visualice con claridad nuestra apuesta. Nos lo estamos tomando muy en serio El lastre del recurso del Estatuto ante el TC Rajoy quiere poner el acento en eso que se llama la sociedad civil catalana. Hasta ahora se ha centrado en entidades empresariales, algunas de ellas muy críticas con su gestión, sobre todo por el recurso ante el TC del Estatuto catalán. Esta es la cuestión que puede dinamitar la estrategia de los populares, aunque en Génova están convencidos de que el Tribunal Constitucional no se manifestará hasta muy pasadas las generales, a pesar de haber superado ya el trámite sobre la recusación de Pérez Tremps. En este sentido, un miembro del PP afirma que una posible sentencia de inconstitucionalidad de algunos artículos va a provocar problemas gordos. Se va a crispar mucho el ambiente contra nosotros, pero en el 96 no era mejor. A la hora de pactar, se hará Perfil centrado Si hay una sensación generalizada entre los populares es que, al margen de notarios y de planteamientos más o menos críticos contra ellos a raíz, sobre todo, del Estatuto catalán, CiU será una fuerza con la que poder contar en caso de ganar las elecciones, aunque desde el PP niegan que la estrategia en Cataluña se condicione a ese posible diálogo Es más, afirman que si alguien tiene que cambiar de mensaje en Cataluña no es el PP, sino CiU, que tiene el riesgo de quedarse aislada por el tripartito y perder el poco poder que le queda, sólo de ámbito local y en pocos municipios de importancia. Uno de ellos, indican las fuentes consultadas por ABC, es Tarragona, donde gobiernan con el apoyo del PP, o Sant Cugat. Si quieren mantener algo de poder, tendrán que venir a nosotros, lo que nos sitúa en una posición cómoda De momento, el grueso de la interlocución con CiU se canaliza a través de Duran Lleida, y no tanto con Artur Mas, quien está ocupado en sus problemas internos. Si las cosas no les van bien después de las municipales, se puede montar la mundial en CiU vaticinan en el Partido Popular. En todo caso, con Duran tampoco la relación parece fácil porque dice blanco y negro al mismo tiempo. Que se aclaren, que resuelvan sus problemas internos, hagan una catarsis y salgan del bucle melancólico en el que están invitan desde el primer partido de la oposición. EFE explica un miembro de maitines que destaca la clara voluntad de hacer un esfuerzo. Se trata, en todo caso, de un afán doble en Cataluña. No sólo los votos de Barcelona determinan las mayorías del Congreso. También una fuerza política como CiU puede garantizar la gobernabilidad. Bucle melancólico