Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 25 s 2 s 2007 ABC AD LIBITUM MINISTERIO DE LA OPOSICIÓN OSÉ María Aznar, un líder político en el que se compensan muy equilibradamente notables virtudes e iniciativas beneméritas con gestos zafios y actitudes contumaces, consiguió, con la refundación del PP, que la derecha española- -si se prefiere, el centro derecha- -resultara capaz de un mínimo consenso, de ganar un par de elecciones generales y, lo que es más importante, conseguir respeto, notoriedad y fuerza para un partido que es hoy equiparable al PSOE en expectativas y representatividad. La última aportación de Aznar, cuando voluntariamente renunció a la hipótesis de una tercera M. MARTÍN legislatura, fue el protaFERRAND gonismo de Mariano Rajoy. De lo que ahora se trata es de saber para qué sirve y cómo funciona el liderazgo impuesto por el dedazo aznarí. Charles Deane, un oscuro personaje británico cuyo nombre no aparece en las enciclopedias al uso, quiso aliviar el riesgo en el trabajo de los bomberos de Londres y para ello diseñó un vestuario protector: fuerte calzado metálico capaz de pisar sobre las brasas, un recio vestido ignífugo para proteger todo el cuerpo y una escafandra esférica con mirilla de cristal que, rematada por unos tubos unidos a una bomba de aire, permitía la respiración en medio de las llamas. Las primeras pruebas del diseño de Deane fueron un fracaso. Los bomberos, aunque protegidos del fuego, no podían soportar el calentamiento de las escafandra y los zapatones. El inventor, que había gastado todos sus ahorros en la fabricación del prototipo, se salvó de la ruina al descubrir que la prenda podía ser empleada bajo el agua, sin riesgo de calentamiento, para proteger a los buzos y permitirles largos periodos de inmersión. Aznar, como Deane con su indumentaria, diseñó por sí y ante sí el liderazgo de Rajoy; pero, vistos los resultados, tras un trienio de monopolio de la oposición, debiera explicarnos a todos, y con detalle a los suyos, si el actual presidente del PP está concebido en un capricho ígneo o en otro submarino y, en consecuencia, cuáles son sus usos y aplicaciones. El hoy presidente de FAES funciona mejor por impulsos que por razones; pero, quizás, con unas instrucciones de uso, el PP podría dejar de ser, como tanto complace a Rajoy y su séquito, un ministerio de la Oposición para convertirse, con mayor imaginación, voluntad, talento e iniciativa en una auténtica alternativa de poder. La proximidad de las elecciones de mayo, auténticas primarias para un PP desconcertado, átono, dividido y sin ideas, no permite aplazarlo todo hasta el hipotético congreso del otoño o de después, según convenga. Antes de los comicios venideros, los electores deseosos del éxito del PP en Ayuntamientos y Autonomías ganarían convicción y capacidad de arrastre si supieran si tras el tinglado de la gaviota hay un bombero o un buzo. Por el análisis no es fácil de deducir. PROVERBIOS MORALES DERRUMBES ción destaca el del filósofo Augusto Del Noce, que, en sus úlS posible vencer al terrorismo sin guerras sucias timos años (murió en 1989) advirtió a la izquierda posconi negociaciones políticas. El caso de Italia lo demunista del peligro implícito en los proyectos de conquismuestra. Durante casi dos décadas, entre los sesentar la hegemonía partiendodela ausenciade tradicióny vata y los ochenta, la sociedad italiana fue golpeada por el teloresquecaracterizaba alprogresismo, y leanimó arecuperrorismo más sanguinario que Europa haya conocido rar aquellos elementos morales del fenecido comunismo hasta la aparición del azote islamista, pero Italia resistió que le permitiesen contribuir a la regeneración de la demoporque todavía era una sociedad; es decir, una población cracia aliándose en un nuevo compromiso con los democonsciente de poseer un legado y unos fines comunes. Quicristianos. Del Noce veía con terrible lucidez que la zá esa conciencia se haya perdido, como temía la combinación entre capitalismo, revolución tecnovalerosa Oriana Fallaci, e Italia esté hoy tan inerlógica y progresismo vacuo sería mucho más deleme como nosotros ante las nuevas amenazas del sitérea para la libertad que el propio terrorismo, porglo, pero entonces resistió, y las Brigadas Rojas, que disolvería lo que quedara de sociedad y dejaría los Núcleos Armados Proletarios y todas las bana la nación sin defensa ante formas insólitas de tedas surgidas de la socialización del terror son ya rror totalitario. historia pasada. El caso italiano puede ayudarnos a compren ¿Qué hizo posible esa victoria? En primer lugar, der el nuestro. En vez de un compromiso entre cael Estado de Derecho funcionó. Jueces y policías JON tólicos y comunistas, hubo aquí un pacto constitucumplieron con su deber paciente y heroicamente, JUARISTI cional entre izquierda, derecha y nacionalismos. asumiendo todo el riesgo y sin buscar atajos. Pero Pero ni estos últimos estaban dispuestos a ofrecer garanel factor decisivo fue la unidad social, el compromiso de los tías de lealtad, ni la izquierda mayoritaria, que se deslizó partidos mayoritarios firmemente apoyados por sus bases rápidamente hacia el progresismo, entendió que la Constielectorales. No hubo vacilación alguna en el mantenimientución de 1978 implicaba, ante todo, un compromiso históto del gran consenso nacional de la posguerra entre católirico con la derecha, en la que nunca dejó de ver una mera cos y comunistas que, aun enfrentados en la gresca política continuidad del franquismo. De ahí el fracaso de los gocotidiana, supieron plegarse al interés superior de la prebiernos de Felipe González ante ETA, en una política erráservación de la democracia, marginando a la extrema deretica que osciló entre las concesiones gratuitas e inútiles al cha y a la extrema izquierday desoyendoa los intelectuales nacionalismo vasco y las concesiones corruptas a las cloaexquisitos que incitaban a la rendición. No se tardaría mucas del Estado. Lo más cerca que estuvimos nunca de algo cho en comprobar que los movimientos nacidos del sesenta parecido lejanamente a un compromiso histórico fue duy ocho, la Horda de Oro que evoca ahora Ballestrini como rante la firma solemne del Pacto Antiterrorista, que los una gran ola revolucionaria levantándose desde el hondón socialistas empezaron a romper el día siguiente. En realide la humilde Italia, no eran más que la espuma de los días, dad, era iluso pretender que lo respetaran. De los comunisun epifenómeno destinado a convertirse en bandolerismo mos cabía esperar un mínimo sentido nacional. Los prourbano. gresistas son especialistas en derrumbes, porque el proElcompromisohistóricono se resquebrajóa consecuenpio progresismo procede del derrumbe del socialismo cia del terrorismo. Lo que terminó con él fue el eclipse del real. Qué menos que su hegemonía haya supuesto el deeurocomunismo tras el hundimiento del bloque soviético. rrumbe del Pacto Antiterrorista, el derrumbe del Estado Sobrevino entonces la corrupción generalizada, la cleptoante los nacionalismos, el derrumbe del Gobierno ante craciaque minó laconfianza delos italianos en el sistemay ETA y, claro está, el derrumbe de la nación ante el terrorispromovió el cinismo como rasgo dominante en la actividad mo islámico. política. Entre los diagnósticos más acertados de la situa- J E