Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 2 07 SALUD LA DUDA ¿Existe un método ideal para enseñar a dormir a los niños? Después de años de debate sobre cuál es el mejor método para que los niños adquieran buenos hábitos de sueño, un nuevo estudio acaba con la polémica: la mayoría de las técnicas funcionan, sólo hay que elegir aquélla con la que los padres se sientan más cómodos y, sobre todo, hay que ser constantes. Esta es una de las conclusiones de un estudio publicado en la revista Sleep tras revisar 52 trabajos diferentes. En ellas los pequeños dormían con independencia de la hora a la que se les acostara y se despertaran por la noche. De los 52 estudios revisados, 49 mostraron resultados positivos, es decir más del 80 por ciento de los niños tratados se beneficiaban significativamente. La clave está en que los padres sean constantes, así que lo mejor es elegir aquél que los padres vean más sencillo y puedan seguir a diario asegura Jodi A. Mindell, profesor de Psicología de la Universidad de Saint Joseph (EE. UU. En España uno de las fórmulas más populares es el método Estivill basado en la psicología conductual. Con él se pretende que los padres enseñen a dormir a sus hijos, igual que les enseñan a comer con cuchara, con mucha constancia y paciencia. Se estima que el 35 por ciento de los menores de 5 años tienen algún tipo de trastorno del sueño. Dispensador de anticonceptivos contra los olvidos FOTOS ABC Anticoncepción L Más requisitos para las nuevas píldoras Tienen menos dosis hormonal, reducen la hinchazón, regulan el acné y otros trastornos. La última generación de píldoras parece perfecta, pero expertos de EE. UU. advierten de su menor eficacia anticonceptiva TEXTO: N. R. C. a anticoncepción oral de hoy se parece poco a las primeras píldoras de los años 60. Aquéllas pastillas de entonces contenían grandes dosis hormonales, tanto estrógenos como progestágenos. Producían más efectos secundarios que las actuales, pero su eficacia anticonceptiva era muy elevada. Hoy las dosis hormonales se han reducido al mínimo y los preparados actuales ofrecen otras ayudas que nada tienen que ver con la anticoncepción. Reducen los efectos secundarios y actúan contra trastornos tan comunes de la vida fértil femenina como es el dolor menstrual, la regulación de los ciclos, el acné y el exceso de grasa. Todo son ventajas, salvo que, según algunos expertos estadounidenses, hay más riesgo de que se produz-