Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24- -2- -2007 ECONOMÍA 39 www. abc. es economia La sombra de un posible cierre de Airbus en Puerto Real se une a la crisis de Delphi La Junta de Andalucía intenta hacer valer las subvenciones entregadas para quedarse con las instalaciones M. LARRAÑAGA, A. POLO MADRID. Al anuncio de cierre de la factoría que la multinacional de componentes de automóvil Delphi tiene en Puerto Real se unió ayer un nuevo motivo de zozobra: la posibilidad de que la factoría de Airbus también se vea afectada de una u otra forma por los planes de ajuste del consorcio aeronáutico europeo, lo que ha elevado la tensión en la localidad gaditana a niveles semejantes a los que se vivieron en los procesos de reconversión del sector naval que, en último término llevaron al astillero de Puerto Real a una drástica reducción de plantilla y su integración en Navantia. Según publicó ayer el diario francés Les Echos el plan de reestructuración Power 8 que ultima la empresa aeronáutica supondrá el cierre o la cesión a terceros de diez plantas del consorcio, entre las que se encontraría la de Puerto Real. Esta planta dedica su actividad a la fabricación de estabilizadores horizontales de cola para diversos aviones de Airbus, así como componentes de la panza y puertas de trenes de aterrizaje, es uno de los centros de excelencia del consorcio en fibra de carbono y cuenta con más de 550 trabajadores. De hacerse realidad esta noticia, estaríamos ante lo que los sindicatos consideran el peor de los supuestos en cuanto a repercusión de los planes de ajuste de Airbus en nuestro país. Fuentes sindicales consultadas ayer por ABC indicaron que el rumor respecto a Puerto Real no es nuevo y siempre ha sido un globo sonda utilizado por el Gobierno francés que los responsables del consorcio han negado Sin embargo, estas fuentes no ocultaron su preocupación porque hablar de cesión de las instalaciones o venta a un tercero es un eufemismo para no decir cierre. Detrás de esto se esconde la idea de subcontratar mayor parte de la actividad que ahora mismo desarrolla la propia Airbus, por lo que lo que se cedería no es una planta o una plantilla, sino que se subcontrataría la actividad, sin garantía de que la misma fuera desarrollada en Puerto Real Esposas de trabajadores de Delphi en Puerto Real se manifestaron ayer contra el cierre de la factoría Es más, esta posibilidad llevaría aparejada, según estas fuentes, que la prevista factoría para el A 400 M en Andalucía tampoco se llevaría a cabo y esta carga de trabajo sería asumida por la planta francesa de Toulouse. La prueba de que la situación en Airbus está muy tensa es que trabajadores de la planta del consorcio se unieron ayer en sus protestas a los de Delphi, quienes exigieron trabajar a pesar de que la empresa trató de cerrar las instalaciones de la factoría. Precisamente el cierre de la factoría provocó la reacción airada del consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías, quien manifestó que el gobierno autonómico hará todo lo posible para que Delphi no se ría de Andalucía ni del dinero público de los andaluces en referencia a las EFE cuantiosas subvenciones que la multinacional ha recibido de la propia Junta y que, según Zarrías, estaban sujetas al compromiso ineludible de Delphi de mantener la actividad de la factoría de Puerto Real (Pasa a página siguiente) Los sindicatos temen que la indemnización de los trabajadores de Delphi sea de 20 días por año M. L. A. P. MADRID. La situación de quiebra de Delphi en todo el mundo es uno de los principales quebraderos de cabeza de los sindicatos a la hora de abordar el problema planteado por el anuncio de cierre de la factoría de Puerto Real. Fuentes sindicales reconocieron ayer a ABC que el primer contacto con el comisario de la quiebra ha sido desalentador La razón no es otra que el deber que el comisario tiene ante sí: la gestión de la empresa para intentar su continuidad y, si no se puede, pagar lo máximo posible a los acreedores. El problema es que no se trata de la supervivencia de una factoría, sino de la multinacional en sí, de su actividad en todo el mundo, por lo que ante la decisión de cierre de una planta la respuesta es que se trata de un proceso para el saneamiento de una empresa en quiebra y que cuando una empresa está en quiebra lo que dice la ley es que la indemnización por despido es de 20 días por año trabajado Y eso es lo que temen los sindicatos, que la situación de quiebra de la multinacional haga completamente imposible el diálogo y la negociación que sí hubiera sido posible en otras condiciones. Este temor- -añadieron las fuentes consultadas- -no se reduce sólo a la cuestión de las indemnizaciones, sino que se extiende al futuro de los terrenos o de la factoría, ya que para maximizar el beneficio e intentar que la multinacional salga de la quiebra, el comisario intentará por todos los medios sacar algún valor de ellos, por lo que mecanismos como la cesión de la fábrica a los trabajadores se antojan muy complicados siquiera de proponer en este escenario