Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 24 s 2 s 2007 ABC AD LIBITUM IGNORANCIA ENCICLOPÉDICA OS barómetros del CIS son como los chequeos médicos. En sí mismos no sirven para nada de mayor provecho; pero, si se saben leer, cabe encontrar en las tablas que de ellos resultan, perdidas entre decimales, buenas pistas para entender lo que nos pasa y, dentro de lo posible, enmendarlo o paliarlo. Saber, por ejemplo, que Mariano Rajoy merece menor valoración y aprecio entre la población española que todos- ¡todos! -los ministros del Gobierno es algo sorprendente y que, probada la incapacidad del PP para la autocrítica, solo sirve para el chafardeo de militantes con ambiM. MARTÍN ciones y tiempo libre. FERRAND En el último barómetro aparecido, el del mes de enero, hay una tabla que estremece y, al tiempo, ayuda a entender el manantial de nuestros males colectivos. Preguntados los ciudadanos de la muestra seleccionada por el CIS sobre los principales problemas de nuestra inquietud común son, y por este orden: terrorismo, paro, inmigración, vivienda, inseguridad, economía, clase política y calidad del empleo. Ocho patas que sostienen la chicha de la demanda social y que, con matices de prioridad, puede ser asumida por todos. Ahora bien, esos ocho agujeros que limitan nuestro desarrollo personal y colectivo, económico y social, tienen uno previo del que se derivan todos los demás. Es chocante que la educación, su generalizada mala calidad, no figure en el catálogo de los problemas más acuciantes. Sin embargo, la carencia educativa es, en más o en menos, un componente notorio en cada una de las ocho piezas de nuestra desgracia colectiva. En esto vamos a peor. A finales del XIX, en sus proclamas regeneracionistas, Joaquín Costa clamaba por la escuela y la despensa como únicas llaves para abrir de par en par las puertas del futuro español. Siglo y pico después, lo de la despensa está resuelto; pero la necesidad de un sistema educativo riguroso, capaz de promover el amor al conocimiento, exigente en las formas de convivencia, estimulante del talento y en el que la deseable igualdad para el acceso no rebaje sus contenidos al de los menos dotados- -o más disipados- -del grupo sigue estando viva. No aparece en los primeros puestos de la inquietud ciudadana porque el propio fracaso educativo, en todos los niveles de la enseñanza, es el gran fracaso de nuestra democracia y, por desaparecer, hasta se ha desvanecido en la consideración de un problema colectivo grave y de urgente solución. La demagogia ha hecho destrozos en el sistema educativo y ello actualiza- ¡con más de un siglo de retraso! -la mitad del grito de Costa. La sociedad no tiene conciencia de la enciclopédica ignorancia de sus jóvenes- -estimulada con la bazofia televisual- -y no incluye la enseñanza en la tabla de los problemas; pero de ahí derivan todos los demás. DISTINTIVO AMARILLO golpe de luna a los pies de un balcón de adobe. DistintiFGANISTÁN es ese secarral que nuestras trovo amarillo, por tanto. ¿Qué vienen los yihadistas del pas han ido a sembrar de flores tempranas. En golfo a disparar sobre los infieles vestidos de uniforme las laderas de sus montes, en las caídas de sus militar? nos defenderemos con la fuerza de la palabra sotos, nuestros soldados luchan porque el zarzal no le o con la contundencia de nuestra dignidad democráticoma terreno al rosal ni el lentiscal a los pimpollos. ca, pero no nos comportaremos como si estuviésemos Aran el surco en el que dejar apuntado el futuro de cánen guerra. Porque no estamos en guerra. Si pisamos dalos y coníferas, encalan las fachadas con el blanco una mina de diseño iraní como la que se ha llevado centelleante de la cal sabia del sur y riegan los arriates cientos de vidas de soldados norteamericanos de geranios y clavellinas con el agua clara de culparemos a la desventura pero no nos comlos arroyos. Silban cancioncillas de infancia portaremos como si estuviésemos en guerra. mientras se desperezan con el rocío fresco de la Porque no estamos en guerra, coño, que ya lo mañana, mientras preparan sus potajes en el he dicho dos veces y no quiero repetirlo. No escalor del mediodía o mientras ven caer la tarde tamos en guerra porque la guerra es otra cosa: compartiendo el fuego reparador de la charla úles lo que hace la derecha, por ejemplo, cuando tima. Acompañan a los niños a las escuelas, va a Irak, es lo que hacen los americanos cuanayudan a las ancianas a acarrear verduras pado invaden Asia Central a su aire, es lo que hizo ra el almuerzo y enseñan a los muchachos de CARLOS Aznar cuando envió tropas a la par que italialos pueblos a parar penaltis y a ordeñar las caHERRERA nos o polacos. No es lo que hizo Felipe González bras. La felicidad está en esas pequeñas cosas, cuando envió soldados de reemplazo. El distintivo de la en servir a la paz de los pueblos, en ordenar el tráfico medalla al mérito militar no es rojo porque Idoia no ha de carromatos, en tocar a la guitarra canciones reciencaído como consecuencia del enfrentamiento con trotemente aprendidas de labios lugareños y en bailar el pas enemigas en emboscada alguna- -acuérdense del corro de la patata con mutilados por las bombas de la Cougar- sino que ha perecido como consecuencia del invasión soviética. Para ello se han preparado en acariesgo propio de situaciones delicadas en las que los acdemias, en campamentos, en largas tardes de cuartecidentes son posibles. Pisó una mina y plaff. Los talibales; su misión es ponerle margaritas a los cañones y renes que plantaron esa mina no están en guerra con novestir con delantales de flores la panza oxidada de los sotros, aunque lo parezca, por eso este gobierno insiste carros de combate. Nuestro ejército jamás va a la gueen que una civilización con la que queremos aliarnos rra, jamás, porque la guerra no existe cuando la izno puede matarnos muchachas que soñaban con ser miquierda determina que nuestros hombres y mujeres se litares desde que eran retacas de aldea. La palabra guedesplacen a escenarios bélicos. Si Rodríguez Zapatero rra está desterrada del vocabulario de un gobierno que consintió la permanencia de tropas en un escenario entiende que las cosas son como el nombre que les ponetan áspero como el afgano fue, tan sólo, porque la guemos, no al revés, ya que la realidad jamás ha de poder rra ya había acabado y lo que se anunciaba tras las con la determinación de los escenarios imaginados. montañas nevadas de Kandahar era el nuevo amaneDistintivo amarillo. Y a regar esos campos de labranza cer de los plantadores del árbol de la paz. Otra cosa es para que crezcan las calabazas y los melones. Y si silque no ocurran accidentes, válgame Dios, lo que está al ban las balas esquívenlas con decoro en el convencialcance de cualquiera y en cualquier escenario: Idoia, miento de que son disparadas como consecuencia de sila muchacha que quería ser soldado, fue señalada por tuaciones extraordinarias, no de una guerra. el dedo de un infortunio lejano y frío y cayó de un mal L A -No se te ocurra decir que Zapatero es ineficaz contra la kale- borroka de ETA. Te acusarán de que utilizas el terrorismo para criticar al Gobierno.