Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 23 de Febrero de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.309. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Un bis para la historia El tenor peruano Juan Diego Flórez ha roto con más de setenta años de tradición en la Scala. Desde 1933 ningún cantante ofrecía un bis en el templo operístico por excelencia. Flórez lo hizo el martes JULIO BRAVO a Scala de Milán, el templo operístico por excelencia, desterró en 1933 la costumbre del bis. El mítico director Arturo Toscanini prohibió esa malcostume después de que el bajo ruso Feodor Chaliapin repitiera su aria de La calumnia en El barbero de Sevilla Pero un joven tenor peruano terminó el martes pasado con el tabú. Juan Diego Flórez, una de las más extraordinarias voces de la actualidad, respondió a los aplausos del público con la repetición de su aria A mes amis en la ópera La fille du régiment El Coro de la Scala ya había concedido un bis en tres ocasiones (1984, 1986 y 1996) dos de ellas con el inevitable Va pensiero de Nabucco, pero ningún cantante se había atrevido a desafiar al sector más rancio y pétreo del teatro milanés. Al otro lado del teléfono se adivina a Juan Diego Flórez especialmente satisfecho. No sabía que en la Scala estaba desterrada la costumbre del bis desde 1933- -dice con tono travieso a ABC- Yo había ya repetido el aria en Génova, en Bolonia, en Lecce, en Japón, así que pensé que podía ocurrir lo mismo en la Scala. Mi representante, Ernesto Palacio, habló con la dirección artística del teatro y le dijeron que podía conceder el bis en el caso de que hubiera un aplauso entusiasmante Y lo hubo. El público scaligero el mismo que vio la espantada de otro célebre tenor, Roberto Alagna, hace unas semanas, ovacionó a Flórez durante varios minutos, una eternidad según el tenor peruano. En esos momentos se siente una mezcla de embarazo y alegría- -relata- Por una parte, te sientes incómodo delante de toda aquella gente, que te está aplaudiendo, y estás deseando que termine ese momento. Pero EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno LAS MONARCAS dre. Con el sol de los últimos días, acaban de despertarse las mariposas monarca de esos racimos que cuelgan en enjambre de las ramas de unos abetos muy altos y con hojas de tejo llamados oyameles, y sobre los que en este santuario mexicano se posan y pasan el invierno antes de regresar a Canadá. No he visto en mi vida nada más impresionante que el río de mariposas que baja a beber a mediodía. Millones. Vuelan por el cauce abierto del camino por el que subes a caballo y las mariposas te rodean y te envuelven como el agua con la piedra de un río, y si miras hacia arriba, el cielo no es azul, sino azul y naranja, cubierto el cielo por estas mariposas grandes como las manos abiertas de una niña. Y si miras al suelo, se ven las sombras volanderas y ovaladas de las mariposas planeando. Casi no hay sol sobre el camino. Cuando alcanzas a pie la cima, tan alta que se diría que la sangre va a salir a capturar el oxígeno que le falta, ya no se puede respirar por la emoción de ver el suelo cubierto de alas de mariposa, y los arbustos de aclepsias con menos hojas y flores que lepidópteros, y los troncos de los oyameles con tantas mariposas que parece que les han salido irisadas escamas. Alguna monarca, en su migración a Canadá, se ve arrastrada por la corriente de chorro a Europa pero, al regresar, solo estaba volando sobre el mar el humo anaranjado del Ostedijk Hoy es blanquecino como el de la leña verde y no dejo de preguntarme qué estamos echando en las huertas, qué clase de compuestos arden en las bodegas de nuestros estómagos. Desafortunadamente, no son mariposas. E S algo digno de los reyes lo que está sucediendo en la Sierra Ma- L Juan Diego Flórez, durante un recital en Sevilla íntimamente no quieres que acabe nunca y disfrutas cada segundo... No fue sólo el público quien se rindió a Juan Diego Flórez. Detrás de mí, el coro que en esa escena representa a un regimiento militar empezó a golpear sus fusiles contra el suelo. Así que, antes de que me apuntaran con sus armas- -bromea el cantante peruano- -decidí repetir el aria A mes amis es un fragmento muy popular entre los aficionados a la ópera y un verdadero himalaya para los teno- RAÚL DOBLADO res que interpretan el papel de Tonio en la obra de Donizetti (escrito para un tenor lírico) Hasta nueve dos de pecho tiene el aria, que durante años fue caballo de batalla de cantantes como Luciano Pavarotti. Cantar nueve dos es difícil, así que imagínese lo que es cantar dieciocho- -ríe Juan Diego Flórez, orgulloso de su hazaña- Pero es un aria que tengo muy estudiada y que he cantado mucho, así que puedo cantarla dos veces. Tres ya sería demasiado... y vuelve a reír.