Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 VIERNES deESTRENO VIERNES 23 s 2 s 2007 ABC Voces en la noche Estados Unidos 2006 82 minutos Género- -Intriga Director- -Patrick Stettner Actores- -Robin Williams, Toni Collette, Rory Culkin Cannes celebrará su 60 aniversario con un filme colectivo sobre los cines En el proyecto participarán treinta y cinco directores de veinticinco países EFE PARÍS. El festival de Cannes festejará el próximo mayo su 60 aniversario con el filme Chacun son cinema un largometraje colectivo realizado por 35 cineastas de los cinco continentes. Según anunció el director del festival, Gilles Jacob, estos 35 cineastas de 25 países presentarán en sus respectivos fragmentos, de tres minutos cada uno, su estado de espíritu actual inspirado por la sala de cine tema único del filme. Ninguno de los realizadores ha tenido acceso a los fragmentos de sus colegas, sino que han aceptado descubrirlos al mismo tiempo que los asistentes al festival y el público el 20 de mayo. Los cineastas de Chacun son cinema son Theo Angelopoulos, Olivier Assayas, Bille August, Jane Campion, Youssef Chahine, Chen Kaige, Michael Cimino, Ethan y Joel Coen, David Cronenberg, Jean- Pierre y Luc Dardenne, Manoel de Oliveira, Raymond Depardon, Atom Egoyan, Amos Gitai, Hou Hsiao Hsien y Alejandro González Iñárritu. Completan la lista Aki Kaurismaki, Abbas Kiarostami, Takeshi Kitano, Andrei Konchalovsky, Claude Lelouch, Ken Loach, Nanni Moretti, Roman Polanski, Raoul Ruiz, Walter Salles, Elia Suleiman, Tsai Ming- liang, Gus van Sant, Lars von Trier, Wim Wenders, Wong Kar- wai y Zhang Yimou. A favor El sueño y los monstruos JAVIER CORTIJO Hace tiempo que Lynch ya no se dedica al cine sino a la hipnosis colectiva. Concretamente, treinta añazos, cuando Cabeza borradora ya flirteaba con la desastrosa línea que separa la genialidad con el onanismo mental, funambulismo que ha producido obras maestras Terciopelo azul y bodrietes tomateros Carretera perdida Aquí, el de Missoula ha echado literalmente el resto y, al igual que Auster en Viajes por el Scriptorium se ha autohomenajeado a conciencia y demencia, incluyendo en el caldero mágico claves seminales de su obra, tanto estéticas como musicales o, sobre todo, desestructurales. Porque hablar de argumento en Inland Empi- Decepción de día F. M. B. Robin Williams cuenta en su programa de radio nocturno las historias que roba de día. La que a la postre le sirve a Stettner para dirigir su película daría para uno de esos espacios o para un excelente telefilme, pero los guionistas estiran una anécdota que nos venden como real- -con una novela de por medio- -para terminar a duras penas este notanlargometraje Y si la brevedad es una virtud, lo que no tiene pase es que los guionistas siembren de trampas- racimo su libreto. Nos muestran personajes que luego no está claro si existen, nos marean y, lo que es peor, terminan por aburrirnos. Una pena su actitud, porque los intérpretes son de primera y los primeros veinte minutos prometían otra cosa. re es casi una ordinariez. Aún en Mulholland Drive otra alucinación epiléptica con la que tiende lazos incluso subliminales (la voz de un miembro de la familia conejera es Naomi Watts) pero aquí es como querer hacerse una piedra de mechero con el monolito de 2001 Aunque hay ocasiones en que tocamos tierra con el dedo gordo: su retrato de un fantasmagórico Los Ángeles, tan magistral y sincopado como el mejor Thompson o Fante; y la actuación poliédrica de Laura Dern, devuelta gozosamente a la vida, aunque no atinamos en qué dimensión. ¿Totum revolutum? ¿Sancta sanctorum? Sin duda. De todo, menos tomadura de pelo. Como mucho, juego cómplice con el espectador menos pasivo. ¿Qué tiene de malo echarse una partidita y desperezar a ese fósil llamado Séptimo Arte? LAS MÁS TAQUILLERAS Inland Empire EE. UU. 2006 126 minutos Género- -Intriga Director- -David Lynch Actores- -Laura Dern, Jeremy Irons, Harry Dean Stanton, Justin Theroux, Julia Ormond, Scott Coffey, Laura Elena Harring En contra La divagación con ínfulas 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 El motorista fantasma Diamante de sangre Noche en el museo En busca de la felicidad Todas contra él Babel Manuale d amore 2... Cartas desde Iwo Jima... La vida de los otros Juegos secretos Apocalypto... Miss Potter Pulse... El laberinto del fauno... Días de cine El libro negro Bosque de sombras Pérez, el ratoncito... Pequeña Miss Sunshine Dreamgirls Obra maestra Muy buena Buena Regular Mala E. RODRÍGUEZ MARCHANTE David Lynch es un gran cineasta, capaz de imantar a sus imágenes profundos sentimientos y emociones. Su cine es corpulento, nervudo, exigente, temible. A veces. Cuando Lynch acierta, todos los rayos y centellas se aglomeran en el centro de la pantalla y consigue meter en sus fastuosas e impecables carcasas cinematográficas la inquietud, el desasosiego, la turbación, lo sustancial, la sordidez y el espanto de su mundo. Lo ha hecho en Mullholland Drive en El hombre elefante en Terciopelo Azul en Una historia verdadera en un par de capítulos de Twin Peaks Las otras veces, cuando no acierta, la magistral carcasa se queda vacía: es sólo carcasa. Inland Empire es una divagación de un artista sin rumbo (lo demuestra el hecho de cómo la hizo y los constantes cambios de humores, criterio, guión, sistemas y coordenadas) cuya primera intuición, aquélla que lo incitó a rodar esta película, se le evaporó inmisericordemente. Su talento, no obstante, le permitió levantarse y retomar otros asuntos, otras intuiciones, mezclar, y de ahí que Inland Empire a pesar del naufragio, contenga tramos con fuerza (grandes párrafos finales que maquillan la aridez de las dos horas y media que los preceden) En contra de lo que es la esencia de su estilo, lo que hay precisamente en Inland Empire es rutina, como rutinarios son sus supuestos hallazgos: ¡vomitar en pleno Hollywood! una metáfora tan sutil como un plato de garbanzos.