Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 s 2 s 2007 MADRID 51 AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano Imputan al policía local que no socorrió al rumano asesinado en la pista de hielo de Alcalá de Henares C. H. MADRID. El juzgado de instrucción número 9 de Alcalá de Henares tomará declaración hoy al policía local del municipio que, supuestamente, no socorrió a Ioan Grancea, el joven rumano que murió asesinado ante el ayuntamiento de la ciudad complutense durante las primeras horas del año. Tanto los abogados de la viuda del finado como el fiscal pidieron la imputación del funcionario por denegación de auxilio y omisión del deber de perseguir determinados delitos. Nada más ocurrir el crimen, del que fue testigo la viuda de Ioan, Bianca, el Gobierno municipal de Alcalá abrió una investigación interna para dilucidar si el policía había actuado de manera correcta o no. La mujer de Grancea había denunciado que pidió auxilio al agente, que cumplía labores de vigilancia en la sede consistorial, frente a la pista de hielo donde se cometió el crimen. Se ha tomado declaración a los amigos del presunto asesino que participaron en la agresión y a otros testigos, así como a Bianca. Según los abogados de ésta última, todos declararon que, a pesar de los gritos de socorro, el agente ni se acercó ni hizo nada para detener a los agresores El policía, de 54 años, fue avisado por una empleada del servicio municipal de limpieza. El imputado llamó entonces por teléfono a sus compañeros, aunque los primeros en acudir fueron los agentes de la Policía Nacional. El acusado del crimen fue detenido poco después de que se produjera, cuando intentaba coaccionar a los testigos que estaban declarando. SIMANCAS AD PORTAS! L A Democracia es que llamen a la puerta a las seis de la mañana y sea el lechero. Si, en vez del lechero, es Simancas, entonces no es la Democracia; entonces es la Demagogia. Y en ésas estamos. Simancas ad portas! Al lado de Simancas, Aníbal era un pobre cobrador de la luz. ¿No era Lévi- Strauss el que decía sentirse como una puerta por la que entraban los mitos de las culturas extrañas? Simancas es la puerta por la que te entran en casa cincuenta y tantos diputados regionales con hambre de no se sabe cuántas legislaturas durante las cuales no han hecho otra cosa que pensar en el banquete de la victoria. Mas para que esa victoria llegue hay que ir puerta a puerta a vender el peine. ¡Que no vendas tú, manque pases jambre tu mantón bordao dice la seguidilla. La seguidilla de Simancas debe de seguir siendo Matilde Fernández, aunque la campaña parece ser cosa exclusivamente de Simancas, que ahora ha decidido introducir en su discurso chistes sobre los sabotajes de progreso en la Línea 6 del Metro. ¿Quién puede ser su gagman de campaña? Porque la campaña de Simancas, como la de todos los demagogos de la historia, está montada para satisfacer los caprichos de ese personaje político, generalmente tonto y ciego, que atiende por el cliente. El cliente quiere únicamente dos cosas: dinero de bolsillo y un sofá donde arrellanarse para ver la TV Esas dos cosas, sueldo y sofá, ya se las tiene prometidas Simancas a cuenta del prójimo contribuyente, que también tendrá que hacerse cargo de la bici obrera de Franco y el tranvía picaresco de Berlanga que nos va a regalar Sebastián. Los chistes y las metáforas de Simancas, de momento, son gratis. ¿Recuerdan ustedes la metáfora de la violación que se le ocurrió a nuestro pequeño hombre de progreso cuando el tamayazo? Una pequeña mujer de no menos progreso, Sandra Harding, había despachado los Principios de la Mecánica de Newton como un simple manual de violación ¿Por qué había de sorprendernos que Iñaqui Chaos, un hombre de paz- -y de progreso, claro- -perfectamente leído e informado, haya hecho suya en el Times la metáfora de Harding y Simancas?