Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍAsMOTOR VIERNES 23 s 2 s 2007 ABC Francisco del Brío Delphi cierra la planta de Puerto Real y deja en la calle a 1.600 trabajadores La multinacional norteamericana, en suspensión de pagos, justifica su decisión por las pérdidas acumuladas durante los cinco últimos años y la escasa viabilidad del negocio A. P. MADRID. Delphi Automotive Systems España, filial del mayor fabricante de componentes de automóviles del mundo, comunicó ayer el cierre de la planta que posee en Puerto Real (Cádiz) La decisión fue trasladada a los representantes sindicales de los 1.600 trabajadores que emplea en nuestro país la compañía, después de realizar un exhaustivo análisis de la situación financiera, legal y de negocio de la factoría y tras intentar encontrar otras alternativas que han resultado inviables. La multinacional norteamericana, en situación de suspensión de pagos desde el mes de octubre del 2005, alegó que el cierre está basado en las pérdidas operativas acumuladas por la filial española durante los últimos cinco años (150 millones de euros) los altos costes que soporta y su incapacidad para conseguir nuevos contratos competitivos La planta de Delphi en Puerto Real está centrada en la fabricación de direcciones, suspensiones y rodamientos, gama de productos considerados no esenciales por la matriz. Ante este complejo panorama la multinacional norteamericana ha optado por cortar las líneas de apoyo financiero abiertas y cerrar la actividad de la sociedad en España, que el pasado 12 de febrero recibió el golpe de gracia al conocer que Ford había decidido dejar de comprarles sus componentes. El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos, manifestó a la cadena Punto Radio que se buscará una alternativa y una solución para los 1.600 trabajadores afectados, cuya situación es muy dura Desde Bruselas, el consejero andaluz de Empleo, Antonio Fernández, aseguró que la Junta exigirá a Delphi el cumplimiento de los compromisos laborales a los que le obliga la normativa y condenó la forma y el fondo de la decisión anunciada por la multinacional. Fernández dijo que el modo utilizado por Delphi incumple lo que en nuestro criterio exige la legislación española ya que no es admisible plantear un cese de actividad sin más por el LA GRAN FUSIÓN DE DOS GIGANTES o habían pasado 48 horas del anuncio de las medidas del grupo Chrysler para hacer frente a su crisis comercial y ya se hablaba de unas posibles conversaciones entre el consorcio DaimlerChrysler y General Motors para llegar a un posible acuerdo entre ambos grupos, de las que se hacían eco diarios económicos de Alemania y de Detroit en Estados Unidos, que rápidamente fueron reproducidos en todo el mundo. No se debe interpretar que pensaran hacer la mayor fusión de la historia empresarial. Pero sí se ponía como posible lo que antes, para Dieter Zetsche, presidente de DaimlerChrysler, era un imposible, separar Chrysler y Mercedes. Pero ya se sabe que a la fuerza ahorcan. ¿Sería ésta la mejor o única solución para salvar definitivamente a ambas compañías? O sería en realidad una cura coyuntural, para luchar con un enemigo común y japonés, es decir Toyota, que ha reaccionado con más tino y agresividad a las necesidades del mercado americano. No parece que sea esa la solución por mucho que se beneficiaran de las siempre cacareadas ventajas de la globalización y las sinergias. Es posible que las fusiones tengan su sentido en compañías que ofrecen un mismo servicio o productos, como es la banca o empresas energéticas, que por mucho que quieran innovar siempre nos venden lo mismo. Pero cuando se trata de vender algo que hay que renovar constantemente y buscar continuos recursos para conquistar la apreciación de los consumidores, no creo que por ser más grandes se obtenga una ventaja automática. En la década de los años setenta leí dos pequeños pero profundos libros del economista inglés E. F. Schumacher, titulados Lo pequeño es hermoso y Lo pequeño es posible que pienso deberían ser lectura recomendada para muchos magos de la gestión de la macroempresa, que sólo ven en la superdimensión y la pócima mágica de las sinergias, las únicas soluciones, para obtener rendimiento y beneficios. N Trabajadores de Delphi abandonaban ayer la planta de Puerto Real tras conocer la decisión impacto que tiene sobre la actividad en el territorio y la economía inducida que genera La Federación Minerometarlúrgica de CC. OO. acusó ayer a Delphi de incumplir el plan industrial suscrito en 2005, que garantizaba el empleo a los 1.600 trabajadores de Puerto Real hasta 2010, y convocó una manifestación por las calles de la capital gaditana para el próximo miércoles. La Federación de Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT en Andalucía advirtió de que no permitirá el cierre y pidió a la Junta que defienda EFE Refinanciar la deuda Delphi, antigua filial de General Motors, se acogió a la quiebra a finales de 2005. En enero pasado el juez le autorizó a solicitar 4.500 millones de dólares en préstamos para refinanciar su deuda. El comité de empresa ha convocado para el próximo miércoles una manifestación en Cádiz la continuidad de la empresa. Por su parte el comité de empresa pidió a los trabajadores que permanezcan en sus puestos y cumplan los turnos, incluyendo los fines de semana y los días festivos para que siempre haya alguien en la fábrica El cierre de Delphi es uno más de los contabilizados en la industria auxiliar del automóvil. Al expediente de regulación de empleo (ERE) de Lear Ávila, que afecta a 350 personas, se une el de la planta de Microser en Valladolid, del grupo Tyco, en la que trabajan 300 profesionales. Seat perdió 49 millones en 2006, pero prevé volver a los beneficios el año que viene J. C. VALERO BARCELONA. La nueva dirección de Seat, encabezada por Erich aseguró ayer que ve la luz al final del túnel de los números rojos en el horizonte de 2008. El año pasado, la filial española del grupo Volkswagen perdió 49 millones de euros, lo que supone una mejora del resultado del 21,5 respecto al anterior ejercicio, cuando Seat registró 62,5 millones de pérdidas tras una década de beneficios continuados. Los ejecutivos aseguraron que el retorno a los beneficios se producirá merced a los nuevos modelos que van a ser autorizados por Volkswagen en el plazo de 15 días y que se anunciarán en el Salón del Automó- vil de Ginebra, entre los que destaca el Altea XL todoterreno, el nuevo Ibiza, la estrella de la marca, y se da por seguro una nueva berlina que sustituya al menguante Toledo En el aumento de los ingresos influirá la ampliación de la red comercial, con la apertura este año de 120 nuevos concesionarios, concentrada en Europa occidental y México. También contribuirá en la mejora de los resultados el plan de reducción de costes, incluidos los de personal, emprendido el año pasado con el objetivo de ahorrar 500 millones hasta 2008.