Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 s 2 s 2007 INTERNACIONAL 37 Marruecos pide ayuda a la población para buscar a cuatro terroristas LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. Las autoridades de Marruecos sospechan que la organización Al Qaida del Magreb Islámico trata de extender sus tentáculos por el reino alauí. En la última semana se ha elevado el nivel de alerta por ataques terroristas y se han publicado los nombres de cuatro supuestos terroristas ligados a esa organización con centro en territorio argelino. Se trata de Aziz Chaguani, alias Youssef y Abdelhali Chairi, alias Bachir, cuya orden de búsqueda se anunció el pasado viernes, y de Belhachmi Mohamed Reda y Hmam Bilal, cuyos nombres se dieron a conocer este martes. Las autoridades marroquíes piden a los ciudadanos que sepan algo que se dirijan inmediatamente a la administración o los servicios de seguridad según un comunicado de la agencia oficial Map. Hacía casi cuatro años que el Gobierno no recurría a la población para que coopere en la detención de supuestos terroristas, cuyas identidades han sido difundidas por la Prensa local. Entonces una decena de terroristas suicidas causaron casi medio centenar de muertos en Casablanca. La medida coincide con la detención de una célula salafista en la ciudad de Mequinez y la elevación del nivel de alerta por parte de las Fuerzas de Seguridad ante la posibilidad de atentados en distintos lugares del país, como reconoció el portavoz gubernamental. Fuentes de los servicios antiterroristas de un país europeo reconocen que las autoridades marroquíes se encuentran en alerta máxima y recuerdan que, tras los sucesos de Túnez y Argelia de las últimas semanas, no sería de extrañar que el turno le tocara ahora a Marruecos. En embajadas y consulados se extreman las medidas de vigilancia. La diplomacia española, aunque niega una amenaza directa y concreta contra España, ha llegado a avisar a un número importante de residentes en Marruecos para advertirles de que no frecuenten lugares demasiado concurridos o establecimientos en los que se sirve alcohol. Las amenazas llegan principalmente del entorno del hasta ahora Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) que desde finales de enero se hace llamar Al Qaida en el Magreb Islámico. El Gobierno marroquí convoca elecciones para el 7 de septiembre L. DE V. CORRESPONSAL RABAT. El Gobierno de Marruecos dio por cerrados los chascarrillos que llevaban meses de boca en boca por todo el reino sobre la fecha de las elecciones legislativas. Será finalmente el 7 de septiembre, según se anunció ayer tras la reunión semanal del Ejecutivo. La actual cámara está controlada por el nacionalista Partido Istiqlal y los socialistas de la USFP que, junto a otros partidos menores, gobiernan en coalición. La principal fuerza opositora en ese Parlamento elegido en septiembre de 2002 es el islamista Partido Justicia y Desarrollo (PJD) a pesar de que sólo se presentó en la mitad de las circunscripciones tras ceder a las presiones del entorno del rey Mohamed VI según la Prensa independiente. Cinco años después todas las miradas están puestas en el PJD, al que los sondeos dan la mayoría absoluta y cuyos líderes ya han anunciado que se presentarán en todas las circunscripciones. Desde hace semanas el Majzén (entorno de poder del palacio real) mantiene contactos con la cúpula islamista, como también han destapado algunos medios locales. La finalidad de esas reuniones sería evitar un terremoto electoral que no quieren ni los líderes del PJD, que prefieren un ascenso tranquilo para seguir existiendo y para no atemorizar a Occidente. El politólogo Mohamed Darif no cree que el ascenso del PJD le lleve a convivir en un hipotético Gobierno con los socialistas, aunque no descarta su cohabitación con el Istiqlal. De todas formas, el Ejecutivo resultante no depende tanto de lo que voten los ciudadanos sino de lo que elija a dedo Mohamed VI. Él es el encargado de nombrar al Primer Ministro y a los ministros de Exteriores, Interior y Asuntos Religiosos. Detención de salafistas