Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA VIERNES 23 s 2 s 2007 ABC Hallan en Málaga a una niña de tres años atada de pies y manos y maltratada JOSÉ MARÍA CAMACHO MÁLAGA. La Policía Nacional encontró el pasado miércoles a una niña de tres años atada de pies y manos con dos bufandas y con síntomas evidentes de malos tratos, según informó ayer el Ministerio del Interior. Tras el hallazgo, los agentes detuvieron a los padres de la pequeña, de nacionalidad boliviana, como presuntos autores de los delitos de abandono de menores y de malos tratos en el ámbito familiar. Los agentes de Atención al Ciudadano recibieron un aviso de un vecino sobre las diez y cuarto de la mañana de que estaban agrediendo a un niño de corta edad y se desplazaron de forma urgente al lugar de los hechos. En el interior de la vivienda encontraron en una habitación a una niña de unos tres años, encima de una cama y tapada con una manta. Al retirar la manta, vieron que la habían maniatado con dos bufandas y que presentaba síntomas evidentes de malos tratos físicos. Inmediatamente, la menor fue asistida por una ambulancia del 061 que acudió al lugar y la trasladó al Hospital Materno Infantil. Los funcionarios detuvieron a los padres de la menor, José Miguel Z. V de 22 años, y Edirma H. M, de 21, y se hicieron cargo del otro hijo del matrimonio, de 17 meses de edad, que en el momento de la detención se encontraba con la madre y no presentaba lesiones aparentes. Los dos pequeños fueron trasladados a un centro de protección de menores, dependiente de la Junta de Andalucía. Fuentes de la Delegación de Igualdad y Bienestar Social informaron de que se está siguiendo el protocolo establecido en estos casos, en el que los pequeños pasan directamente al servicio de protección de menores, que estudiará cuál es la situación de esta pareja y comprobará si efectivamente existe algún signo de maltrato. Los técnicos se entrevistarán con los familiares, mientras se mantiene a los niños bajo la protección de la Junta hasta ver qué es lo que se determina Ante todo, los niños están protegidos subrayaron. Por su parte, los vecinos del matrimonio boliviano detenido por estos hechos calificaron a la pareja como reservada al tiempo que destacaron que no habían apreciado signos de violencia contra los menores. Fago elige al sucesor del alcalde asesinado entre recelos y reproches Amigos de Mainar estudian impugnar la elección, sin votos en contra, de Enrique Barcos MANUEL TRILLO ZARAGOZA. Amigos de Santiago Mainar, en la prisión de Zuera como presunto asesino de Miguel Grima, no renunciaron ayer a empañar la elección del nuevo alcalde de Fago, Enrique Barcos. A pesar de que resultó designado sin ningún sufragio en contra por el exiguo cuerpo electoral del municipio, los cuatro vecinos que dejaron en blanco su voto insistieron en cubrir de sombras la gestión del regidor que fue encontrado muerto junto a la estrecha carretera que llega al pueblo pirenaico desde Majones. Barcos, que se presentó por el PP igual que Grima, recibió 16 votos a favor de los 20 que se depositaron en la urna. Tras la asamblea, celebrada a puerta cerrada durante diez minutos en el Ayuntamiento, los afines a Mainar cuestionaron el censo empleado y anunciaron la posibilidad de impugnar el resultado. Uno de ellos, Alejandro Coloma, criticó que durante la etapa de Grima no se respetaron los derechos de los vecinos y consideró que el problema del municipio es el abuso de poder sin que se haya tratado igual a unas personas que a otras, según denunció. A las puertas del Consistorio se encontraba Mónica Barcos, una mujer que dice estar encontrando dificultades para empadronarse en Fago y que aseguró que junto a unos vecinos está planteando presentar una candidatura en las próximas elecciones municipales de mayo. Otro hijo de 17 meses Con la cara cubierta El nuevo alcalde acudió a la asamblea con la cara cubierta por una braga de montaña y no quiso hacer declaraciones. Fue el vicepresidente del PP de Huesca, Joaquín Paricio, quien transmitió su intención de seguir la línea de Miguel Grima en los tres meses que restan hasta las próximas elecciones, concluir los proyectos en marcha, y reivindicar el buen nombre del alcalde asesinado y su trabajo. Enrique Barco, según explicó Paricio, no se plantea concurrir a los comicios de mayo, por lo que los populares se plantearán dentro de un mes la posible designación de un candidato. El vicepresidente del PP oscense criticó la ausencia ayer en Fago de miembros de la Diputación Provincial de Huesca, el Gobierno de Aragón y la En primer plano, embozado, el nuevo alcalde de Fago, Enrique Barcos EFE El nuevo alcalde, un vecino de toda la vida, opta por el silencio El recién elegido alcalde de Fago, Enrique Barcos, ha permanecido desde el asesinato de su antecesor en silencio y, según dicen en su partido, así permanecerá hasta que complete su mandato en mayo. Ni siquiera ayer, en el día de la votación de su nombramiento, quiso hablar con los numerosos periodistas apostados en el Ayuntamiento del pueblo. Incluso llegó a la asamblea vecinal con la cara semitapada. Pocos datos se conocen de él. De algo más de 30 años y soltero, es vecino de Fago desde siempre y allí vive con su familia, al contrario que Miguel Grima, que llegó al pueblo procedente de Zaragoza. Tiene una pequeña empresa de electricidad y durante el mandato del alcalde asesinado, al que le unía una estrecha amistad, ocupó el puesto de teniente de alcalde. Ahora le corresponde completar la gestión de su amigo asesinado, si bien no parece dispuesto a presentarse a las próximas elecciones municipales en mayo. El ambiente en el pueblo está muy enrarecido. Delegación del Gobierno, instituciones a las que reclamó respaldo para los proyectos en el municipio. Tras ser asesinado un alcalde, algún representante podía haber hecho acto de presencia para mostrar su apoyo a los vecinos, aunque sean pocos señaló. La asamblea se celebró con gran expectación de los periodistas, que volvieron a superar en número a los vecinos del pueblo. Además, hubo una discreta presencia de la Guardia Civil. Entretanto, continúan las investigaciones para esclarecer el caso y la juez de Jaca que instruye el sumario aún no ha levantado el secreto que decretó.