Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 s 2 s 2007 ESPAÑA 23 La Iglesia puede exigir testimonio personal de fe a los profesores de Religión El TC desestima la cuestión de inconstitucionalidad de una docente a la que no se renovó el contrato por tener una relación fuera del matrimonio J. BASTANTE MADRID. El Tribunal Constitucional (TC) ha desestimado la cuestión de inconstitucionalidad planteada por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias por el despido de María del Carmen Galayo, profesora de Religión de Canarias cuyo contrato no fue renovado en el año 2000 por mantener una relación afectiva con un hombre distinto de su esposo, del que se había separado En su sentencia, el Tribunal Constitucional considera que ha de corresponder a las confesiones la competencia para el juicio sobre la idoneidad de las personas que hayan de impartir la enseñanza de su respectivo credo La docente, que había impartido clase de Religión en diversos centros públicos de Canarias entre 1990 y 2000, denunció al Obispado por despido improcedente, aludiendo que había tenido en cuenta criterios alejados de los puramente académicos para retirarle la Declaración Eclesiástica de Idoneidad (DEI) En octubre de 2002, y por primera vez en un caso de este tipo, el TC decidió admitir a trámite la petición de clarificación formulada por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias. En especial, en lo referente a la contratación de los profesores de Religión que, como indican los Acuerdos Iglesia- Estado de 1979, se realizará para cada curso escolar y entre aquellos a los que el obispo del lugar considere aptos para impartir dicha asignatura. El fallo señala que es compatible con la Constitución que la decisión de otorgar o no la idoneidad para impartir esta asignatura no se limite a la estricta consideración de los conocimientos dogmáticos o de las aptitudes pedagógicas del personal docente, siendo también posible que se extienda a los extremos de la propia conducta en la medida en que el testimonio personal constituya para la comunidad religiosa un componente definitorio de su credo, hasta el punto de ser determinante de la aptitud o cualifica- Pedir la Declaración Eclesiástica de Idoneidad tiene una justificación razonable para el TC ción para la docencia, entendida en último término, sobre todo, como vía e instrumento para la transmisión de determinados valores Para el Constitucional, dicha transmisión de valores encuentra en el ejemplo y el testimonio personales un instrumento que las Iglesias pueden legítimamente estimar irrenunciable Tomando como base otras sentencias similares (de 2002 y 2005) el Alto Tribunal considera que la exigencia de la Declaración Eclesiástica de Idoneidad para poder impartir enseñanzas de Religión en los centros educativos no puede estimarse irracional o arbitraria, respondiendo a una justificación objetiva y razonable coherente con los principios de aconfesionalidad y neutralidad religiosa del Estado El TC no entra a considerar la implantación de la LOE en lo referente a los profesores de Religión, indicando que dicha legislación no tiene relevancia para este proceso Rouco asegura que la Iglesia vive un calvario de décadas con el Gobierno en materia educativa JESÚS BASTANTE MADRID. El cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, aseguró ayer que la jerarquía de la Iglesia vive un calvario de décadas con el Gobierno respecto a la clase de Religión y las políticas educativas, que calificó de problema pendiente, grave y serio en las relaciones Iglesia- Estado en España. Si seguimos pacientemente esa subida al calvario, a lo mejor algún día vemos el triunfo de la resurrección bromeó el purpurado, quien sin embargo asumió que a corto plazo la perspectiva no es halagüeña Durante su intervención en el Foro de la Nueva Sociedad, al que asistieron, entre otros, el Nuncio de Su Santidad, Manuel Monteiro de Castro; el presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar; el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica; el portavoz del Episcopado, Juan Antonio Martínez Camino, y políticos como Manuel Fraga, Ana Pastor o Ana Botella, Rouco Varela reconoció el difícil anclaje de los Acuerdos Iglesia- Estado de 1979 con algunas legislaciones, en especial en lo referente a la clase de Religión, el estatuto de los profesores de esta materia y el derecho de los padres a la elección de centro. Para el cardenal de Madrid, la actual configuración de esta asignatura sin alternativa El cardenal Rouco a su llegada al acto académica seria supone una discriminación para los alumnos y padres que traerá consecuencias negativas Rouco también advirtió sobre el futuro estatus de los profesores de esta materia, que se verán sometidos al Estatuto de los Trabajadores, lo que va a hacer muy difícil que la IGNACIO GIL Iglesia sea fiel garante de la identidad de la clase de Religión Católica Respecto a Educación para la Ciudadanía, Rouco llamó la atención ante el hecho de que un Estado ideológicamente neutral, introduzca una materia que incluye un programa de antropología filosófica impuesta por el Estado En el coloquio posterior, el cardenal de Madrid indicó que el recurso a la objeción de conciencia de los padres contra esta materia puede estar justificado, evidentemente En este sentido, el purpurado dijo que a la gente hay que hacerle caer en la cuenta de que los padres son los primeros educadores de sus hijos, lo decisivo que resulta que intervengan en el proceso educativo y casi lo inexcusable de que pidan que la educación no sea un asunto que esté más allá de sus decisiones y sus derechos y que venga determinado por el poder político Por otra parte, el cardenal de Madrid, pidió a los partidos políticos que recuperen con urgencia el espíritu de la transición democrática, para evitar la crispación. Para Rouco, la vuelta al pasado, a la reactivación de la llamada memoria histórica, no es lo mejor en estos momentos