Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 22 de Febrero de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.308. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Irene Lozano PEQUEÑA MISS CANTABRIA a están tardando las cincuenta y dos misses provinciales en decir públicamente: Todas somos madres para que Miss España salte por los aires como corresponde: con estética y espectáculo. Deberían hacerlo no por solidaridad con su compañera descalificada, Ángela Bustillo; ni para reivindicar su igualdad con los aspirantes a Míster España; ni para denunciar que este certamen, por privado que sea, incumple la ley; sino exclusivamente para respetar las normas, como se jacta de hacer la escrupulosa organización. Las bases delconcurso obligan alaganadora a ostentar y llevar con dignidad el título de Miss España, algo que se revela ya imposible. PorqueMiss España lo será sobre la indignidad de que otra mujer haya quedado en la cuneta por ser madre, sin queesa condiciónmenoscabara su belleza, sino tal vez las fantasías de algún jurado pajillero que considera poco erótica la maternidad. Para recuperar cierta dignidad, a la organización sólo le queda suspender el certamen. O bien llamar a la aspirante de Pequeña Miss Sunshine para el numerito final. Ellos verán. Resultaría tranquilizador pensar que los concursos de belleza constituyen por esencia un reducto machista. Pero en talleres, fábricas y oficinas, muchas trabajadoras jóvenes se enfrentan sin candilejas a un jefe de personal que antes de contratarlas les interroga sobre sus intenciones de tener hijos, que impide promocionarse a las que ya son madres o que considera que la conciliación de la vida familiar y laboral sólo atañe a las mujeres. Sucede con sordina porque quedan pocas empresas tan estúpidas como Miss España S. L. y se tiende a no dejar constancia escrita de las políticas discriminatorias. Pero sucede. Y los agoreros del fin de la civilización occidental, que juzgan la desidia reproductiva como un síntoma de decadencia, lo verían si descendieran de su torre de marfil y se dieran una vuelta por los tajos. Y Carlos Lecompte, marido de Ingrid Betancourt, en mitad de una marcha en Bogotá en 2002 para pedir su liberación AP Siempre esperaré a Ingrid Cuando la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt cumple un lustro de cautiverio a manos de la guerrilla, su abatido esposo maldice: Mientras Álvaro Uribe sea presidente de Colombia, yo no la veré POR ALEJANDRA DE VENGOECHEA n cinco años que lleva sin ella, Juan Carlos Lecompte, el esposo de la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, nunca había parecido tan derrotado. Mi vida está congelada. Cada vez todo esto es más difícil. Se cierran las puertas, la gente se olvida del drama que uno vive. Se pierden hasta los amigos le contaba a este diario mientras invitaba a una misa por su liberación, la única actividad que habrá en Colombia el viernes, cuando se cumple el quinto aniversario del secuestro de Ingrid, hoy de 45 años. A diferencia de Francia, país del que ella es ciudadana, en Colombia poco o nada se habla del caso. Quizás porque hay más de 3.000 familiares de secuestrados esperando una libertad que no llega. O porque el canje humanitario, el cual busca intercambiar 57 rehenes políticos y militares que tienen las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por 500 guerrilleros presos, se ve cada vez más remoto. El presidente Uribe- -reelegido el año pasado hasta 2010- -no va a hacer el intercambio. Mientras él mande, yo no veré a Ingrid cuenta Lecompte, un publicista de 48 años que aún vive en el mismo apartamento que compartió con Ingrid. Todo está exacto a como lo dejó. Lo único que ha cambiado hace tres meses es la muerte de Pomme, su perra explica, y de paso hace publicidad de su libro, Buscando a Ingrid traducido en Francia por la editorial Gallimard. Pese a su abatimiento, Lecompte no oculta sus antipatías. Un día después de que Fernando Araújo, un ex ministro que estuvo seis años secuestrado por las FARC y logró escapar en enero, fuera nombrado nuevo canciller, los familiares de Ingrid le pidieron que, como símbolo del flagelo del secuestro, tuviera el deber moral de impulsar un acuerdo humanitario. Pero Uribe es un encantador de serpientes agrega. Nombró a Araújo para desviar la atención del escándalo concluye refiriéndose a la renuncia de la ex canciller María Consuelo Araújo, después de que su hermano acabara en prisión por sus nexos con los paramilitares. El teléfono de Lecompte suena. Me cuentan que la radio dice que Ingrid fue trasladada por las FARC fuera de Colombia En cinco años se ha tejido toda una novela en torno a ella. Desde que tiene un hijo con un comandante, hasta que es profesora en un pueblo remoto. Habrá que esperar. Y Juan Carlos dice que la esperará siempre. E