Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 s 2 s 2007 Necrológicas AGENDA 61 Dacio Ferrera Martín s Cantante Alma canaria Su notable capacidad vocal, su impecable estilo interpretativo y su repertorio de coplas, alguna de las cuales eran de autoría propia, revolucionaron los géneros musicales de tradición canaria túan en la Feria de Madrid y graba su primer disco. De vuelta a La Laguna forma un dúo con Joseíto y cantan durante un tiempo repertorio mejicano en la venta El Rancho Grande Es allí en donde es contratado por Elfidio Alonso, que le invita a formar parte del grupo Los Sabandeños, que comenzaba a adquirir una gran notoriedad. Se estrena con ellos, que ya habían grabado su famosa Misa en una romería de San Benito, a finales de los sesenta. Durante más de quince años permanece con ellos, aportando su voz y grabando alguno de sus más emblemáticos temas. Desde la Isa y la malagueña de la Cantata del Mencey Loco S. A. El cantante canario Dacio Ferrera Martín, que fue solista del conjunto Los Sabandeños y uno de los más populares folcloristas isleños de las últimas décadas, ha fallecido en el Hospital Universitario de Canarias a consecuencia de una enfermedad respiratoria que padecía desde hacía tiempo. Nació en la localidad tinerfeña de Arafo el 24 de abril de 1938, pero a los pocos años de edad se traslada con su familia a la ciudad de San Cristóbal de la Laguna. Sobrino de Pepe Cartaya, e hijo de una excelente cantadora, siente desde niño la afición por el canto popular, por lo que entra a formar parte de la agrupación de pulso y púa Orfeón de la Paz. Es en esta institución en la que aprende a tocar con notable virtuosismo la guitarra y el laúd, de manos del director Manuel Hernández, quien también le dirige hacia los caminos de la canción. Recibe sus primeros galardones interpretando pasajes de operetas y zarzuelas, dentro de la Agrupación Folclórica del Real Hespérides y con la Masa Coral Tinerfeña, en varios concursos de rondallas. En 1965, y sustituyendo a Candelaria Pérez, La Diabla realiza su primera gira profesional peninsular, junto a Olga Ramos y el Conjunto Acaymo. Ac- algunas canciones del repertorio suramericano que abordaron en sus primeros discos, hasta la Isa Lagunera o las Malagueñas de Luciano, pasando por las imprescindibles Seguidillas manchegas del Salinero o el popular Himno de la lucha canaria, Dacio Ferrera fue adquiriendo una popularidad y admiración sin límite entre los aficionados a la canción de raíz canaria. Como solista de Los Sabandeños realizó numerosas giras junto al grupo, actuaciones televisivas y giras por varios continentes. Su notable capacidad vocal, su impecable estilo interpretativo y su repertorio de coplas, alguna de las cuales eran de autoría propia, revolucionaron los géneros musicales de tradición canaria. En 1985 abandona Los Sabandeños por problemas de su salud. Pero a partir de 1991, año en que recibe un homenaje multitudinario organizado por el Cabildo Insular, y en el que participan más de medio centenar de músicos populares venidos de todo el Archipiélago, vuelve a su actividad con la misma ilusión de siempre. En 1992 graba con Mestisay unas Folías antológicas que se recogen en el dis- co El cantar viene de viejo del grupo grancanario. Participa más tarde en el disco y espectáculo La Noche de Canarias con el que viaja a Madrid y a Cuba, junto a la Orquesta Sinfónica de Tenerife. Desde 1996 forma parte del grupo La Parranda de Cantadores dirigido por José Manuel Ramos, hijo de la cantante Olga Ramos. Con ellos grabó tres discos y realizó numerosas actuaciones por las Islas. Sus últimas apariciones tienen lugar en un espectáculo junto a la cantante Fabiola Socas y al timplista Domingo El Colorado con el que graba su disco Aulaga Su última grabación, unos meses antes de su fallecimiento, fue La Isa de Dacio compuesta para él por Manuel González y que forma parte de un disco homenaje que José Antonio Ramos, el maestro Totoyo Millares y la Parranda de Cantadores titularon en su honor Las manos del Maestro El pueblo de Santa Cruz de Tenerife le mostró su gratitud erigiéndole un monumento y dando su nombre a a una de sus calles. Sus restos mortales han sido incinerados en el tanatorio de La Laguna (Tenerife) Gabino Gaona Pintor Del campo al mar Se consideró siempre un autor sin un estilo definido y fluctuó entre la abstracción y la figuración ABC El pintor Gabino Gaona, conocido por sus paisajes, escenas rurales, estética taurina y últimamente por la recreación de ambientes costeros, falleció ayer en Valladolid a los 73 años después de una larga enfermedad. Gaona, nacido en Valoria la Buena (Valladolid) en 1933, encauzó en Madrid su temprana vocación por la pintura, donde recibió clases de dibujo en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando y en el Círculo de Bellas Artes. La capital vallisoletana, donde residía, fue el escenario de sus primeras exposiciones en la Librería Meseta, el Ayuntamiento y el Colegio de Santa Cruz con cuadros caracterizados por la melancolía que imprimía a sus paisajes, generalmente en penumbra y con pinceladas curvas y ondulantes. El trazo sinuoso y curvilí- Gabino Gaona GABRIEL VILLAMIL neo de Gaona evolucionó hacia formas más escuetas y geométricas hacia 1962, un año antes de recibir el Premio Nacional de Pintura Ciudad de Valladolid. A la par que esquematiza- ba las formas, los colores se fueron encendiendo en cuadros donde incorporó pueblos, animales y hombres como elementos del paisaje además de la naturaleza. En 1979 instaló su estudio y residencia en Simancas (Valladolid) donde coincidió con un círculo artístico del que también formaron parte los pintores Félix Cuadrado- Lomas y Domingo Criado, fallecido éste el pasado 3 de febrero. A esta etapa pertenecen sus lienzos más pesimistas, tristes e incluso dramáticos, con figuras retorcidas y arrumbadas por el peso de su propia existencia. Gabino Gaona, quien se consideró siempre un autor sin un estilo definido debido a la inexistencia de escuelas y de maestros que marcaran tendencias, fluctuó entre la abstracción y la figuración pero sin llegar nunca al realismo. Durante los últimos años de su vida, escéptico y desmar- cado de las modas, observó dentro de la pintura una decadencia espiritual y una preponderancia del materialismo en los creadores, más preocupados por el dinero que por la propia creación, según comentó en una entrevista en mayo de 1997. A nivel mundial, dijo entonces, no se está haciendo nada nuevo en pintura y nos estamos repitiendo porque lo último más genial fue Bacon, que murió hace años Una de las últimas exposiciones de Gabino Gaona se tituló Una mirada a Senegal y se instaló el pasado diciembre en la Galería Samuel de la capital vallisoletana, donde mostró los paisajes, gentes y costumbres de Senegal, como en anteriores ocasiones hizo con otros lugares que frecuentó en la etapa postrera de su vida y que fueron las playas levantinas y portuguesas, y diversas ciudades de Marruecos. José Cardona José Cardona Gregori, uno de los fundadores de la actual Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) falleció ayer por la mañana en Madrid. Era una de las figuras más relevantes del actual protestantismo español y fue secretario ejecutivo de la Comisión de Defensa Evangélica (CDE) y de su sucesora, la ac- tual Federación de Entidades Religiosas Evangélicas (FEREDE) desde 1958 a 1995. Clara Elena Ramírez La bailarina cubana Clara Elena Ramírez, fundadora del Ballet Clásico Dominicano, falleció anteayer en Santo Domingo en la residencia de su hijo, el coreógrafo Carlos Veitia, a consecuencia de un derrame cerebral. Tenía ochenta y ocho años. Clara Elena Ramírez que estudió danza clásica, canto y piano en Cuba, se exilió en 1963 a Santo Domingo por sus diferencias con el régimen comunista de Fidel Castro. En la República Dominicana obtuvo importantes reconocimientos públicos y privados y se unió a la coreógrafa y bailarina húngara Magda Corbett para impulsar el ballet clásico en ese país. Corbett falleció en mayo pasado en la República Dominicana también a edad avanzada. Jean Duvignaud El sociólogo y novelista francés Jean Duvignaud, autor de libros sobre la sociología del teatro y la fiesta, ha fallecido a los 85 años en su domicilio de La Rochelle donde nació el 22 de febrero de 1921. Fue profesor en la Universidad de Túnez, luego enseñó en Tours (1965- 1980) y en la Universidad París- VII hasta jubilarse en 1991. Duvignaud fundó varias revistas, entre ellas, Argumentos con el filósofo Edgar Morin, y Causa común con Georges Perec. Duvignaud escribió Sociología del teatro (1965) Chebika (1968) investigación etnográfica en Maghreb y Fiestas y civilizaciones (1973)