Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 s 2 s 2007 El desafío nuclear iraní s Repercusiones diplomáticas INTERNACIONAL 35 El informe del OIEA puede abrir la vía a nuevas sanciones contra Teherán Aunque ayer expiró el plazo de 60 días que el Consejo de Seguridad dio a Teherán para detener su plan de enriquecimiento de uranio, el documento será puesto en circulación hoy o mañana ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Al tiempo que Irán se niega a suspender su programa nuclear, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ultima desde su sede vienesa el informe que debe constatar que el régimen islámico no ha cumplido lo que la comunidad internacional le exige. Aunque ya ayer expiró el plazo de 60 días que el Consejo de Seguridad dio a Teherán para detener su plan de enriquecimiento de uranio, desde el OIEA se indicó que el documento será puesto en circulación hoy o mañana. Una cuestión meramente burocrática, que los 60 días no se interpretan como naturales sino como un periodo de dos meses, fue la explicación aportada para justificar el retraso. Independientemente de la cuestión de calendario, fuentes diplomáticas cercanas al OIEA indicaron a ABC que no va a haber grandes sorpresas Así, se espera que el reporte confirme que en vez de dejar de enriquecer uranio, Irán ha acelerado sus experimentos con este combustible que alimenta tanto las centrales atómicas como las armas nucleares. Aunque enriquecer uranio es una actividad legal y un derecho reconocido por el Tratado de No Proliferación (TNP) de armas nucleares, la falta de certeza sobre los verdaderos objetivos del programa atómico iraní ha movido a la ONU a solicitar primero y exigir después, un parón nuclear al Gobierno iraní. Un gesto para crear confianza y que Occidente reclama como condición sine qua non para volver a la mesa de negociaciones. El desafío iraní tendrá que ser ahora debatido en el Consejo de Seguridad. En diciembre, este órgano de la ONU advirtió que un incumplimiento iraní podría ser contestado con las medidas apropiadas establecidas en la Carta de las Naciones Unidas. El artículo 41 de este documento indica que en casos de amenazas a la paz el Consejo de Seguridad podrá aplicar sanciones que podrán comprender la interrupción total o parcial de las relaciones económicas y de las comunicaciones así como la ruptura de relaciones diplomáticas El grado de dureza de estas sanciones dependerá de la capacidad de Estados Unidos para convencer al resto de miembros del Consejo de la necesidad de aumentar la presión contra Irán. Washington es el principal impulsor de una política de mano dura a la que la Unión Europea se ha plegado aunque evitando cerrar la vía negociadora. El propio director del OIEA, Mohamed El Baradei, ha reiterado que la mera aplicación de sanciones, si no va acompañada de gestiones diplomáticas, será contraproducente. El Baradei teme que, ante las sanciones, Irán radicalice su postura y abandone el TNP creando una situación similar a la de Corea del Norte. Mohamed El Baradei, director del OIEA AP No habrá sorpresas