Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA JUEVES 22 s 2 s 2007 ABC COMUNICACIÓN Ángel Riesgo VISIONARIOS on ocasión de la feria Online Marketing España (OME) Google presentó su nuevo sistema de emails Gmail para teléfonos móviles. La puesta en escena de esta compañía es espectacular, gente guapa, entorno guapo, productos gratuitos para los consumidores; posiblemente en los ránkings de reputación corporativa estará entre las primeras empresas del mundo y en menos de 10 años de vida es ya hoy líder mundial entre las empresas dedicadas a la comunicación y a la publicidad. El ejemplo de Google es válido para muchos medios, agencias y empresas de todo tipo; Google es una empresa con principios, nada más, qué sencillo y al mismo tiempo qué bien tan escaso entre el mundo empresarial empeñado en no hacer las cosas básicas y en cambio hacer muchas complejas e innecesarias. Me gustan estas empresas de sabios de garaje, esos nuevos emprendedores que no saben las leyes anteriores de la empresa y las reinventan con éxito, los Brin y Page de Google, no son tan distintos de los Jobs y Wozniac de Apple o los Gates y Allen de Microsoft, sin olvidar a mis favoritos Steve Chen y Chad Hurley, los creadores y vendedores de You Tube, que no tuvieron ni siquiera que hacer una empresa viable, vendieron la idea antes de que empezara a dar sus frutos. Pero de todas estas empresas, insisto, los chicos de Google tienen una diferencia, esos principios simples que les hacen extraordinariamente atractivos y hacen prever ilimitadas las oportunidades de futuro de Google. Su decálogo público puede resumirse en dos conceptos básicos: por un lado, pensar en el usuario, el consumidor y en sus necesidades y de ahí viene todo lo demás; y por otro, no ponerle vallas al campo, las fronteras, las lenguas, los aparatos no son un límite para alcanzar el objetivo de la compañía. ¿Sabían ustedes que Google ganó el año pasado 1.500 millones de dólares y vale más de 100.000 en la bolsa? Consiguen esto cayendo bien, consiguiendo evitar los odios africanos que Bill Gates generó en su momento. Mucho respeto a esta empresa, el mayor medio de información del mundo. C Imagen de uno de los últimos encuentros de la selección española de fútbol REUTERS El deporte de interés general cumple diez años en las cadenas de televisión La polémica norma impulsada por Cascos en 1997 alcanza este aniversario con más luces que sombras, pese a las feroces críticas que recibió en su tramitación M. M. MADRID. Los acontecimientos deportivos de interés general deberán retransmitirse en directo en emisión abierta y para todo el territorio del Estado Así de claro dejaba la exposición de motivos de la llamada ley del fútbol sus objetivos, que no eran otros que garantizar a todos los españoles un partido en abierto los sábados o domingos, elegido entre los más interesantes de la jornada, como venía sucediendo desde 1963, recuerda el texto de presentación de la ley, además de otros acontecimentos deportivos. Su aplicación, sin embargo, no siempre ha respondido a ese criterio del interés general Para muestra, basta un botón (o dos) En la lista de 2006, el Gobierno incluyó en el catálogo anual la participación española en la Copa Davis de tenis, semifinales y final de Roland Garros y otros destacados eventos deportivos. Sin embargo, olvidó incluir en ella torneos como el de Wimbledon, lo que impidió que la final, disputada por Rafael Nadal ante Roger Federer, pudiera ser vista por todos los españoles. Otro ejemplo de funcionamiento anómalo de la ley fue el reciente Mundial de Alemania de fútbol. Los derechos para su emisión fueron adquiridos por La Sexta, operador de recentísima creación en aquel momento y que, por ello, carecía de cobertura en todo el territorio nacional. Un acuerdo a última hora con la otra operadora nueva en España, Cuatro, permitió solventar el problema de cobertura a La Sexta. Remitida a las Cortes hace ahora diez años, la norma, empeño personal del entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez- Cascos, fue aprobada definitivamente en el Congreso de los Diputados en mayo de La lista de retransmisiones para 2007 Atletismo. Las finales y la participación española en los Mundiales al aire libre de Osaka Automovilismo. El Gran Premio de España de F- 1 Baloncesto. Los partidos oficiales de la selección española Balonmano. Lospartidos oficiales de la selección absoluta Ciclismo. La Vuelta Ciclista a España Fútbol. Los partidos oficiales de la selección española. La final de la Copa del Rey. Un partido de la Liga de Campeones de cada jornada. Motociclismo. Los grandes premios del Campeonato del Mundo que se celebren en España Natación. Campeonato del Mundo de Perth (Australia) Tenis. La participación española en la Copa Davis. La participación española en las semifinales y final de Roland Garros. 1997. Después de meses de elaboración, periodo en el que fueron consultados todos los sectores y tras solventar no pocas dificultades, singularmente la oposición del PSOE, que apoyaba los intereses de determinados grupos de comunicación, propietarios entonces de los derechos de emisión de los partidos, la ley Reguladora de las Emisiones y Retransmisiones de Competiciones y Acontecimientos Deportivos, que tal era su nombre completo, fue aprobada en el Parlamento por el PP, partido del Gobierno, que obtuvo para la ocasión el respaldo de Izquierda Unida, salvo dos de los miembros del Grupo, pertenecientes a Iniciativa per Catalunya, y del PNV El texto creaba un Consejo de Retransmisiones Deportivas, que debía fijar los acontecimientos de interés general, y por tanto de emisión en abierto obligatoria, de cada año. La ley, que entró en vigor nada más ser aprobada, fue impugnada ante el Tribunal Constitucional por un grupo de diputados del PSOE. Casi nueve años después, el Alto Tribunal desestimó el recurso y subrayó la primacía de los derechos sociales y de la libertad de acceso a contenidos esenciales frente a la libertad de empresa.