Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA JUEVES 22 s 2 s 2007 ABC Edurne Uriarte UN TONTO PUEDE HACERLO E l poner una bomba, el meter cincuenta o cien kilos en un coche y hacerlo explosionar, pues era la cosa más sencilla del mundo. Cualquier tonto lo podía hacer La única obsesión que teníamos era crear el máximo miedo y daño posible a los madrileños Solíamos oír a la gente que decía, joder, es que yo acepto cualquier postura política, pero es que la violencia es una cosa que yo no puedo aceptar. Y nosotros nos reíamos. Y decíamos, joder, ¿la violencia? La violencia es la que hacéis vosotros. (palabras de un viejo etarra recogidas por Fernando Reinares en su libro Patriotas de la muerte) Que cualquier tonto puede hacer estallar una bomba, lo sabíamos, aunque es indudable que el reconocimiento del propio terrorista es un testimonio de autoridad. Lo sabíamos hasta el 11- M, hasta que algunos han introducido una variante inusitada en el análisis del terrorismo que es la inteligencia. Insisten estos días en que los islamistas identificados como supuestos autores de la matanza no son los suficientemente inteligentes para prepararla. Cuando cientos de biografías de etarras nos han mostrado que la inteligencia es un requisito muy secundario cuando de matanzas se trata. Y cuando la historia de ETA nos enseña que una sociedad puede vivir completamente condicionada durante décadas, no por la inteligencia de los terroristas, sino por el terror que provocan. El problema de los introductores de la variable de la inteligencia es evidentemente otro, la negativa a reconocer la integración de los islamistas juzgados en España en una red terrorista internacional. O la negativa a otorgar credibilidad a las reivindicaciones del 11- M realizadas por el fundamentalismo. O la negativa a aceptar la realidad de las amenazas de los líderes de Al Qaida contra España. Pero he aquí que sólo en 2006 España está explícitamente señalada como objetivo en al menos cuatro comunicados del número dos de Al Qaida, Ayman al Zawahiri. En marzo, en julio, en septiembre y en diciembre. Ésa es la autoría intelectual, que no inteligente, del 11- M, y de lo que vendrá, en España o en cualquier otro lugar de Europa. El Alonso de Chaves y el Don Inda (en la imagen) remolcaron ayer al carguero, cuya columna de humo no hace sino aumentar EFE Fomento enfría hoy la carga del Ostedijk en un fondeadero próximo a la costa El BNG critica al Gobierno y aprovecha la crisis para reclamar las competencias plenas en materia de Salvamento Marítimo A. AYCART SANTIAGO VIVEIRO. Después de cinco días de navegación errática, de idas y venidas por el litoral gallego, el Ostedijk permanecía ayer atracado a seis millas de la costa de Lugo, en un fondeadero natural donde hoy comenzarán los trabajos- -apertura de bodegas e inyección de agua- -previos al trasvase de su carga de 6.000 toneladas de fertilizantes si no consiguen eliminar las emanaciones de gases. La columna de humo blanco era perfectamente visible ayer desde la localidad de Viveiro. Tanto el Gobierno como la Xunta de Galicia insisten en negar su toxicidad, pese a que ya han llegado al hospital, con afecciones leves en todos los casos, a cinco de los tripulantes del carguero holandés. En cualquier caso, el presidente del ejecutivo autónomo, Emilio Pérez Touriño, intentó lanzar ayer un mensaje tranquilizador al asegurar que el sentido último del dispositivo es evitar que los gases se dirijan a la población Quizás ese riesgo fue decisivo para que el Ministerio de Fomento se plegara al ultimátum lanzado por el Ayuntamiento de Viveiro- -un Gobierno bipartito de PSOE y BNG similar al que dirige la Xunta- -que amenazó incluso con bloquear la ría con una barrera para impedir el paso del buque, al que tampoco se permitió abrigarse, al comienzo de la crisis, en el puerto de La Coruña. los alcaldes de Viveiro, Jove, Mañón, Vicedo y Cervo, las localidades próximas a su actual ubicación, que argumentaron que el problema podría estar resuelto si se hubiera llevado el buque el primer día al puerto exterior de Ferrol. En cualquier caso, los mensajes tranquilizadores, respaldados ayer por por las buenas condiciones que imperaron en la costa lucense, contrastan con las previsiones de incremento de la fuerza del viento y mar grueso con olas de hasta cuatro metros de altura en el litoral cantábrico. Al margen de las decisiones técnicas, el incidente del carguero amenaza con abrir nuevas vías de agua en la ya delicada estabilidad del Gobierno bipartito gallego. El vicepresidente nacionalista de la Xunta, Anxo Quintana, aprovechó la crisis para reclamar las competencias plenas en materia de Salvamento Marítimo, dado que, a su juicio, en la gestión de este suceso se puede ver de forma clara que el Estado sigue teniendo competencias que no quiere soltar pero que no ejerce convenientemente Quintana admitió que no es el momento de entrar en controversias pero se sumó a las críticas del PP al lamentar que haya habido déficit de información por parte de ciertos estamentos estatales y recordar que con el actual reparto de competencias a la Xunta le queda un papel muy pequeño Puerto descartado La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, corroboró la decisión inicial al asegurar que en ningún caso se llevará el carguero holandés a un puerto, pese al malestar evidente de ABC. es Galería de imágenes de la crisis originada por el barco holandes en abc. es españa Contra la opinión de los expertos del gabinete de crisis La decisión de transbordar la carga en alta mar, aun en un fondeadero natural contrasta con la opinión de los expertos del gabinete de crisis, que desaconsejaban precisamente esa actuación, por los riesgos de un empeoramiento de las condiciones meteorológicas, según explicó ayer el diputado popular Arsenio Fernández de Mesa. El parlamentario dio a probar a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, la misma medicina que tuvo que sufrir como delegado del Gobierno en Galicia cuando se produjo la catástrofe del Prestige al denunciar el silencio, hasta ayer, de Álvarez y la información sesgada sobre lo que se intenta hacer con el Ostedijk y criticar la doble moral de las críticas socialistas al alejamiento del Prestige con la decisión de mantener lejos de los puertos al carguero holandés. El PP ha solicitado ya la comparecencia de la ministra de Fomento para explicar su gestión de una crisis en la que a su juicio se ha dado, elevado a la enésima potencia, todo lo criticable en el caso del Prestige