Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA JUEVES 22 s 2 s 2007 ABC Los socios del PSOE amenazan con retirar su apoyo por la ley de memoria CiU e IU no dudarán en dejar en minoría a los socialistas en la Mesa del Congreso J. L. LORENTE MADRID. El proyecto de ley de memoria histórica- -actualmente en trámite de enmiendas en el Congreso- -va camino de convertirse en el principal caballo de batalla del Gobierno socialista en este último tramo de la legislatura. La foto que los habituales socios del Ejecutivo se hicieron ayer en la Cámara Baja- -para exigir al PSOE que deje de bloquear la tramitación del proyecto- -pone en evidencia que la precaria estabilidad parlamentaria que mantiene el grupo mayoritario puede vernirse abajo. Precisamente, CiU e IU- -las dos fuerzas minoritarias con representación en la Mesa del Congreso- -ya han avisado que no dudarán en dejar en minoría al PSOE en el órgano de gobierno del Congreso. El ultimátum de las minorías es claro: o se agiliza la ley de memoria histórica o los socialistas lo pasarán mal en la Cámara Baja de aquí al final de legislatura. La estrategia de CiU, ERC, PNV IU, CC y Grupo Mixto pa, sa- -de momento- -por presentar a la Mesa de la Cámara un escrito en el que recuerdan que la ley llegó al Congreso de los Diputados en julio de 2006 y que, desde entonces, el plazo de presentación de enmiendas se ha ampliado hasta en 17 ocasiones, manteniendo la norma en un estado permanente de espera El primer trámite parlamentario del proyecto- -el debate en sesión plenaria en la Cámara Baja de la toma en consideración- -no se produjo hasta cinco meses después, el 14 de diciembre. Desde entonces, y en el tiempo que transcurrió desde su llegada al Congreso hasta ahora, ha habido tiempo suficiente para tener ya preparadas las enmiendas parciales, según consideran los grupos firmantes del escrito. De hecho, recuerdan que sólo quedan siete meses hábiles de legislatura- -si las Cortes no se disuelven antes de tiempo- -y que los beneficiarios de la ley de ampliación de derechos de las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo son personas de avanzada edad. En una rueda de prensa celebrada ayer en la Cámara Baja- -a la que no asistió ningún representante de CiU ni Coalición Canaria- el portavoz de ERC, Joan Tardá, dijo no entender las razones profundas de tanta demora y recalcó que es hora de poner fin a las prórrogas de una vez por todas Joan Herrera, de IU, avisó de que el Gobierno no puede seguir escondiéndose detrás de las ampliaciones para presentar enmiendas y dijo que alegar ahora falta de plazo parta sacar adelante la ley sería escurrir el bulto El PNV a través de su portavoz, Josu Erkoreka, hizo hincapié en que cada uno de los seis grupos firmantes tienen sus propias posiciones respecto al articulado del proyecto y que lo que les une es el deseo de abrir ya el debate. En lo que coincidimos es en que debe tramitarse la ley apostilló Tardá. Por último, Uxue Barkos, de Nafarroa Bai y portavoz este mes del Grupo Mixto, recordó que esta ley es un compromiso personal del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ratificado en el último debate sobre el estado de la Nación, y que su tramitación, a estas alturas de legislatura, es urgente El escrito de los grupos minoritarios llegará la próxima semana a la Mesa del Congreso, que es donde se deciden las prórrogas de los plazos de presentación de enmiendas. Tanto CiU como IU se comprometieron al inicio de la legislatura a no dejar al PSOE en minoría en la Mesa, a cambio de tener un asiento en el órgano de gobierno de la Cámara. Pero ahora han decidido votar en contra de los socialistas en la reunión del próximo martes. En el caso de que el PSOE no acceda a la petición de los grupos minoritarios, la clave estaría en manos del PP, que siempre se ha opuesto a la tramitación del proyecto de ley. El PSOE escurre el bulto Fernández Bermejo se dirige al PP en su intervención ante el Pleno del Congreso DANIEL G. LÓPEZ Un total de 17 prórrogas Bermejo debuta en el Parlamento con amenazas al PP y ataques al CGPJ El ministro levanta el ánimo de los socialistas, dice que Zaplana sólo sabe de ladrillos y es acusado por la oposición de hoolligan y clon de Zapatero ÁNGEL COLLADO MADRID. El nuevo ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, cumplió ayer en el Congreso y el Senado todas las esperanzas que Zapatero y De la Vega tenían puestas en su nombramiento. Y también colmó las expectativas depositadas por la oposición, que si quería remarcar las cualidades que le hicieron famoso como fiscal bronco, radical y de partido con las siete preguntas en la sesión de control de la Cámara Baja, lo logró con creces. Fernández Bermejo defendió su peculiar teoría de que el Consejo General del Poder Judicial es legal pero ilegítimo porque fue elegido por las anteriores Cortes, amenazó a un senador- puede que en algún momento tenga prueba de ello (de su radicalismo) afirmó que Eduardo Zaplana de lo que sabe es de ladrillos y sostuvo que no hay pruebas para ilegalizar al PCTV A la mayoría de los diputados socialistas les levantó el ánimo, un tanto decaído en este periodo de sesiones ante la falta de iniciativa del Gobierno, aunque al salir el asunto del GAL, del terrorismo de Estado en tiempos de Felipe González, no faltó algún veterano que torció el gesto. También se desmarcó de las ovaciones el ex ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, más en la línea ortodoxa y jurídica de todos los titulares de ese departamento desde los tiempos de la Transición. De más a menos, Fernández Bermejo despachó con ironía las primeras acusaciones de Ángel Acebes- creí que me iba a hacer responsable del calentamiento global -y se contuvo un poco más cuando José María Michavila le recordó que el ministro de Justicia del Reino de España no puede ir al Congreso con los guantes de boxeo El Grupo Popular no se quedó atrás en el intercambio de golpes con el ministro. Alicia Sánchez Camacho le llamó provocador, arrogante, vanidoso, soberbio, incompetente, sectario e irresponsable todo seguido. Fernández agradeció la moderación de la diputa- El PP tiene la llave