Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M FADUAL EL AKIL CONFIRMA LAS REUNIONES DE ISLAMISTAS JUEVES 22 s 2 s 2007 ABC Otras claves de la jornada Nuevo intento de introducir a ETA El letrado de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11- M José María de Pablo protagonizó ayer un nuevo intento de vincular a la banda terrorista ETA con los atentados de los trenes de cercanías. Lo hizo a través de una estrategia que consiste en formular al procesado un listado de preguntas relacionadas con ETA cuando éste ya ha anunciado que no va a responder a ninguna de las partes, salvo a su defensa. Prórroga de prisión de dos procesados Entre receso y reanudación de la vista, la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional, que juzga el 11- M, celebró ayer las vistas de prórroga de prisión de los procesados Mouhannad Almallah, quien alquiló el local de la calle Virgen del Coro, y Youssef Belhadj, considerado por la Fiscalía autor intelectual de la matanza. Ambos han cumplido ya dos años en prisión preventiva. La Sala decidirá hoy. Comienza el juicio por la operación Nova Hoy comienza en la Audiencia Nacional el juicio contra la célula islamista desarticulada durante la operación Nova Uno de los objetivos del grupo terrorista desmantelado era volar la Audiencia Nacional o bien el Tribunal Supremo. Larbi ben Sellam, que es juzgado por la matanza de Madrid, está acusado en este proceso y se le considera uno de los jefes de la célula, que al parecer dirigía Mohamed Achraf. Intento de fuga de un islamista encarcelado La madre y el tío de Mohamed El Idrissi, un preso de Córdoba del Grupo Islámico Combatiente Marroquí, han sido detenidos por colaborar en el intento de fuga del recluso. El preso intentó intercambiarse con su tío tras un vis a vis con este familiar y su madre. Al finalizar, los funcionarios llamaron a El Idrissi para tomarle las huellas dactilares y conducirlo nuevamente a su celda. En ese momento comprobaron el cambiazo Un acusado afirma que los hermanos Oulad veían vídeos delictivos del yihad Fadual El Akil asegura que nunca supo que el vehículo que compró a El Chino fue utilizado para transportar el explosivo N. C. N. V MADRID. La declaración del segundo de los procesados que compareció ayer en el juicio por los atentados de Madrid fue una caja de sorpresas. Sus largas explicaciones, sin duda consecuencia de sus nervios y de sus dificultades para defenderse en castellano, provocaron risas entre los acusados y el público y llegaron a arrancar tímidas sonrisas incluso a algunos abogados y representantes del Ministerio Fiscal. Fue inevitable. Los intentos de Abdelilah El Fadual El Akil por demostrar su inocencia (se enfrenta a 12 años de prisión por integración en organización terrorista) se tradujeron en respuestas cargadas de anécdotas que nada tenían que ver con los hechos enjuiciados y plagadas de enredados detalles que acabaron con la paciencia del presidente del Tribunal, Javier Gómez Bermúdez, quien llegó a interrumpirle para saber si le queda mucho para contestar a la pregunta A partir de ese momento, el procesado fue más breve y preciso y más de una vez respondió a las preguntas de los letrados con un si quiere yo se lo explico, pero este señor se va a enfadar conmigo Considerado estrecho colaborador de Jamal Ahmidan el Chino Fadual El Akil (que se dedicaba a vender ropa italiana y a la compra- venta de coches usados) declaró haber conocido al suicida en 1999 cuando éste paseaba a su perro y diAkcha (ambos se suicidaron en Leganés) y fue cuando el Chino le llevó a casa de los dos marroquíes para vender ropa. Una vez allí, vio cómo uno de los hermanos, que estaba ante un ordenador, llamó al otro y le enseñó unas imágenes de Osama Bin Laden. Cuando le invitaron a acercarse, el procesado se negó porque lo que estáis viendo es delito lo que provocó, dijo, que se rieran de él. A la finca de Morata fue el 1 de marzo de 2004, cuando compró a Jamal Ahmidan un vehículo Volkswagen Golf, el mismo que emplearon los terroristas para trasladar parte de los explosivos desde Asturias a Madrid. Restos de la dinamita fueron hallados en el maletero de ese coche. Sin embargo, a preguntas de su abogado, el procesado aseguró que no podía saber lo que habían transportado yo sólo comprobaba si el vehículo que iba a comprar había sido robado y afirmó no haber oído nunca por boca de el Chino que tuviera intención de cometer un atentado. En cuanto a sus propias creencias religiosas, indicó que no es musulmán practicante y que el yihad tal como le enseñó su padre, es trabajar por tus hijos Uno de los episodios que más risas provocó entre los procesados se produjo cuando El Akil- -que mide poco más de metro y medio de estatura- -enumeró los apodos que no reconoció como suyos pero sí leyó en el sumario: enano panchito o chiquitín Ben Sellam: No no lo recuerdo no le conozco MADRID. Si algo caracterizó la declaración prestada ayer por Larbi Ben Sellam fueron sus más que escuetas respuestas, casi siempre precedidas de un no no recuerdo o no lo conozco Negó conocer a casi todos los implicados en el 11- M, haber estado en los escenarios de los atentados y que le llamaran el mensajero de El Egipcio (el que llevaba los libros y cedés a las reuniones de adoctrinamiento) También que se desplazara a Cataluña para facilitar la huida de Mohamed Afalah o que indujera a su amigo Mohamed El Idrissi a entregarle todos sus bienes cuando éste decidió ir a Irak para inmolarse. El coche de la dinamita Saed el Harrak, durante su declaración POOL Harrak plantó cebollas a 400 metros de las vías del AVE objetivo de los islamistas N. V. N. C. MADRID. Saed El Harrak, el primero de los procesados en libertad que declaró ayer ante el Tribunal del 11- M, aseguró que estuvo trabajando durante un año en el campo (sembraba cebollas) a apenas 400 metros de las vías del tren de Mocejón, donde el 2 de abril se encontró una bomba con la que los islamistas pretendían cometer una nueva matanza. Este procesado, para quien la Fiscalía solicita 12 años de cárcel por pertenencia a organización terrorista, aportó al tribunal versiones completamente distintas a las que depuso en sus declaraciones policiales y judiciales. Justificó su cambio de actitud en que tenía miedo a decir la verdad porque la Policía le había amenazado. De esta forma, ayer sostuvo que las llamadas interceptadas el 7 de marzo en la zona de Mocejón desde su teléfono a los hermanos Oulad Akcha, suicidas de Leganés, no las hizo él, sino el también suicida Abdennabi Kounjaa, que aquel día no llevaba teléfono y El Harrak le prestó el suyo. Respecto al testamento que Kounjaa le dejó, Saed El Harrak aseguró que nunca llegó a ver esa carta de despedida, aunque reconoció que la noche anterior a los atentados, es decir, la del 10 de marzo, fue la última vez que estuvo con el suicida, que se acercó a su domicilio para devolverle una caja de herramientas. Curiosamente, esa misma noche hay un cruce de llamadas entre el teléfono de El Harrak y el de uno de los hermanos Oulad, algo que el procesado justificó de la misma forma que el episodio de Mocejón: que Kounjaa, a quien nunca oyó hablar de sus planes suicidas, le pidió que le prestara el teléfono. jo haber mantenido con él una relación normal Sabía que traficaba con drogas- Jamal era un ladrón indicó varias veces- actividad en la que negó haber colaborado, así como negó también que facilitara a el Chino documentación falsa nunca en mi vida, con los papeles no me meto, lo mío son los coches Sólo una vez coincidió con Mohamed y Rachid Oulad ABC. es Siga en directo las sesiones del juicio del 11- M en abc. es