Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DEPORTES Liga de Campeones s Octavos de final, ida MIÉRCOLES 21 s 2 s 2007 ABC Capello mantuvo una actitud similar a la de otros partidos: a la izquierda, cabizbajo; en el centro, dando órdenes; a la derecha, voceando a sus jugadores FOTOS IGNACIO GIL Si se va Capello se van todos Esta es la promesa del presidente que maneja el entorno del entrenador en el caso de que haya algún tipo de cese o destitución. Fabio estuvo más activo que nunca porque el partido siempre discurrió cuesta abajo para los intereses de su equipo JULIÁN ÁVILA MADRID. Fabio Capello durmió bien la noche antes de partido según atestiguan sus allegados. Para el técnico no hay crisis, simplemente una situación más dentro del fútbol. Como cada día de concentración en el hotel Mirasierra Suitte, el italiano se dejó ver en el desayuno antes de las diez de la mañana. Se sentó en la mesa de los técnicos y los fisioterapeutas ante la atenta mirada de los jugadores. Estaba mucho más tranquilo que el domingo cuando se reunió con Ramón Calderón. El bálsamo es fruto del mensaje que ha recibido del club, falso o verdadero, en el que se habla de una marcha masiva- -presidente, director deportivo y entrenador- nunca del técnico sólo. Era el hombre más vigilado de la sala. Los Raúl, Guti, Casillas, Roberto Carlos, Beckham... seguían sus movimientos y sus gestos con disimulo a la caza de una señal, de una respuesta a un rumor que cada vez toma más cuerpo de noticia, la dimisión. No se produjo. Como el día anterior, guardó un silencio administrativo que descolocaba a las estrellas. Su boca fue un cerrojo porque también nadie se atrevió a preguntar. Capello siguió el guión habitual a pies juntillas. En esta ocasión el equipo no se desplazó hasta Valdebebas y calentó los músculos en una amplia sala. La rutina del vídeo y la sesión de masaje cerraron la mañana antes de acudir a la comida. La siesta, la merienda, la charla técnica y el viaje en autobús hasta el estadio- -todo aderezado con la falta de novedades- -completaron la liturgia antes de que Fabio Capello se adentrase en las entrañas del Bernabéu. Su teórico último viaje si finalmente abandona la casa blanca como se ha dicho en las últimas horas. Sus movimientos en el estadio no cambiaron un ápice. Dio las últimas órdenes, en esta ocasión a los jugones y se ausentó del calentamiento como cada tarde. Se recluyó en la zona reservada a los técnicos a la espera de la ausencia de novedades después de poner los músculos a punto. Se dejó ver por primera vez en el campo con la salida de los equipos. Fue una escena fu- Ni Mijatovic ni Baldini meten la nariz en las alineaciones J. ÁVILA MADRID. ¿Dimitir? A esa pregunta no voy a contestar... Le digo lo mismo que a su compañero, no voy a contestar... Desde el día 4 de julio mi nombre se ha puesto en entredicho y no paran de criticarme. Yo sigo trabajando Con estas evasivas y una pequeña pincelada de hombre mártir Fabio Capello capeó las preguntas incisivas de los periodistas respecto al futuro del italiano en el banquillo del Real Madrid. Lógicamente su comparecencia fue aprovechada para aclarar algunas dudas acerca de una posible intromisión de la dirección deportiva en la elaboración de la alineaciones en el primer equipo: Ni Pedja Mijatovic ni Franco Baldini meten la nariz en las alineaciones. Siempre las hago yo y si me dicen algún nombre ese jugador no juega. Seguro Sobre el triunfo ajustado del Real Madrid manifestó que estoy contento con el trabajo de mis jugadores. Hicimos un buen primer tiempo y hemos tenido tres claras ocasiones a la contra en la segunda mitad, pero hemos fallado en el último pase. Ellos, por su parte, han apretado mucho en el segundo tiempo con los cambios. Han metido tres jugadores de refresco y la apuesta les ha salido bien. Curiosamente, el Madrid siempre había jugado mejor en las segundas partes y ahora ha sucedido lo contrario No reconoció Fabio Capello el bajón físico de su equipo ni admitió la necesidad de poner a un jugador de contención como Emerson- -ni siquiera salió a calentar en toda la segunda parte- -cuando Guti y Gago estaban al límite de sus fuerzas: Si metes un jugador a falta de ocho minutos con tanta tensión en el partido puede que la idea no sea buena. Un equipo jugando en casa con tres a uno a su favor tiene un poco de miedo psicológico. Y esa circunstancia nos pasó factura Por último Capello ni confirmó ni desmintió que el sábado vaya a sentarse en el banquillo del Madrid en su visita al Calderón. Órdenes a los jugones Los jugadores creen que la ventaja será suficiente para pasar a cuartos y aseguran que marcarán en Múnich gaz. Fabio ocupó enseguida su butaca y no dio opción a ningún tipo de protesta desde la grada. Faltaba por comprobar si se atrevería a salir a menudo por la zona técnica. Dicho y hecho. El Madrid salió al césped en quinta y el público se contagió con tanta energía. Apretó tanto el equipo que Capello hizo su primera aparición pública en el minuto ocho. No se apreció ningún tipo de corrección y se metió enseguida. El gol de Raúl le pilló en la butaca y lo festejó como uno más. No salió para dejar el protagonismo al capitán y a sus compañeros. Con el viento a favor el italiano se instaló al borde del campo como un obelisco. Hasta que llegó el empate de Lucio. Le cambió el gesto, pero aguanto estoico el chaparrón que nunca llegó desde la grada. Fabio se temió lo peor, pero entre Helguera y Raúl se encargaron de rebajar la tensión con el segundo gol. Ese tanto sí lo celebró el italiano. Salió del banquillo como un muelle y apretó los puños con los brazos estirados acompañado por un grito aterrador. Sólo un segundo de respiro, porque enseguida llamó a Guti para corregir su trabajo dentro del campo. El tercer gol blanco bajó las pulsaciones en el banquillo. Y Fabio Capello volvió a aposentarse en la zona técnica como un clavo, aunque no dejó de gesticular ante las decisiones del colegiado. En la segunda parte estuvo tranquilo, sentado en su butaca, hasta que el dominio del Bayern en los últimos 20 minutos le obligó a levantarse y gesticular. El gol de Van Bommel colmó su desesperación.